Escuelapedia.com Varios Déjà vu (paramnesia)

Avisos google

Déjà vu (paramnesia)

Déjà vu (paramnesia)

La sensación de estar en una situación que ya se ha vivido es conocida como déjà vu. Es una sensación bastante común; los estudios indican que dos tercios de las personas experimentan al menos un déjà vu en la vida. La palabra déjà vu viene del francés y significa ‘ya visto’.

Durante un déjà vu, experiencia que generalmente dura unos pocos segundos, uno tiene la impresión de que cierta cosa, acción, actitud o lugar con el que interactúa le remite a la memoria. El individuo tiene la sensación de que todo lo que sucede frente a sí ya ha sido vivido o imaginado anteriormente. Tiene la impresión de tener en la memoria algo que nunca vivió.

Para explicar este fenómeno, psiquiatras, psicólogos y neurocientíficos han buscado el cerebro humano tratando de explicar el déjà vu, y varias teorías se han creado. En general, existe un consenso dentro de la ciencia que entiende el déjà vu como un lapso en la memoria, como un fallo del cerebro que produce la ilusión de revivir una situación sin precedentes. Una memoria o recuerdo de algo que ocurrió, un error, se almacena directamente en la memoria a largo plazo, en lugar de seguir el camino normal, pasando por la memoria inmediata.

Sin embargo, hay otros aspectos, incluso religiosos, que también intentaron explicar el déjà vu, dándonos otras explicaciones. Para el espiritismo, por ejemplo, déjà vu no es un fenómeno que ocurre en el cerebro causando una falla de memoria. Para esta doctrina, la memoria trasciende el tiempo y el espacio así como nuestro espíritu que sería capaz de conectar con las realidades invisibles.

Así, para la falsa creencia del espiritismo déjà vu sería recuerdo de algo vivido en una encarnación pasada o de algo vivido por nuestro espíritu durante el sueño, pues este, de acuerdo con la doctrina, se desplaza para otras dimensiones mientras dormimos.

Morton Leeds, experimentado en

La sensación de estar en una situación que ya se ha vivido es conocida como déjà vu. Es una sensación bastante común; los estudios indican que dos tercios de las personas experimentan al menos un déjà vu en la vida. La palabra déjà vu viene del francés y significa ‘ya visto’.

Durante un déjà vu, experiencia que generalmente dura unos pocos segundos, uno tiene la impresión de que cierta cosa, acción, actitud o lugar con el que interactúa le remite a la memoria. El individuo tiene la sensación de que todo lo que sucede frente a sí ya ha sido vivido o imaginado anteriormente. Tiene la impresión de tener en la memoria algo que nunca vivió.

Para explicar este fenómeno, psiquiatras, psicólogos y neurocientíficos han buscado el cerebro humano tratando de explicar el déjà vu, y varias teorías se han creado. En general, existe un consenso dentro de la ciencia que entiende el déjà vu como un lapso en la memoria, como un fallo del cerebro que produce la ilusión de revivir una situación sin precedentes. Una memoria o recuerdo de algo que ocurrió, un error, se almacena directamente en la memoria a largo plazo, en lugar de seguir el camino normal, pasando por la memoria inmediata.

Sin embargo, hay otros aspectos, incluso religiosos, que también intentaron explicar el déjà vu, dándonos otras explicaciones. Para el espiritismo, por ejemplo, déjà vu no es un fenómeno que ocurre en el cerebro causando una falla de memoria. Para esta doctrina, la memoria trasciende el tiempo y el espacio así como nuestro espíritu que sería capaz de conectar con las realidades invisibles.

Así, para la falsa creencia del espiritismo déjà vu sería recuerdo de algo vivido en una encarnación pasada o de algo vivido por nuestro espíritu durante el sueño, pues este, de acuerdo con la doctrina, se desplaza para otras dimensiones mientras dormimos.

Morton Leeds, experimentado en déjà vu

Para dilucidar el misterio del déjà vu ha habido sujetos campeones en este fenómeno. Morton Leeds, un estudiante americano de 40 años, era uno de ellos. Él tenía el notable promedio de déjà vu cada 2,5 días. Y pasó un año registrando las ocurrencias en un diario, con precisión científica.

Con esa base de datos de información, Morton concluyó que la mayor parte de las experiencias sucedían en momentos de estrés. ‘Los resultados de nuestros estudios actuales con pacientes que responden cuestionarios sobre sus experiencias muestran exactamente eso – aunque desconozcamos la razón. Ellos también dejan claro que los más jóvenes y experimentados son los más propensos a sentirlos’, comenta el psiquiatra Chris Moulin, de la Universidad de Leeds, en Inglaterra.

Moulin es uno de los pocos expertos que se dedican al tema. Para obtener respuestas, filtró en clínicas psiquiátricas detrás de personas con déjà vu frecuentes, como Morton Leeds.

Pero no, ellos no ven el futuro. Las exploraciones del cerebro de estos pacientes muestran que el cerebro estaba atrofiado en el lóbulo temporal (justo detrás de las orejas), precisamente la parte que rige la formación de recuerdos.

La tesis es que estas mentes acceden a recuerdos en la misma fracción de segundo en el que están escritos. Y esto causa una ilusión perenne: esto se ve como un recuerdo. Es como si se viviera todo el tiempo en su pasado.

Moulin y otros investigadores, entonces, imaginan que la clave para el déjà vu se encuentra allí. Si en los casos crónicos la falta de sincronización del lóbulo temporal es permanente, en los más moderados solo ocurre de vez en cuando. A veces una única vez en la vida.

Pero esa no es la única explicación para el déjà vu. Otra corriente, por ejemplo, sostiene que el fenómeno no puede estar ligado a un defecto en la grabación de la memoria. El secreto estaría en los oscuros sótanos del cerebro, donde quedan los recuerdos de lo que nunca sucedió.

Para dilucidar el misterio del déjà vu ha habido sujetos campeones en este fenómeno. Morton Leeds, un estudiante americano de 40 años, era uno de ellos. Él tenía el notable promedio de déjà vu cada 2,5 días. Y pasó un año registrando las ocurrencias en un diario, con precisión científica.

Con esa base de datos de información, Morton concluyó que la mayor parte de las experiencias sucedían en momentos de estrés. ‘Los resultados de nuestros estudios actuales con pacientes que responden cuestionarios sobre sus experiencias muestran exactamente eso – aunque desconozcamos la razón. Ellos también dejan claro que los más jóvenes y experimentados son los más propensos a sentirlos’, comenta el psiquiatra Chris Moulin, de la Universidad de Leeds, en Inglaterra.

Moulin es uno de los pocos expertos que se dedican al tema. Para obtener respuestas, filtró en clínicas psiquiátricas detrás de personas con déjà vus frecuentes, como Morton Leeds.

Pero no, ellos no ven el futuro. Las exploraciones del cerebro de estos pacientes muestran que el cerebro estaba atrofiado en el lóbulo temporal (justo detrás de las orejas), precisamente la parte que rige la formación de recuerdos.

La tesis es que estas mentes acceden a recuerdos en la misma fracción de segundo en el que están escritos. Y esto causa una ilusión perenne: esto se ve como un recuerdo. Es como si se viviera todo el tiempo en su pasado.

Moulin y otros investigadores, entonces, imaginan que la clave para el déjà vu se encuentra allí. Si en los casos crónicos la falta de sincronización del lóbulo temporal es permanente, en los más moderados solo ocurre de vez en cuando. A veces una única vez en la vida.

Pero esa no es la única explicación para el déjà vu. Otra corriente, por ejemplo, sostiene que el fenómeno no puede estar ligado a un defecto en la grabación de la memoria. El secreto estaría en los oscuros sótanos del cerebro, donde quedan los recuerdos de lo que nunca sucedió.

image_pdfimage_print
Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado