Avisos google

Cleopatra

CleopatraEn el año 69 a.C, el rey egipcio Ptolomeo tuvo la oportunidad de asistir al nacimiento de su hija mayor, Cleopatra, que sería conocida como una de las reinas más interesantes y famosos de Egipto. Nacida en la ciudad macedonia de Alejandría, la Reina heredó el legado griego y el persa que se habían establecido en la región del noreste de África por la acción del emperador macedonio Alejandro Magno.

Lejos de ser sólo una mujer frívola, fuerte y entregada a los placeres de la vida, Cleopatra estaba ansiosa por poner fin a la dominación extranjera que se llevó a su reino. Además, se conoce como polemista hábil y dominaba varios idiomas como el arameo, el persa, el somalí, el etiope, el egipcia y el árabe. Según el historiador Plutarco, ella no hizo uso de ningún atributo físico, sino que se basó en otras estrategias para lograr sus objetivos.

Cuando llegó al poder, su intención fue restablecer la soberanía aunque parecía ser un plan difícil de lograr. Después de casarse con su hermano Ptolomeo XII para llegar al trono, alertaron que las tropas del ejército romano estaban demasiado cerca de la ciudad de Alejandría.

Los ministros del Estado percibieron las pretensiones políticas de Cleopatra, y no por casualidad, la obligaron a huir de Alejandría para pedir ayuda de las tribus militares del desierto. Al mismo tiempo, el general romano Pompeyo, a quien Cleopatra había dado su apoyo, buscó refugio a sus tropas derrotadas en Farsalia. La solicitud generó un gran dilema para los líderes del gobierno.

Por un lado, se entiende que Pompeyo podría significar el apoyo a la invasión de las tropas de Julio César, otro general romano, que aspiraba a ser dictador. Por el contrario, la negativa también podría provocar la ira de Pompeyo, que pasaría a ver a los egipcios como su mayor enemigo político. Por último, tratando de escapar a esta situación ambigua, los egipcios decidieron trazar el asesinato de Pompeyo.

Periodo de alianza entre Cleopatra y Julio César

Después de matar al general romano, las tropas de César se dirigieron a Alejandría a tomar nota del comportamiento frente a las tropas egipcias. El rey Ptolomeo tenía recelo de las intenciones de dominio del general romano y decidió no encontrarse con ella. Por el contrario, Cleopatra trazó un plan que podría encontrar Julio César solo y vulnerable a la seducción de la reina.

Para lograr tal hazaña, preparó una alfombra que sería entregada como un regalo a Julio César. La osadía conquistó a Cesar que, en respuesta, luchó a su lado contra los rebelados contrarios al gobierno de la reina de Egipto. Con el apoyo de Mitridates de Pérgamo, consiguieron batir las ambiciosas tropas egipcias que, en el fondo, también competían por el poder entre sí.

La alianza entre César y Cleopatra hizo de ella una dama de Egipto. Sin embargo, no satisfechos con la meta alcanzada, decidió apoyar a César en nuevos logros que pudiesen convertirlo en un conquistador de numerosas fronteras. Sin embargo, el general romano conocía que la ambición del poder absoluto podría desatar la furia del Senado romano, que no permitiría la disolución de la República.

Por ello, Julio Cesar tuvo que conformarse con una breve temporada durante la que disfrutó de la compañía de su amante audaz. Después de eso, obligado a mostrar su devoción a las instituciones romanas, partió con su ejército. Mientras tanto, la reina Cleopatra se quedó embarazada y dio a luz a Cesarión, un nombre que servía de testimonio sobre la paternidad de su hijo.

Después de su regreso a Roma, César nunca puso el pie en Egipto. Sin embargo, en otro acto de valentía extrema, la reina Cleopatra decidió ir a Roma y visitar a su amante y compañero político. Para los romanos más conservadores, la presencia extranjera era una amenaza a la tradición.

Por último, antes de que la amenaza de una posible reina en Roma se hiciese realidad, Julio César fue asesinado por un grupo de republicanos que temían que las pretensiones hegemónicas del dictador. Temiendo la reacción de los romanos con su presencia, Cleopatra regresó a Alejandría y poco después de deshacerse de su hermano, puso a su hijo en el poder. Mientras los romanos decidían la sucesión del poder, ella terminó retirándose de cuestiones políticas y militares.

Sucesión en el Imperio romano

Después de las luchas de sucesión, dos generales tomaron el poder político del Imperio: Octavio, que se preocupó de buscar el apoyo del Senado y tuvo un comportamiento frío y ambicioso, y Marco Antonio que parecía ser más receptivo a las tentaciones de la reina. A diferencia de la primera vez, Cleopatra esperaba que su nuevo objetivo político fuera designado por su presencia. En poco tiempo, Marco Antonio, que estaba en Sicilia, llamó a Cleopatra para discutir el poder en Asia.

Organizando una fiesta lujosa y adornada con varios elementos que hacían referencia a la mitología griega, Cleopatra no tenía grandes dificultades para conquistar al general. Entre los años 41 y 31, Marco Antonio había diezmado a los enemigos políticos de Cleopatra, abandonó a su esposa –hermana de Octavio- y pasó gran parte de su tiempo haciendo conquistas militares que favorecían a los intereses de la reina de Egipto.

La unión entre Marco Antonio y Cleopatra dio a luz a tres hijos y solamente puso en duda el compromiso que el general romano tenía con su tierra natal. Con todo, los hijos de la pareja se convirtieron en reyes de Armenia, Siria y Asia Menor. Por lo tanto, el panorama político de Roma se debatía entre dos personalidades: una comprometida con Occidente (Octavio) y la otra seducida por Oriente (Marco Antonio).

Anticipándose a una posible vuelta, Octavio comenzó a llevar a cabo ataques sistemáticos contra la conducta de Marco Antonio y decidió colocar a Cleopatra como una clara amenaza para los romanos. Marco Antonio, quien decidió no renunciar a su aventura, decidió luchar contra las tropas de Octavio. Sin obtener el éxito deseado, todavía intentó aliarse con las tropas de Cleopatra para resistir a su derrota.

Sitiados y abatidos en la ciudad de Alejandría, el general y la reina decidieron poner fin a sus propias vidas. No satisfecho, Octavio decidió aniquilar la línea de sucesión de los herederos de Cleopatra y Egipto se convirtió en un vasallo de los representantes del poder romano. Por lo tanto, la señal de lealtad simbolizada por la victoria militar convirtió a Octavio en el primer emperador romano.

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado