Escuelapedia.com Varios Cómo facilitar la adaptación a la escuela

Avisos google

Cómo facilitar la adaptación a la escuela

Adaptacion a la escuela

Los niños crecen y cada año que pasa nuevos desafíos se presentan ante ellos y sus padres. La entrada a la escuela es siempre un momento de estrés, dudas, inseguridades y también emoción, tanto para niños como para padres. Ellos experimentan, naturalmente, preocupaciones que pasan por la adaptación y el aprendizaje. Los niños, por su parte, experimentan algunas situaciones de miedo relativamente a lo desconocido de este nuevo mundo que se les va a abrir, pero también alguna expectativa relativamente a los nuevos amigos con quienes van a jugar.

Aprender a leer, escribir, contar y otras cosas del mundo de la ciencia es importante, pero la escuela es también una fuente inagotable de experiencias que influye fuertemente en la personalidad del niño y la adaptación a la sociedad en la que se inserta. Así, la interacción con los compañeros es fundamental y es de ella que van a surgir las primeras amistades. Y hacer amigos es un evento importante en esta nueva etapa de la vida. Entre los 3 y 6 años los niños comienzan a gustar de llevar a sus compañeros para casa y de frecuentar la casa de sus pares.

Cuando el niño va a la escuela o va a cambiar de escuela (por ejemplo, de guardería a colegio de primaria) tiene a su espera un mundo nuevo y apasionante que tendrá que descubrir. Este descubrimiento pasa, obligatoriamente, por la relación con los otros, que se reviste de características peculiares, en función de la etapa de desarrollo en que se encuentra el niño. Una forma de hacer esa tarea más rápida y agradable es ayudar al niño a hacer amigos en este nuevo contexto.

Elogiar a su hijo cuando mantiene con otros compañeros formas de relacionamiento deseadas y correctas es un gran incentivo. En las edades más precoces los adultos son modelos a imitar, incluso porque son ellos quienes evalúan y valoran las actitudes y las tareas de los niños. Por eso, deben tener la preocupación de ser buenos modelos de los comportamientos que pretenden ver en sus hijos. Contar historias en que los héroes tienen actitudes semejantes a las que se desean que los niños asuman también ayuda.

Con el cambio de escuela sucede, a veces, la consecuente separación y pérdida (de los amigos de la anterior escuela), surgiendo, como reacción a estas frustraciones, algunos comportamientos agresivos. Esta nueva actitud irá desapareciendo a medida que el niño aprenda a convivir con los nuevos amigos.

Ayudar al niño en este proceso de adaptación a la nueva escuela resulta útil y aconsejable. Crear actitudes favorables por parte de los padres relativas a la escuela, transmitir confianza al niño, hablar con él de los aspectos y momentos positivos de la escuela, preguntarle y hablar de los amigos y todavía centrarnos en los sentimientos de lo que nuestros comportamientos y actitudes puede facilitar y acelerar esa adaptación.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado