Avisos google

Criticismo

CriticismoEn un sentido general, el nombre merece una postura que aboga por la investigación sobre los fundamentos del conocimiento como condición para cualquier cuestión filosófica. De acuerdo a este entendimiento, la cuestión debe basarse en el conocimiento de la cuestión de ser, ya que sin eso, no podemos garantizar con certeza en qué se basa la cuestión de lo que se afirma.

Llevado a su extremo, el criticismo puede ser visto como una actitud que niega la verdad de todo conocimiento que no se haya sometido anteriormente a una crítica de sus fundamentos. En este sentido, se acerca al escepticismo, que supone para investigar el sustrato de todos los supuestos de la acción racional y el pensamiento humano.En sentido estricto, el término se utiliza para describir la crítica de la filosofía kantiana. Esta es la propuesta de investigar las categorías o formas a priori del entendimiento. Su objetivo es llegar a determinar cuál es el entendimiento y la razó.

El objetivo del criticismo kantiano es determinar lo que el entendimiento y la razón pueden conocer, encontrándose libres de toda experiencia, bien con los límites impuestos a este conocimiento. Este proyecto pretende fundamentar un pensamiento metafísico de carácter no dogmático, una vez que el dogmatismo fue puesto en contacto la postura escéptica. Entre el escepticismo y el dogmatismo, el criticismo kantiano se instaura como la única posibilidad de repensar las cuestiones propias a la metafísica.

El criticismo kantiano renace a mediados del siglo XIX como la reacción al predominio del movimiento idealista, por un lado, y, por otro, como contraposición al positivismo naciente. Este movimiento recibe la denominación de neocriticismo o neokantismo, propagándose por toda la Europa de forma predominante en Francia y Alemania. Algunos de sus principales representantes son: Otto Liebmann, Lange, Cohen, Natorp, Renouvier, Victor Brochard, Adamson, Cassirer.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado