Escuelapedia.com Ciencias Contaminación del suelo

Avisos google

Contaminación del suelo

Contaminación del suelo

La contaminación del suelo es un problema ambiental que refleja algunas formas incorrectas de cómo la sociedad se relaciona con su espacio natural y geográfico. La eliminación de residuos de manera inadecuada es una causa importante de contaminación del suelo.

El suelo es un recurso natural, es un elemento disponible en la naturaleza y del que extraemos los elementos y llevamos a cabo actividades con fines económicos y sociales. Es a través del cultivo de la tierra que la práctica de actividades como la agricultura y la ganadería es posible, además de ser en el suelo donde encontramos las bases para la sostenibilidad de otros recursos, tales como los bosques, esenciales a su vez para la preservación de vida.

Por lo tanto, uno de los problemas ambientales más graves es la contaminación del suelo, teniendo en cuenta que, a pesar de que se considera un recurso renovable debido a su capacidad para reponer sus nutrientes a través del tiempo, el suelo puede llegar a ser agotado, si no es preservado. Por esta razón, hay que entender los principales factores responsables de la contaminación y los efectos de este proceso.

Una de las principales causas de la contaminación del suelo es la producción excesiva de residuos, que ora es descartado de manera indebida, ora se acumula en los vertederos y rellenos sanitarios. Algunos materiales toman centenas de años en descomponerse, como ejemplo tenemos el plástico; esta situación hace que el ambiente terrestre se mantenga contaminado por mucho tiempo. En el caso de los vertederos, existe también la acumulación de material orgánico líquido resultante de la descomposición de la basura que se filtra y puede incluso llegar a las aguas subterráneas y suministro de agua, produciendo otro de los desastres ecológicos importantes: la contaminación del agua.

Otra de las formas más conocidas para contaminar el suelo es la eliminación indiscriminada de desechos químicos industriales, que se acumulan en la superficie, infiltran y vuelven el espacio improductivo, además de aumentar los casos de enfermedades entre las personas que habitan las regiones próximas.

Se citan, además de los ejemplos anteriores, los problemas derivados del uso de pesticidas en la agricultura. Por supuesto emplear pesticidas, plaguicidas y otros productos químicos es importante para mejorar la producción, contener la invasión de plagas y reducir los casos de falta de productividad de los cultivos. Sin embargo, el uso incontrolado de estos materiales puede causar graves daños ambientales, afectando incluso los cultivos posteriores, dado que el suelo puede llegar a ser improductivo. La eliminación de los productos por la lluvia o el riego también puede afectar a la cuenca hidrográfica y, en consecuencia, los ríos y lagos cercanos.

Vale recordar que ciertas composiciones que afectan a los suelos se transmiten a lo que se cultiva, afectando a las plantas, los animales y los seres humanos, de forma que trae problemas para toda la cadena ecológica.

Por todas estas razones, para combatir la contaminación del suelo, debemos adoptar métodos de disminución de la producción de residuos, tales como la política de las 3R (reducir, reutilizar y reciclar), evitando también la disposición inadecuada de materiales y productos nocivos para el medio ambiente . Por otra parte, en el entorno agrícola, donde sea posible, es necesario emplear técnicas de cultivo que no causen daño al suelo, tales como el uso de fertilizantes orgánicos y otras alternativas técnicas de producción.

Recomendado