Escuelapedia.com Historia Economía del Antiguo Egipto

Avisos google

Economía del Antiguo Egipto

La economía del Antiguo Egipto se basaba en la agricultura. El río Nilo, con sus inundaciones, era considerado un regalo de los dioses entregado a los egipcios. La tierra cultivada pertenecía al faraón, considerado por su pueblo como rey, dios y señor absoluto. Sin embargo, la zona era controlada por sacerdotes, escribas y jefes militares que dirigían a los trabajadores libres y esclavos que allí cultivaban la tierra.

Una de las características de la economía egipcia fue la centralización del poder del Estado en la figura del faraón. A petición del emperador, los artesanos estaban obligados a construir templos y fabricar armas para el ejército. Con ello, el comercio exterior se anexaba al poder del Estado, porque sólo él tenía demasiado material para la exportación.

Era común el cultivo de lino, algodón, viñedos, cereales y aceite de oliva. Los animales más utilizados durante este período fueron el buey y el asno, pero también existía la domesticación de ovejas, cabras y gansos. El uso del caballo sólo se produjo en el desarrollo del nuevo imperio, y el camello, animal símbolo de la civilización egipcia, solamente fue empleado en la época de Ptolomeo. Aunque la agricultura fuera la base económica principal, había pequeñas industrias de cerámica, minería y producción textil.

Los pueblos egipcios negociaron a través del Mediterráneo, por lo que todo indica que fueron los precursores de la actividad. La materia prima para la creación de barcos procedía de Fenicia y el pago era basado en intercambio de objetos de arte y metales preciosos. Egipto también mantenía relaciones comerciales con Arabia y la India.

Los griegos ofrecían plantas que servirían como una de las materias primas usadas en el proceso de momificación. A través de una fábrica concedida en el margen izquierda del Delta, los establecimientos comerciales efectuaban intercambios, como el vino, el aceite, la cerámica y algunos productos metalúrgicos para el grano que era escaso en sus ciudades de origen. Las pequeñas operaciones comerciales internas se realizaban por el intercambio directo, no existían monedas, aunque circulaban objetos de cobre y de oro con peso estable.

Contenidos recomendados
Recomendado