Escuelapedia.com Filosofia Cultura de masas

Avisos google

Cultura de masas

Cultura de masas

El término cultura de masas, más tarde reemplazado por industria cultural, refiere a la cultura que se crea con un objetivo específico, para llegar a las masas, la mayoría dentro de una población, más allá de cualquier distinción del orden social, étnico, edad, orientación sexual o psíquico. Todo este contenido se difunde a través de los medios de comunicación modernos.

Los filósofos alemanes, miembros de la Escuela de Frankfurt, Theodor W. Adorno y Max Horkheimer, fueron los responsables de la creación del concepto de industria cultural. Ellos previeron su existencia con los medios de comunicación de nueva creación que sirvieron como vehículo propagandístico de la cultura nazi durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho, ambos autores pertenecían a la etnia judía y, por tanto, sufrieron una intensa persecución de los nazis teniendo que escapar hacia los Estados Unidos por su supervivencia.

Antes del advenimiento de la cultura de masas, hubo diferentes configuraciones de la cultura: la popular, frente a la erudita o intelectual; la nacional, que se aproximaba a la identidad del pueblo; la cultura en un sentido general, como un conglomerado histórico de valores estéticos y morales; y otras culturas tan diversas que producían las figuras de mayor renombre.

Pero con el nacimiento del siglo XX y con él, los nuevos canales de comunicación, estos modos culturales quedaron completamente sumergidos bajo el dominio de la cultura de masas. Formas de transmisión como el cine, la radio y la televisión, han adquirido importancia destacada y dedicada, en gran parte, a homogeneizar los patrones de la cultura.

Esta cultura es, en realidad, un producto de la actividad económica estructurada a gran escala, de estatura internacional, ahora global, enlazada, inevitablemente, al capitalismo industrial y financiero de gran alcance. El servicio de este sistema, que continuamente oprime a otras culturas, valoriza solamente los gustos culturales que se imprimen en una sociedad por mayoría.

Otro importante pensador contemporáneo, el francés Edgar Morin, define la cultura de masas o de la industria cultural como una elaboración del complejo industrial, un producto definido, estandarizado, listo para el consumo. Mientras tanto, una industrialización secundaria se procesa paralelamente, más sutil y desapercibida, permaneciendo casi en un estado onírico.

Esta cultura es fascinante, narcótica, inductiva. Ella queda arraigada en el ser humano de tal manera que se vuelve casi inevitable su consumo dentro de la sociedad. Existen muchas actividades, ideologías y prácticas que se integran al día a día de las personas inducidas por esta forma de cultura.

Las exigencias de la industria son personificadas principalmente en la esfera publicitaria y el marketing, que hacen que su producto se vuelva parte de una sociedad y, así, una unidad de la cultura de masas. Principalmente, la cultura de masas se puede ver pronunciada en el sensacionalismo, siendo difícil resistir a los sabores visuales de la avalancha de imagenes hermosas, sonidos y símbolos que penetran en la mente humana todo el tiempo. La cultura de masas, se puede definir así como el motor responsable de mover los engranajes de la industria para alienar parcial o totalmente las actitudes del ser humano hacia el consumo o para otros fines.

Recomendado