Escuelapedia.com Historia Catalina, la Grande

Avisos google

Catalina, la Grande

Catalina la Grande

A los 14 años, Sofía Federica Augusta –conocida como Catalina la Grande o Catalina II de Rusia –recibió una invitación de la emperatriz Isabel I de Rusia. La emperatriz Sofía quiso casar a su hijo, Pedro III, el heredero al trono ruso. Sofía fácilmente aceptó la propuesta. Los preparativos para el enlace fueron preparados inmediatamente. Los recién casados se reunieron sólo en el banquete en honor a la futura novia. Para Sofía fue una decepción, porque el príncipe no estaba dotado de una gran belleza, tenía el rostro demacrado por la viruela y también un temperamento irascible. La boda tuvo lugar el 21 de agosto de 1745, en San Petersburgo. Pedro III no estaba muy interesado en su esposa. La madre de Sofía se mostró encantada con su interés por el aprendizaje de la lengua, la cultura rusa y sus costumbres. Con el abandono de la fe luterana, fue admitida en la Iglesia Ortodoxa Rusa y rebautizada como Yekaterine Alekseievna.

Con el tiempo, Catalina estaba convencida de que su marido no tenía aptitud para el poder. En ocho años de matrimonio, Pedro III no había podido embarazarla. Sin embargo, la emperatriz Elisabeth I no tenía intención de morir sin tener un nieto. Así que se le permitió que Catarina buscase un padre para el bebé. Siendo así, Catarina escogió al guarda imperial Sergei Saltikov, naciendo su primer hijo, Paul. Para la sociedad rusa, el niño fue fruto del amor de la pareja real. Incluso con el nacimiento de su hijo, Pedro III no estuvo exento de la antipatía de la población. Por el contrario, su popularidad caía en picado. Una de las razones era que él estaba más preocupado por asuntos triviales que con los temas que preocupaban a los ciudadanos.

Catalina, al contrario de su marido, tenía sed de poder. En junio de 1762, con la ayuda de Grigori Orlov, héroe de la guardia imperial y el más famoso de los 12 amantes conocidos de la soberana, decidió poner en práctica un plan audaz. El 21 de junio, tomó su carruaje rumbo a la sede del regimiento Ismailovsky y se presentó a los soldados. Desde allí, hizo un llamamiento a los soldados: ‘He venido aquí para orar por su protección. El emperador ordenó mi detención. Y temo por mi vida’ añadía. La apelación fue exitosa, por lo que los soldados se arrojaron a sus pies, besaron sus manos y reconocieron en Catalina a su zarina. Rusia también ganó. Desde el cuartel general, la soberana fue acompañada a la catedral de Kazan de San Petersburgo, donde hizo juramento que la estableció como emperatriz y única gobernante de Rusia. Pedro III recibió el mensaje de que su esposa había tomado el mando. Mientras tanto, Catalina tomó prestado un uniforme del regimiento, y bien vestida, dejó una nota diciendo que el Senado iba delante de las tropas para llevar la paz y la seguridad al trono de Rusia.

El 29 de junio, Pedro III firmó su abdicación en favor de la mujer. Seis días más tarde murió de un extraño accidente. Pero, en realidad, fue asesinado por Orlov. Un día después, la reina apareció triunfal en Moscú, que culminó con su coronación oficial en el Kremlin. En su primera visita al Senado, se enfrentó con la realidad en la cual se encontraba en total abandono. Una parte del ejército no había recibido sus pagos y el déficit del tesoro real fue de alrededor de 17 millones de rublos; la sociedad rusa reclamaba a la corona de corrupción. Con todo, Catalina decidió poner orden en la sociedad y, sabiendo que gobernaba un país rural, se decidió a atacar a los sectores más improductivos. Abrió las puertas a la inmigración. Fundó la primera escuela exclusiva para niñas, creó varios hospitales y escuelas, y permitió el florecimiento del arte ruso. El ejército se reformó, la Iglesia tuvo su poder reducido, y floreció la agricultura y el comercio. Catalina se enfrentó a varias luchas, ganando a todos.

Los ideales de la Ilustración de la soberana se fueron desvaneciendo con el tiempo, y quedaba decepcionada con la resistencia de sus súbditos a vivir bajo el ideal de la razón y la lógica. El sueño de Catalina la Grande, era dar a conocer a su nieto Alexander como heredero del trono pero su muerte en 1796, le impidió poner en marcha su plan. Su hijo Pablo I ascendió al poder. Sin embargo, cinco años más tarde fue asesinado. Alexander le sucedió, cumpliéndose finalmente las ambiciones de Catalina la Grande.

Recomendado