Avisos google

Catarismo

Catarismo

Concebido a finales del siglo IX, el catarismo era considerado uno de los más expresivos movimientos herejes de la edad media. Sus practicantes, conocidos como cátaros (término de origen griego que significa ‘puro’), establecieron una doctrina espiritual influenciada por las enseñanzas del cristianismo, gnosticismo y zoroastrismo. Apareciendo inicialmente en la región de Limousin en Francia, este movimiento herético pronto tomó cuerpo y quedaría desarrollado a lo largo de las décadas.

Con una cosmovisión fuertemente dualista, los cátaros creían que la glorificación del espíritu sólo se puede llegar desde el momento en que eran desairadas las sensaciones carnales. Influenciado por este concepto, los cátaros vivieron una vida muy simple y se abstuvieron entre el consumo de algunos alimentos tales como carne y cualquier otra fuente de sustento que se obtuvieron por medio de la procreación. Además, se negaron a realizar el sacrificio de cualquier tipo de animal y no aceptaban los juramentos feudales tradicionales.

El rechazo del mundo material admite el sustento en una creencia anterior, en la cual creían que el mundo espiritual sería creada por un dios del bien (Dios) y toda la realidad material sería concebida por un dios del mal (Diablo). Siendo así, el hombre debería buscar su purificación espiritual y tomar las más diversas acciones que le permitiesen apartarse de la esfera material. Incluso creyendo en la existencia del mal, ellos no creían en el infierno, pues, al fin, el bien triunfaría para todo por siempre.

Entre los siglos XI y XII, el catarismo fue desarrollado por diversos rincones de Europa, y tenían sus practicantes conocidos por varios nombres. En Alemania, fueron llamados ‘ketzers’; entre los italianos fueron nombrados como ‘patarines’; y en tierras búlgaras fueron conocidos como los ‘bogomils’. En el siglo XIII, el gran número de cátaros existentes en la ciudad de Albi – situado en la región francesa de Languedoc – hizo que los practicantes de esta herejía fuesen conocidos también como ‘albigenses’.

Desarrollando una iglesia propia, los cátaros se organizaron en una jerarquía dividida en obispos, perfectos y creyentes. Los creyentes tenían una relación abierta con los cátaros, siguiendo algunos de sus principios, manteniendo lazos con la iglesia católica y contrayendo matrimonio. Los perfectos tuvieron una vida de material de negación y acabaron llegando a esa condición al ser aceptados en una ceremonia de aceptación organizada por los obispos, que eran los líderes más experimentados.

En la medida que tenían su iglesia y sus propias liturgias, los cátaros comenzaron a ser perseguidos por los representantes del catolicismo. En 1119, el Consejo Regional de Toulouse llegó a la conclusión de que el catarismo era una grave amenaza para el mantenimiento de la unidad de la fe cristiana. Inicialmente, el clero católico trató de reafirmar su autoridad religiosa dialogando con los cátaros y el envío de predicadores a las regiones en las que la herejía creció más expresivamente.

Sin obtener la esperada sumisión, el Papa Inocencio III condenó a los cátaros a la condición de herejes durante el Concilio Lateranense IV en 1215. Tomando esa decisión, los cátaros fueron sistemáticamente perseguidos y teniendo sus iglesias destruidas durante la llamada Cruzada Albigense desarrollada entre las décadas de 1210 y 1220. Al mismo tiempo, el crecimiento de la Inquisición Católica trató de barrer a los demás practicantes de esa religión medieval.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado