Avisos google

Corintio

Corintio

En el período clásico (V y IV a.C.), la arquitectura griega alcanzó su punto álgido. Los dos estilos más conocidos (dórico y jónico) añadieron un nuevo orden clásico: el corintio. El corintio se caracteriza típicamente por un capitel cuya extremidad era decorada por hojas de acanto.

El orden corintio se produjo en el siglo IV a.C. y se caracteriza principalmente por la forma del capitel. Hay una leyenda que explica el origen de este estilo. Cuenta la leyenda que una vez, una bella corintia fue enterrada en un campo abierto; su ama colocó sobre la tumba un cesto cubierto de tejas, conteniendo los objetos que la joven más quería. En la primavera siguiente, brotaron en el lugar algunos tallos de acanto; encontrando los obstáculos de las tejas, las hojas se doblaron formando volutas incompletas. Inspirado en esta historia –prosigue la leyenda –un arquitecto griego llamado Calímaco habría creado el nuevo orden.

Aunque el apogeo del arte griego se terminó alrededor del año 400 a.C., el orden corintio apenas se afirmó unos años 200 años más tarde, cuando Grecia ya había perdido mucha de su fuerza e importando.

Excluyendo la forma del capitel, el resto de elementos del orden corintio son muy similares a los del jónico, como, por ejemplo, el fuste estriado, la columna asentada en una base y el entablamento dividido en tres partes (cornisa, friso, arquitrabe). La columna es algo más delgada, su altura es igual hasta once veces su diámetro. El orden corintio, por su propia naturaleza, requiere la habilidad de los escultores para adornar los capiteles con dos o tres filas de hojas y rollos, este último se enrolla por encima de las hojas.

El Templo de Zeus Olímpico (Olympeion) de Atenas comenzó a ser construida en 170 a.C. y terminó mucho tiempo después. Dedicado al dios Zeus, fue el mayor edificio corintio, restando apenas ruinas del templo. Este estilo será más adelante retomado y modificado por los romanos en la búsqueda del lujo y la ostentación en sus obras.

Recomendado