Escuelapedia.com Historia Colonización violenta de América

Avisos google

Colonización violenta de América

Colonizacion de AmericaLa conquista de América y su posterior colonización, era un emprendimiento de gran envergadura, que sin duda cambió el curso de la civilización occidental. Este trabajo, cuyas marcas principales están directamente relacionadas con la expansión marítima y comercial llevada a cabo por los países ibéricos (Portugal y España) en el siglo XV, se llevó a cabo con la pérdida de millones de vidas y el exterminio completo de muchas civilizaciones indígenas.

Por un lado, el Nuevo Mundo representaba una oportunidad para la Europa ávida por riquezas y metales preciosos (oro, plata y cobre); por otro lado, se convirtió en un verdadero infierno y una prueba dolorosa de subyugación forzada al jugo dominador de las naciones europeas, sobre todo de la España de la época.

La colonización efectiva de las Américas por los españoles comenzó en 1493 cuando Cristóbal Colón (un año después de que aterrizó en la isla de La Española, hoy Santo Domingo, capital de la República Dominicana) fundó la colonia de la Natividad. A partir de ahí, comenzó a gestarse uno de los mayores imperios del planeta: el Imperio Español en América.

Después de algunos contactos amistosos en la colonización temprana, la relación entre españoles y las naciones de la tierra había experimentado una transformación que caracterizó la mentalidad colonizadora impulsada desde España. La búsqueda de las riquezas y la conversión de los indios al cristianismo fueron, entre otros factores, las bases de la motivación del proyecto colonial en América.

El objetivo de la difusión de la religión ocultó los intereses económicos y de recursos. Incontables atrocidades fueron cometidas contra los pueblos dominados, considerados de una cultura inferior a la predominantemente occidental. La masacre cruel de la codicia indígena y española y la sed de metales preciosos, fue muy bien interpretado por Fray Bartolomé de Las Casas (testigo presencial de los acontecimientos de este tipo), que nunca se mantuvo en silencio ante el trato inhumano otorgado a los pueblos indígenas por los colonizadores:

«La causa por la que los españoles destruyeron innumerables almas fue únicamente el propósito de hacerse rico en poco tiempo con el oro, subiendo de un salto a posiciones que absolutamente no convenían a sus pueblos. De todos modos no fue sino su codicia la que ha causado la pérdida de estas personas y cuando los indios entregaron una recepción favorable entre estos bárbaros, fueron tratados peor que los animales, como si fuesen menos que excrementos de las calles; y así murieron sin fe y sin sacramentos, tantos millones de personas» (Las Casas, 2001, p. 32).

Una visión diferente de la expresada por Las Casas, es proporcionada por Vicente Tapajós en su libro Historia de América. Este autor, al hablar de las primeras etapas de la conquista y la colonización apenas toca la masacre practicada por los españoles contra los pueblos originarios, y cuando lo hace, utiliza un lenguaje despectivo hacia los indígenas. En algunos puntos su visión eurocéntrica de la conquista es evidente.

«Con el fin de protegerse y evitar la reacción de los’Incas’, Pizarro aclamó sucesor del ‘Emperador’ al tercer hijo de Huaina Capac, llamado Toparca, y con la protección de éste entró en Cuzco, capital del Imperio. La actitud de los españoles terminó por provocar la revuelta de los salvajes, reducida por los conquistadores» (Tapajós, 1968, p. 83).

En lugar de abordar el sesgo de la colonización por el exterminio indígena (como hizo Las Casas), Tapajós optó por defender la tesis de que los primeros momentos en la América fueron de escasa paz debido a las diferencias existentes entre los propios colonizadores, como causados por desaciertos ocurridos en el proceso de administración de las tierras conquistadas. Eso queda más explícito en el siguiente pasaje:

«Colón estaba equivocado desde el principio como administrador. Uno de sus primeros errores fue el nombramiento de su hermano, Diego, para que lo sustituyera, mientras se ponía en una expedición exploradora. Volviendo conoció a una situación difícil de solucionar» (Tapajós, 1968, p. 77).

Otro autor John Huxtable Elliott, historiador e hispanista británico, discute críticamente tanto los errores administrativos de la familia Colombo, como también el exterminio de los nativos por la crueldad, por el hambre, el trabajo forzoso y el maltrato al que fueron sometidos:

«La familia de Colón, que tenía jurisdicción sobre las islas, no resultó estar a la altura de la tarea. Como genoveses adventicios, comenzaron en desventaja natural, y por temperamento ni el almirante ni sus hermanos se prepararon para combatir la indisciplina endémica de un grupo de españoles, cuyo único pensamiento era la riqueza fácil» (Elliot en Bethel, ed. 1998., p. 150).

En cuanto a los indígenas de acuerdo a J.H. Elliot:

«El establecimiento formal del trabajo forzoso para la población nativa, sólo precipitó un proceso que ya se estaba convirtiendo en catastrófico: su extinción total» (Elliot en Bethel, ed. 1998, p. 153).

Se puede observar que existe una similitud entre Las Casas y J.H. Elliot en relación con los malos tratos por los colonizadores españoles a las naciones de la tierra. Pero Las Casas es más enfático en su crítica, que a menudo asume un tono caliente de queja severa:

«(…) Los españoles entraron en las aldeas, pueblos y aldeas, no se salvaron ni los niños y viejos ni mujeres embarazadas. A las mujeres en parto les abrían el vientre y lo hacía pedazos (…). Siempre matando, incendiando, quemando, lanzando a los indios a los perros (…) y asesinaron tantas naciones que muchos idiomas llegaron a desaparecer por no haber quien los hablase (…) y, sin embargo, allí habrían podido vivir como en un paraíso terrestre, si no hubieran sido indignos)» (Las Casas, 2001 ps. 34, 42, 80, 81 y 106).

No acostumbrados al estilo de vida de los europeos basada en una existencia sedentaria, los nativos simplemente tendían a no soportar gran diferencia entre una cultura y otra occidental.

Por lo tanto, el choque entre los dos mundos era inevitable y la respuesta indígena adoptó diversas formas: la hostilidad, la guerra, los suicidios en masa, los movimientos religiosos de resistencia y otros actos vejatorios. En referencia a la extinción casi total de la población nativa de la isla de La Española, Elliot nos da una lucidez extrema sobre lo que representaba para los indios el contacto con los españoles:

«En veinte años, desde el desembarco de Colón, la población de esta isla densamente poblada, había sido casi arrasada por la guerra, las enfermedades, el abuso y el trauma resultante de los esfuerzos de los invasores para obligarla a aceptar un estilo de vida y comportamiento totalmente desconectado de su experiencia previa » (Elliot en Bethel, ed. 1998, p. 153).

¿Cuáles fueron las razones (además de la obvia obsesión con la riqueza y los metales preciosos) que llevaron los españoles a adoptar un comportamiento cruel y brutal hacia los pueblos indígenas? Para entender este escenario, se necesita un paso atrás en el tiempo, que se remonta a través de la misma hasta el comienzo de la colonización española en América.

La llegada de Cristóbal Colón a este continente se produjo en 1492, el mismo año en que los moros y los judíos habían sido finalmente expulsados de España. Este país atravesaba en aquel momento un período de transición política, a través de la unificación de los reinos de Aragón y Castilla, un hecho que se produjo después de la boda de la Reyes Católicos Fernando e Isabel.

Por otra parte, todas estas innovaciones significaban que España, en su génesis como un país unificado, sufrió un proceso de acomodación de las fuerzas y de adaptación de una situación inusual que el destino le había proporcionado.

Guiados desde el principio por la búsqueda de la riqueza, la política colonial española se inserta plenamente dentro de los conceptos mercantilistas que dominan la economía en el período de la expansión europea en ultramar. A su vez, el principio de metalismo donde la riqueza de una nación se mide por la cantidad de oro y plata que tenía, además de la bullonismo que defendió la tesis de que los países necesitaban tener una balanza comercial favorable, dio lugar a la modelo económico que trazaría la estructura política y administrativa de España en relación con su imperio colonial americano.

Tan pronto como fueron descubiertas las minas de oro y plata en Perú y México, la corona española comenzó a explotar, utilizando para ello la mano de obra indígena. Desde allí, organizó un vasto sistema de explotación económica, que se basaba en la esclavitud y la profanación de tierra pagana.

El trabajo forzoso había demostrado ser perjudicial para los indios, ya que no estaban acostumbrados a una vida basada en un trabajo sistemático y el estilo de vida sedentario impuesto por los europeos. Añadido a esto, las enfermedades del hombre blanco, el sadismo y los instintos bestiales de los colonizadores desencadenó en la muerte desenfrenada de millones de indígenas, así como la desaparición total de muchas civilizaciones.

Bartolomé de Las Casas estaba en lo cierto cuando dijo que la historia de la conquista y colonización de América era una obra escrita con sangre. Comportándose como verdaderos tiranos, los españoles cegados por la codicia y la avaricia, no escatimaron esfuerzos para lograr sus metas coloniales. El relato de la conquista fue pagado por los inocentes nativos con el recorte temprano de sus vidas. No obstante, para los colonos no hubo gran importancia en tales circunstancias, una vez que sus intentos y fines fueran plenamente satisfechos, el resto de consecuencias resultaban de menor significancia.

Recomendado