Escuelapedia.com Ciencias Densidad y colesterol

Avisos google

Densidad y colesterol

Densidad y colesterol

¿Cuál es la relación existente entre densidad y enfermedad cardíaca? En este artículo vamos a conocer los dos tipos de colesterol y la densidad involucrada en el flujo sanguíneo.

El HDL (Hight Density Lipoproteins) es el llamado colesterol bueno, su lipoproteínas correspondiente posee alta densidad. El HDL presente en la sangre es transportado directamente al hígado, allí ese colesterol es metabolizado y excretado. Los beneficios de este proceso son que las paredes de las arterias no quedan obstruidas. La densidad proporciona a la sustancia un mayor peso y consecuentemente una facilidad de filtrado.

El LDL (Low Density Lipoproteins), mejor conocido como colesterol malo, se compone de lipoproteínas de baja densidad que provocan la obstrucción de las arterias. La lipoproteína de baja densidad se vuelve muy ligera, dificultando la circulación dentro de las venas.

El LDL en gran porcentaje es responsable del ateroma (estrechamiento de la arteria), observemos la siguiente ilustración:

Arteria normal y arteria obstruida

Arteria normal (sana) y arteria obstruida (enferma)

En la arteria normal la sangre tiene su flujo controlado, no causando daños a la salud. En cuanto a la arteria con obstrucción, la popular vena entupida, el colesterol ha sido depositado de forma que dificulta el paso de la sangre. La circulación sanguínea en este caso queda comprometida y la falta de irrigación en el músculo cardíaco puede llevar al individuo a un infarto fatal.

sangre normal de la arteria caudal ha controlado, no causando ningún daño a la salud. Ya en la arteria con la obstrucción, la popular “vena obstruida”, colesterol ha sido depositado con el fin de obstaculizar el paso de la sangre. En este caso, el flujo sanguíneo se ve comprometido, la falta de riego en el músculo cardíaco puede llevar al individuo a un ataque al corazón.

Comparemos ahora la densidad del colesterol bueno y el colesterol malo:

LDL – 1.04 g/cm3
HDL – 1.13 g/cm3

Una solución para reducir el nivel de LDL en la sangre es la práctica diaria de ejercicios físicos asociados con una dieta baja en grasa (pocascalorías).

Recomendado