Escuelapedia.com Historia Cristianismo Primitivo

Avisos google

Cristianismo Primitivo

cristianismo primitivo
Durante la dominación romana sobre el pueblo judío, el surgimiento de un nuevo profeta proporcionó una gran transformación en el pensamiento religioso de la época. Nacido en Nazaret, en la región de Galilea, Jesús profetizó una gran reforma religiosa que entró en confrontación con valores fundamentales del judaísmo. AL criticar diversos puntos de la antigua Ley Mosaica y las tradiciones instituidas por los sacerdotes judíos, Jesucristo fue motivo de gran controversia.

Predicando un ideal religioso universalista, Jesús todavía criticó el culto a los emperadores romanos. Manteniendo la característica monoteísta de la religión judaica, Jesús pasó un mensaje de salvación a toda la población. Además de reformular conceptos, él apoyó el amor al próximo, la igualdad entre hombres y el desapego material. Muchos de esos principios eran divergentes de la vida cotidiana de la enriquecida élite romana de aquel periodo.

Sin embargo, su promesa de salvación ganó gran simpatía de las clases marginadas en el imperio romano. Plebeyos, esclavos y colonos vieron el mensaje de Jesús un instrumento de redención contra la opulencia y la explotación del mundo romano. Siguiendo sus enseñanzas, varios hombres de su tiempo se convirtieron en discípulos encargados de entregar el mensaje del profeta judío mesiánico. Su mensaje y su martirio, a lo largo del siglo I, alcanzó a varios fieles que ahora se reunían secretamente en comunidades cristianas.

En contra de la esclavitud e insubordinados a las costumbres romanas y las tradiciones, los cristianos comenzaron a ser oficialmente perseguidos por el imperio romano. Encarcelados, torturados y asesinados, los cristianos significaron que una amenaza en el momento en que crecían a expensas de las clases subalternas de la sociedad romana. Incluso sufriendo persecución, veían en la misma una prueba del favor de su Dios a su práctica religiosa. En otros términos, el cristiano que muriese por su fe obtenía la garantía de una existencia futura bendecida.

En la medida en que la persecución se intensificó, creció considerablemente el número de conversos. La determinación de los predicadores cristianos fue considerada como prueba de las verdades cristianas máximas. Con eso, la población romana, que comenzó a sentir los efectos de la crisis del Imperio, buscó consuelo en las doctrinas cristianas. Con el paso del tiempo, las mismas autoridades observaron que no podían ignorar la expansión del cristianismo en el imperio. En el 313, el emperador Constantino oficializó el culto cristiano.

Desde entonces, el cristianismo se convirtió en la principal religión romana. Con el aumento en el número de fieles se formó una extensa jerarquía responsable del cuidado de los cristianos. Los primeros diáconos y sacerdotes han surgido dentro de la iglesia. Ya en el siglo II, formaron escuelas responsables de la formación de los clérigos. Entonces comenzó un proceso de jerarquización que convirtió la forma difusa de la cristiandad primitiva en una institución regida por reglas específicas.

Los concilios comenzaron a reunir a las autoridades de la iglesia para la discusión de la doctrina cristiana. A partir de ese momento, formaron dos grandes clases de la Iglesia Cristiana: el clero secular, incumbido de las cuestiones doctrinarias y administrativas de la Iglesia; y el clero regular, responsable por la evangelización y por los cultos dirigidos a la población. Con la diseminación del cristianismo por Europa, la Iglesia se hizo, a partir de entonces, una de las principales instituciones del mundo Occidental.

Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado