Escuelapedia.com Historia El antiguo Egipto

Avisos google

El antiguo Egipto

El Antiguo Egipto

Los orígenes de la civilización egipcia datan del 4000 a.C. La sociedad egipcia comenzó a concentrarse en el valle del río Nilo con la formación de las primeras aldeas (nomos), que más tarde evolucionaron hasta convertirse en pueblos agrícolas prósperos y luego se unieron para formar el Alto Egipto (sur) y el Bajo Egipto (norte).

Egipto siempre ha dependido del Nilo para su formación y desarrollo. Sus habitantes emprendieron una lucha constante para controlar las inundaciones de este río, gracias a la cual también obtuvieron grandes cosechas. Alrededor del 3200 a.C., el rey Menes, del Alto Egipto, conquistó las ciudades del Bajo Egipto, unificando todo el imperio. La cultura egipcia floreció entonces, dejando de legado grandes inventos, como la moneda, el calendario agrícola, el arado, la escritura jeroglífica y la fabricación del papiro. Su brillantez se manifestó en los templos y pirámides masivas y se reveló en la filosofía, el arte y las ciencias.

El río Nilo

El antiguo Egipto quedó dividido en dos terrenos: el Alto Egipto, que corresponde al sur, y el Bajo Egipto, ubicado en la región del Delta del Nilo. En cada uno, las personas vivían de modo diferente, pues el clima entre norte y sur eran distintos. Por lo tanto, el tipo de productos de cultivo eran también diferentes.

A lo largo de la historia egipcia, sin embargo, el pueblo siempre habló la misma lengua, compartió una misma visión del mundo, una misma estructura institucional, entre otros asuntos. Ellos cultivaban la idea de superioridad frente a otros pueblos y luchaban por preservar sus costumbres y valores.

Cada año, de junio a noviembre, las lluvias intensas provocaban inundaciones e impedían la agricultura. Sin embargo, cuando el nivel de agua volvía a la normalidad, una gruesa capa de limo fertilizante (humus) fue dejada en el suelo propiciando el cultivo de todo tipo de cereales, frutas y otros cultivos. Por lo tanto, las personas que antes estaban nómadas se establecieron en el valle del Nilo, haciendo que la civilización egipcia próspero.

En resumen, se puede decir que la vida sólo ha sido posible en la tierra de Egipto a causa del gran río Nilo. En palabras del historiador griego Heródoto, ‘Egipto es un don del Nilo’.

El templo

El templo era una construcción monumental destinada al culto de los dioses. Allí también se prestaban a homenajes a los faraones, resaltando su poder sobrenatural. Su objetivo era impresionar al pueblo y, así, dominarlo. Con sus murallas, el templo separaba el mundo celestial del mundo terrenal, convirtiendo al faraón en intermediario entre el pueblo y los dioses. En el templo, los valores religiosos y los administrativos eran llevados conjuntamente. Con el tiempo, los sacerdotes adquirieron un gran destaque económico y político.

En los templos egipcios había un esquema básico similar que incluía una avenida de esfinges colocados próximos a la puerta principal. Después de esto, había un gran patio que daba acceso a la sala hipóstila. Seguidamente, se llegaba a la sala de los sacerdotes. Detrás de un segundo patio se localizaba el santuario, donde se encontraba la imagen de la deidad. A esa sala sólo tenían acceso el faraón y el sumo sacerdote. Una muralla rodeaba todo el conjunto, aislándolo del exterior.

Actividades

En el templo, los sacerdotes y el faraón rendían culto a los dioses. Para cuidar de los dioses, los sacerdotes barrían y lavaban el santuario. La imagen de la deidad era retirada y a ella se ofrecía comida y ropa; después, era recolocada en su lugar original.

Por otra parte, el templo era una gran unidad económica: controlaba la actividad económica de la ciudad, la movilización de un gran número de empleados y otros trabajadores. En el interior, había escuelas, talleres y almacenes.

La momificación

La preocupación por la vida después de la muerte es una característica esencial de la cultura del antiguo Egipto, y se reflejó en la adopción de las prácticas funerarias bastante inusuales, como la momificación –tomadas como garantía de la existencia eterna.

Conforme reflejan muchos registros, los antiguos egipcios sabían que el cuerpo físico jamás volvería a renacer. Pero las partes etéreas del cuerpo, como el Ká –traducido por espíritu –necesitaban identificarse con el cuerpo al que pertenecían. Por tanto, el cuerpo debía estar preservado de la mejor forma posible. La destrucción del cuerpo traería consecuencias a las partes espirituales y, consecuentemente, la pérdida de la vida eterna. La costumbre estaba relacionada con el culto al dios Osiris, la deidad más popular en los tiempos faraónicos, señor de la vida futura.

Las momias más antiguas datan del período pre-dinástico, antes del 3000 a.C. Tales momias son en realidad cuerpos naturalmente preservados en el desierto caliente y seco, donde fueron enterrados. La idea de preservar los cadáveres se convirtió en parte de las creencias religiosas, y luego dentro de las primeras dinastías (2920-2649 a.C.) buscaron un método de preservación artificial que resultó ineficaz. En el Imperio Antiguo (2649-2152 a.C.) y en el Imperio Medio (2040-1783 a.C.) se mejoraron las técnicas de conservación de los cadáveres. El proceso más avanzado, que resultaría en una mejor conservación, se llegó al final del Imperio Nuevo (1550-1070 a.C.) y durante la dinastía XXI (1070-945 a.C.). A partir de entonces las técnicas se habían convertido cada vez más obsoletas, y en el siglo II d.C. –ya en la época romana –la momificación, aunque todavía se practicaba, estaba lejos de presentar los resultados de antaño. En esa época la costumbre ya estaba empezando a ser abandonada debido a la expansión del cristianismo –la religión con propuestas totalmente diferentes con respecto a la otra vida.

Aunque la práctica de la momificación era generalizada, los antiguos egipcios no han dejado informes concretos sobre el mismo. Inicialmente preservación se realizó sólo en los cuerpos de los miembros de la realeza y las clases superiores, pero con el transcurso de la historia de Egipto la práctica se generalizó a otras clases ricas.

La sociedad egipcia

En Egipto, la sociedad estaba dividida en varias capas, cada una con sus funciones bien definidas. En esta sociedad, las mujeres tenían un gran prestigio y autoridad.

En la parte superior de la pirámide se encontraba el faraón con poderes ilimitados. Esto se debe a que fue visto como una persona sagrada, divina, y aceptada como hijo de Dios o como el mismo dios. Es lo que se llama un gobierno teocrático, es decir, el gobierno actuaba en nombre de dios. El faraón era un rey todopoderoso, dueño de todo el país. Los campos, desiertos, minas, ríos, canales, hombres, mujeres, ganado y todos los animales eran de su pertenencia. Él era rey, juez, sacerdote y tesorero general. La figura santa del faraón era un elemento básico para la unidad de todo Egipto. La gente vio el faraón su propia supervivencia y la esperanza de su felicidad.

Los sacerdotes tenían un enorme prestigio y poder, tanto espiritual como material, disfrutaron de riquezas y los bienes de los fastuosos y grandes templos. También eran sabios de Egipto, guardianes de los secretos de los misterios de la ciencia.

La nobleza estaba formada por familiares de los oficiales del faraón. Eran ricos terratenientes y altos funcionarios.

Los escribas, provenientes de familias ricas y poderosas, aprendieron a leer y escribir, y se dedicaron al registro de documentos, cuentas y actividades de la vida egipcia.

Los artesanos trabajaron especialmente para los reyes y la nobleza. Fabricaban hermosas piezas de adorno, utensilios, estatuas y máscaras funerarias. Ellos trabajaron muy bien con la madera, el cobre, el bronce, el hierro, el oro y el marfil.

Ya los mercaderes participan en el nombre comercial de los reyes y los nobles y se dedicaron a la compra, venta e intercambio de productos con otros pueblos, como los cretenses, fenicios, pueblo de Somalia, Siria, Nubia, etc. El comercio obligó a la construcción de barcos de carga de gran tamaño.

Los campesinos formaban el grueso de la población egipcio. Trabajaron como funcionarios del faraón, ya que toda la tierra era parte del gobierno. Las inundaciones, obras de riego, siembra, cosecha obligaron a los agricultores a trabajos pesados y mal pagados. El pago se basó generalmente en una pequeña área de los productos cosechados y sólo lo suficiente para sobrevivir. Vivían en chozas humildes y vestían muy sencillamente. Los agricultores también prestaron servicios en las tierras de los nobles y de los templos.

Los esclavos fueron capturados en su mayoría de los pueblos vencidos en la guerra. Se vieron obligados a trabajos forzados en grandes edificios como las pirámides, por ejemplo, aunque según estudios recientes es sabido que recibían una compensación por su mano de obra.

Contenidos recomendados
Recomendado