Escuelapedia.com Ciencias Descubrimiento de los rayos X

Avisos google

Descubrimiento de los rayos X

Descubrimiento de los rayos X

En la noche del 8 de noviembre de 1895, cuando todo el mundo había terminado su jornada de trabajo, el físico alemán Wilhelm Conrad Roentgen (1845-1923) estaba todavía en su pequeño laboratorio en la compañía de su ayudante, que lo estaba observando atentamente. Mientras Roentgen, en aquel oscuro laboratorio, fue absorbido con la observación de la conducción eléctrica a través de un tubo de Crookes, su ayudante en gran estado de excitación y nerviosismo, vio un fenómeno que ocupó toda su atención:

‘Profesor, mira la pantalla’ – Exclamó.

En las proximidades del tubo de vacío había una pantalla en la que se encontraba proyectada una inesperada luminosidad resultante de la fluorescencia del material. Roentgen giró la pantalla para que la cara sin el material fluorescente quedase frente al tubo de Crookes; incluso así el observó la fluorescencia.

Fue entonces cuando se decidió a poner su mano en la parte delantera del tubo, e, inesperadamente, podía ver sus huesos proyectados en la pantalla.

Roentgen observó por primera vez, lo que llegó a ser conocido como los rayos X.

Lo anterior puede ser una dramatización de lo que realmente sucedió ese día, pero el hecho de que la historia registra es que este fantástico descubrimiento tuvo un impacto atronador para la comunidad científica y también para los medios de comunicación. Por ejemplo, en 1896, pocos meses después del descubrimiento, aproximadamente 49 libros y 1.000 artículos ya habían sido publicados divulgando el asunto. Un estudio realizado por Jauncey en el periódico norteamericano St. Louis Post-Dispatch, muestra que, entre el 7 de enero y el 16 de marzo de 1896, catorce notas fueron publicadas acerca del descubrimiento y otros estudios relacionados.

La imagen de una mano usando un anillo de casamiento a través de los rayos X chocó y fascinó al público. Esa foto era el primer rayo X del mundo divulgado y, desde entonces, el método tomó su rumbo hacia la medicina. Fue el físico Wilhelm Roentgen quien consiguió la foto mediante el uso de la mano de su esposa. Unos días más tarde, el descubrimiento ya estaba en las portadas de los periódicos. Para tomar estos rayos X, Roentgen utilizó el material que tenía en casa y en su laboratorio, situado encima del apartamento donde vivía.

Repercusión inmediata de este descubrimiento

En términos de efecto inmediato, el descubrimiento de los rayos X parece ser un caso único en la historia de la ciencia. La observación del eclipse de Sol de 1919 que resultó ser parte de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein, es un rival al considerar su impacto en la prensa, pero no lo suficientemente importante para competir con el impacto en el medio científico causado por los rayos X. Las notables aplicaciones en la medicina fueron inmediatamente percibidas por el propio Roentgen.

Los investigadores de todo el mundo pasaron a repetir el experimento Roentgen, no sólo en un intento de descubrir nuevas aplicaciones, sino también con el fin de comprender mejor el fenómeno, una tarea que desafió a la inteligencia humana a lo largo de casi tres décadas.

Pura casualidad o no, el hecho es que el impacto del descubrimiento era tal que, con mucha justicia, el primer Premio Nobel de Física (1901) fue concedido al físico Roentgen.

image_pdfimage_print
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado