Escuelapedia.com Historia Dictador romano

Avisos google

Dictador romano

Dictador romanoDictador (en latín: dictator) fue un cargo político de la República romana, creado en 501 a.C, llena sólo en circunstancias excepcionales y por lo tanto una magistratura extraordinaria, es decir, fuera del cursus honorum. El concepto se ha integrado plenamente dentro de la estructura democrática de los romanos y no tiene ninguna relación con los requisitos de un dictador moderno, que suele ser la cabeza de un régimen autoritario, aunque este concepto fue inspirado por el verdadero romano.

El dictador era nombrado por los cónsules del año, que eran autorizados por un senatus consultum expedido por el senado romano en situaciones de crisis y militar o económica. La oficina era el único lugar en la jerarquía política de la República que no obedecía a los principios de la colegialidad y la responsabilidad, es decir, el dictador no tenía pareja y no era punible conforme a la ley por cualquier romano de sus actos. El dictador contaba con la participación de 12 lictores (su número aumentó a 24 por Lucio Cornelio Sila) y se le prohibía comandar divisiones de caballería en la campaña. Para superar esta falta, y para servir como segundo al mando, el dictador nombraba a un magister equitum (maestro del caballo). El dictador tenía poder absoluto durante un período máximo de 6 meses (la duración en cada año de las guerras en la antigüedad).

En condiciones de peligro inminente militar a la república, el dictador (en este caso designado por dictatores rei gerendae causa) recibió un mandato que duraba seis meses o mientras permanecía como un estado de emergencia, cualquiera que fuese el periodo más corto. Los mejores ejemplos de tales nombramientos son retirados de las Guerras Púnicas con Cartago, siendo Fabio Máximo el más notable. En un momento cuando el general Aníbal Barca se encontraba en la península italiana con sus ejércitos, la necesidad de nombrar un dictador emergió de la falta de cohesión entre las facciones políticas romanas que habían sido la causa de los desastres militares del Lago Trasimeno por ejemplo. Al final de las guerras púnicas, el cargo de dictador fue abolido por ser considerado peligrosos conceder a un único hombre tanto poder. En su sustitución, se creó la figura jurídica del senatus consultam ultimum que concedía a los consules, poderes equivalentes a los del dictador para resolver todo tipo de emergencias. La principal diferencia con los dictadores es que estos no ganaban inmunidad a través del nombramiento y no actuaban solos.

El cargo de dictador fue reintroducido en el 81 a.C por Sila, durante la guerra civil con la facción de Cayo Mario donde no se definió ningún límite de tiempo en el mandato. Sila, sin embargo, no hizo uso de esta disposición y se retiró voluntariamente de la vida pública dos años después. Julio César fue nombrado dictador romano en 46 a. C., también como resultado de una guerra civil, esta vez contra optimates liderados por Pompeyo. Para apaciguar a sus compañeros que temía de su creciente poder, César optó por ser nombrado de acuerdo con el concepto contemporáneo de las Guerras Púnicas, que contenía una disposición que limitaba su tiempo, sin embargo por un año en lugar de seis meses. Al año siguiente fue reelegido por el Senado durante nueve mandatos consecutivos de un año en el 44 a.C y fue nombrado dictator perpetuus. César no llegó muy lejos de la posición del dictador perpetuo y fue asesinado en los Idus de Marzo (días de buena suerte) del mismo año.

El cargo del dictador fue una vez más abolido del derecho romano después de la muerte de César a través de iniciativas legislativas de Marco Antonio. El Senado más tarde ofreció el rango a César Augusto, que sin embargo se negó poniendo fin a la historia de los dictadores romanos.

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
Otras materias disponibles
Subir arriba ↑