Escuelapedia.com Varios Consejos para padres primerizos

Avisos google

Consejos para padres primerizos

Padres primerizos

La familia aumenta, ya no son dos sino tres, lo que va a llevar a cambios radicales en la pareja. La mujer ya no es solo la esposa y amante sino también la madre. En las primeras semanas, o hasta meses, después del nacimiento del bebé, es natural que ella quede centrada en su nuevo hijo, pero continua necesitando de un gran cariño de todo su entorno. Mimos, cariño e incluso algunos regalos sorpresas ayudarán a animarla y recuperar fuerzas.

Siempre que sea posible, acompañar a la esposa en visitas al pediatra. Es una gran oportunidad para el intercambio de información sobre el estado del hijo. Es bueno que la madre y el padre compartan estos momentos para que ella se sienta apoyada.

Es normal que el bebé pierda peso después del nacimiento. Esto sucede en los primeros diez días de vida. Con unas tres semanas, recupera el peso con el que nació y después, progresivamente, va creciendo en peso y longitud conforme a su desarrollo. Con un año de edad ya triplica el peso y tiene más del 50% de la longitud con la que nació.

Cuando el bebé nace, generalmente, amigos y familiares lo reciben con juguetes. Pero lo que realmente importa al bebé es su madre y padre. En estos primeros meses ya comienza a fijar su atención y seguir sus rostros así como imitar las expresiones.

Es importante hablar con el bebé, no importa sobre qué asunto. Él será su oyente más atento. Hable de las estrellas, del mar, de la familia, de la tecnología, de los deportes. Hágalo con naturalidad, de forma pausada y calmada. Maravíllese con las conversaciones con su hijo/a. El bebé desde pronto reconocerá el tono de voz y se sentirá más confortable y seguro.

Los bebés, incluso los recién nacidos, adoran escuchar música. Trate de escuchar música clásica con él. No sólo le ayudará a dormirse ya que, según algunos autores, puede tener un efecto positivo sobre el desarrollo cerebral de los niños.

Los rituales son importantes para los niños. Es bueno adaptar progresivamente la vida del bebé a la vida de la familia, respetando, sin embargo, sus horarios y sus necesidades.

Con el nacimiento del bebé es previsible que terminen las noches tranquilas. Para ayudar al bebé a aprender a dormir durante la noche debe ponerlo en su cuna. Así, si se despierta durante la noche no se extrañará del lugar donde se encuentra. Si, por el contrario, es dormido en el regazo del padre o la madre y tumbado, ya al despertar de noche se extrañará y será un motivo para llorar.
Hacer del momento de dormir un ritual desde pronto (tres o cuatro meses de edad), da habitualmente resultados muy positivos. Puede, por ejemplo, contar una historia o cantar una canción o todavía dar las buenas noches a los muñecos/peluches. Por último, debe dar un beso al bebé y siempre con la misma frase o canción meterlo en su cama.

Es frecuente que los bebés lloren durante unos minutos – cerca de 15 minutos – antes de dormirse. Pero, si el bebé insiste en seguir llorando es necesario comprobar siempre sobre lo que pasa para tranquilizarlo. Es muy importante transmitir seguridad al bebé.

Recomendado