Avisos google

Coney Island

Coney Island

Contrariamente a las apariencias, el desarrollo de grandes centros urbanos no sólo sirvió como un espacio para la expansión capitalista. Junto con el crecimiento de las ciudades, vemos una gran demanda de atracciones, espectáculos, conciertos y parques que podrían proporcionar alguna distracción a los miles de profesionales y trabajadores de la época. Fue en este contexto que la región de Coney Island, en Nueva York, se estaba convirtiendo en uno de los centros de entretenimiento más populares en Estados Unidos.

Desde el siglo XIX, esta parte de la costa de Nueva York se convirtió en un gran laboratorio para la creación de nuevo entretenimiento. Alrededor de 1884, Coney Island fue el parque de pruebas para la primera montaña rusa de la historia. En 1925, la montaña rusa «Thunderbolt» fue desarrollada por el ingeniero John Miller y se mantuvo activa hasta el comienzo del siglo XXI.

Con el tiempo, el éxito de las atracciones de Coney Island dividió el lugar en diferentes parques de ocio que disputaban la atracción del público. Buscando despertar el interés del público, el empresario Samuel W. Gumpertz, dueño del Dreamland Circus Sideshow, terminó por desarrollar el primer circo de los horrores. En el apogeo de su negocio, mostró indios de las Filipinas, integrantes de tribus africanos y un «país» habitado por 212 enanos.

Durante mucho tiempo, las atracciones de Coney Island fueron un verdadero mito en el mundo del espectáculo. Sin embargo, la llegada de la década de 1960 impuso un momento difícil para el lugar. Inicialmente, porque un incendio terminó perjudicando buena parte de la estructura local. Además, la creación de Disneyland impuso prácticamente una competencia desleal para aquel lugar dominado por la risa y sumergido en el pasado.

En la actualidad, los parques y los jardines de Coney Island son objeto de intensa especulación. Hace unos años, una empresa de construcción llamada Thor Equities hizo la compra de Astroland, uno de los parques más emblemáticos. Sintiendo el cambio de ambiente, varios seguidores del lugar organizan paseos por la zona y una petición formal fue enviada a la ciudad de Nueva York para proteger las atracciones de Coney Island.

Independientemente de su mantenimiento, podemos ver que Coney Island marcó toda una época y también sirvió como un símbolo para aquellos que niegan la grave seriedad de lo cotidiano. En 1968, el poeta Lawrence Ferlinguetti nombró una de sus obras como el título de «Coney Island de la mente». En la década siguiente, el cantante Lou Reed se refugió en el mismo lugar para hacer frente a sus problemas de drogas y componer nuevas canciones.

Contenidos recomendados
Recomendado