Escuelapedia.com Literatura El error y el aprendizaje de la escritura

Avisos google

El error y el aprendizaje de la escritura

Errores ortograficos niños

‘Mi hijo ingresó en la escuela el pasado año. Cometía pocos errores. Era muy bueno alumno. Ahora, en cambio, cada palabra es un error. Escribe textos interesantes pero da demasiados errores’ ¿Será que esta preocupación es justificada? ¿Tendrá el error que estar siempre presente en el proceso de aprendizaje o puede y debe ser evitado?

Es común ver a un niño dar menos errores al empezar a escribir que algún tiempo después. Parecía que ya había dejado de producir faltas ortográficas y ellas vuelven a aparecer. ¿Será preocupante o será natural? ¿A medida que los bebes aprenden más palabras, no son también más aquellas las que dicen equivocadas?

Errar es una etapa indispensable del aprendizaje. Conforme el niño comienza a escribir de una forma cada vez más autónoma, él se atreve a arriesgarse (y es bueno hacerlo). Es natural que siendo así vayan a surgir nuevos errores. Solo de esa forma podrá experimentar y aprender, con un proceso de prueba y error repetitivo. Si, para evitar el error, el niño siempre realizar una escritura monótona, condicionada a las palabras que ya conoce, otra vertiente importante de la escritura – la creatividad – estará seriamente comprometida. No obstante, tal no significa que no se deba realizar un trabajo orientado al desarrollo de la corrección ortográfica. Aquello que se pretende es formar individuos competentes en la escritura creativa y correcta, desde el punto de vista del cumplimiento de las reglas ortográficas, de la sintaxis y de la puntuación. La aptitud frente al error es lo que merece reflexión. Debe ser visto como una etapa de aprendizaje y, de esa forma, no debe ser motivo para castigo o reproche, los cuales apenas ocasionarán estrés y desarrollarán sentimientos de incompetencia personal respecto a la escritura. Podrían comenzar a surgir bloqueos y negaciones que apenas agravarían más el conflicto.

El trabajo de corrección ortográfica puede revestir características lúdicas. Hay muchos juegos que pueden hacer los padres con sus hijos, como scrabble, ahorcado, historias interactivas, entre otros. Hay materiales manipulables, como cubos, letras de plástico, cuadros magnéticos con letras adherentes. Hay juegos que el niño puede realizar individualmente – encontrar diferencias entre dibujos, palabras cruzadas, sopas de letras… – y que se pueden encontrar en revistas para niños de diferentes edades. De esta forma la familia podrá colaborar con la escuela en el proceso de aprendizaje de su hijo.

El ordenador, del que los niños tanto gustan, puede ser utilizado para ayudar a mejorar la ortografía. Mientras escribe, el corrector automático va señalando los errores registrados y el niño puede buscar realizar sus correcciones oportunas una vez identificados. Se interioriza así su corrección.

Si su niño está avanzando en edad y escolaridad y los errores persisten, el problema merece preocupación, pero no dramatismo ni culpabilidad. Es necesario determinar las situaciones en que los errores ocurren y categorizarlos con el fin de encontrar estrategias para evitarlos.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado