Escuelapedia.com Ciencias Citomegalovirus

Avisos google

Citomegalovirus

Citomegalovirus

Citomegalovirus (CMV) es un virus perteneciente a la familia Herpeviridae, el mismo grupo del virus del herpes. Tiene una cápsula de proteína icosaédrica y su genoma se compone de ADN. Una de sus principales características es la capacidad de latencia, pudiendo quedar por un largo periodo sin ninguna manifestación. El virus puede quedar inactivo hasta que el organismo sufra alguna baja inmunológica y ocurra su reactivación. En humanos recibe la denominación de Human herpesvirus 5 (HHV-5).

La infección es muy común en la población mundial y su transmisión ocurre por el contacto con la saliva, orina, sangre, leche materna, además de transmisión vía relación sexual y trasplantes de órganos. En la infección llamada de primaria, el individuo tuvo contacto por primera vez con el CMV; ya en las infecciones secundarias, el individuo puede tener una reactivación de la infección o entonces sufrir una reinfección. Se observa que la infección es generalmente asintomática, siendo más relevante en individuos inmunocomprometidos y recién nacidos.

La infección congénita es cuando el virus se transmite de madre a hijo durante el embarazo. Esta infección puede ocurrir en cualquier momento del embarazo y es más severa cuando la madre tiene una infección primaria. También puede ocurrir después del parto, la lactancia o el durante el propio parto; en esos casos es llamada de infección natal o perinatal.

En la infección congénita, se observa que por lo general ocurre de forma asintomática. Cuando se producen manifestaciones clínicas, por lo general son: ictericia (apariencia amarillenta de la piel), agrandamiento del hígado y el bazo, neumonía, anemia, microcefalia, pérdida de visión y audición, alteraciones motoras, calcificaciones cerebrales, entre otros. La infección puede dejar secuelas, siendo las más frecuentes la ceguera, el retraso mental y la parálisis. En algunos casos, puede provocar la muerte del bebé después del nacimiento. En las infecciones perinatales, la mayoría de casos son asintomáticos, con casos reportados de neumonía.

La infección en los niños y los adultos se produce a través del contacto con las secreciones que contienen el virus, por lo que su transmisión puede ocurrir a través de besos y del coito.

Las transfusiones de sangre y trasplantes son también vías de transmisión. En tales casos, se cree que el virus se transmite latente asociado con los leucocitos y, después de la donación, se puede producir la activación de CMV, en particular si el destinatario está inmunocomprometido. Idealmente, se aconseja el uso de donantes seronegativos para prevenir este tipo de infección, pero una alternativa es el uso de sangre con pocos leucocitos.

En las personas que presentan infección adquirida, la infección puede ser asintomática o sintomática. En este último caso, los individuos muestran fiebre prolongada, sudoración, aumento del hígado y del bazo, además de ictericia. En casos más graves pueden ocurrir complicaciones tales como neumonía, hepatitis y anemia hemolítica.

El CMV es común en individuos inmunodeprimidos (pacientes con VIH, los receptores de trasplante y las personas sometidas a tratamiento contra el cáncer). En tales casos, la infección puede ser asintomática, pero cuando se produce manifestación clínica, las más comunes son la neumonía fiebre y mononucleosis.

El tratamiento se realiza mediante el uso de antivirales. Para la prevención, cuidados de higiene básica son necesarios, tales como el lavado de manos y el uso de vasos limpios y cubiertos. El uso del condón también es esencial, ya que puede transmitirse por vía sexual. Las mujeres embarazadas deben hacer los exámenes para el diagnóstico de la enfermedad y seguir las recomendaciones médicas.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado