Escuelapedia.com Historia Constantinopla

Avisos google

Constantinopla

Constantinopla

El 11 de mayo del año 330, el emperador Constantino ofrece una nueva capital del Imperio Romano: la Nueva Roma. Esta ciudad adoptaría el nombre de Constantinopla después de la muerte del emperador y sería bajo este nombre que pasaría a la historia.

El Imperio Romano había alcanzado su máxima extensión en el siglo anterior. Se había convertido en una unidad difícil de gobernar y tenía dificultades para resistir la presión de los bárbaros (extranjeros). En el 293 d.C., el emperador Diocleciano desplazaría la sede del gobierno para cuatro ciudades próximas a las fronteras más expuestas: Mediolanum (Milán), Nicomedia, Sirmio y Tréveris (Trier).

Establece un gobierno colegial para proteger mejor las fronteras, pero su intento fracasó. Su sucesor, Constantino, se estableció en Nicomedia (actualmente, Izmit en el mar de Mármara) después de restaurar la unidad del imperio.

Constantino buscó un lugar adecuado para una nueva capital. En el 324 lanza sus miradas sobre la ciudad de Bizancio. La elección fue acertada. Bizancio fue fundada mil años antes, en el 667 a.C., por colonos procedentes de Megare, entre los estrechos que dividen Europa de Asia.

La ciudad estaba situada en una región montañosa, la entrada del Bósforo. Este estrecho canal se abre al Mar Negro al norte y el mar de Mármara hacia el sur. Este estrecho canal se abre al mar Negro al norte al mar de Mármara al sur. Este mar cerrado desemboca, a su vez, en el mar Egeo y en el mar Mediterráneo por el estrecho de Dardanelos. Es delimitada al este por un estuario estrecho que remonta hacia el norte. Por eso es que, la época, fue conocida como Cuerno de Oro, dada su belleza.

Constantinopla domina los pasos entre Europa y Asia, y no está lejos de los ríos Danubio y Éufrates. Se encuentra, por último, en el corazón de la tierra de la antigua civilización helénica.

Al igual que Roma, en sus orígenes lejanos, el perímetro de la ciudad estaba rodeado por un surco trazado con arados. La inauguración solemne estaba rodeado de ritos paganos con un sacrificio a Fortuna y una dedicatoria al filósofo neoplatónico y augur Sopastros. Sin embargo, Constantinopla nació cuando el cristianismo se impuso en el Imperio Romano y terminó ganando simplemente templos cristianos.

Los habitantes reciben los mismos privilegios de los romanos, especialmente la exención de impuestos y la distribución gratuita de trigo. Un Senado se hizo en los molde del SPQR (Senatus Populusque Romanus). Constantino residió en la nueva capital hasta su muerte en el año 337.

Mezclando hábilmente las culturas helénica y romana, la ciudad se desarrolla rápidamente y más allá de Roma. En el año 395, con la división del Imperio Romano, se convierte en la capital de Oriente. Su población alcanza un millón de habitantes en su apogeo, dos siglos más tarde, bajo el reinado del emperador Justiniano.

El 27 de diciembre 537, Justiniano entrega a la ciudad de su joya de la arquitectura: la iglesia de Santa Sofía, o Haghia Sofia ((del griego: Άγια Σοφία), como es todavía llamada entre los turcos. Con el emperador Heraclio, Constantinopla abandona sus referencias latinas y se convierte exclusivamente griega. El imperio pasa a llamarse bizantino, en referencia al nombre griego de la ciudad.

Después de mil años de existencia, el Imperio bizantino se incorpora al Imperio Otomano. Después de la toma de la ciudad por los turcos en 1453, la ciudad se convierte en la capital del Imperio Otomano y la residencia oficial del califa musulmán. Adopta el nombre de Estambul. De acuerdo con una teoría generalizada, sería una deformación popular de aexpresión utilizada por los griegos para decir ‘Voy a la ciudad’ (eis tin Polin).

Inicio de Constantinopla

Ciudad Constantinopla

La posición geográfica – rodeado de agua y una pared que protegía a los ataques – y la eficiencia administrativa son probablemente las razones por las que hicieron de Constantinopla la nueva capital del puesto Imperio Romano de Oriente. Esta ciudad y su gran crecimiento superaron a Roma y pronto se convirtió en el centro urbano y comercial de Europa.

No es de extrañar que el Imperio Romano o el Imperio bizantino (ya que llegó a ser llamado más adelante) “vio” potencial de Constantinopla. Este territorio fue tomada por el emperador Constantino I romana (la ciudad fue nombrada después de él) en una de las expediciones de su ejército, porque el futuro Constantinopla ofreció presencia en el Imperio Romano y controlar un lugar importante para el mundo antiguo – reunión entre Europa y Asia. El 11 de mayo 330, Constantino la designó como la capital de Imperio Romano, ya que la ciudad mostró un crecimiento y desarrollo enormes.

Informaciones importantes

Constantinopla moneda

Constantinopla también fue la capital del Imperio Latino (1204-1261), cuando las fuerzas de la Cuarta Cruzada la capturaron. Sin embargo, en 1261 volvió a ser la capital del Imperio bizantino.

Constantinopla podría combinar perfectamente negocios y la religión. Su comercio era tan grande como la fe de su pueblo. Los bizantinos debatían mucho sobre la Biblia y las religiones.

Durante seis siglos, las monedas bizantinas (solidus, semissis, triente, miliarense, siliqua, follis y nummus) fueron las primeras en volverse universales, pues eran aceptadas y cambiadas en la mayor parte de los mercados asiáticos y europeos.

En su auge, llegó a tener más de 34,5 millones de habitantes.

Su economía era diversificada y englobaba actividad agrícola, comercio y manufacturas. El comercio era muy superior al de Occidente.

Caída de Constantinopla

Caida Constantinopla

La caída de Constantinopla fue el evento que marcó el final de la Edad Media en Europa y que acabó con el último vestigio del Imperio bizantino. Después de 1261, cuando Constantinopla volvió a ser la capital de los bizantinos, la ciudad no pudo recuperar todo el esplendor de su auge y empezó a caer en decadencia. Casi dos siglos más tarde (el 29 de mayo de 1453), la ciudad que ya estaba bajo el cerco del Imperio Otomano hace casi dos meses, fue oficialmente conquistada por el sultán Mehmed II Fatih – sin embargo, intentaron resistir en vano. La gran muralla no impidió el avance de los turcos. Este hecho marcó la destrucción final del Imperio Romano de Oriente y la muerte de Constantino XI (último emperador bizantino).

Constantinopla fue la capital otomana hasta su fin en 1922. En 1930, pasó a llamarse Estambul por la República de Turquía.

image_pdfimage_print
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado