Avisos google

Capitalista

Capitalista

La sociedad capitalista se gestó en medio de la disolución del orden feudal, en particular en Gran Bretaña y la zona noroeste de Europa más desarrollada; en otros países la disolución del feudalismo dio paso a los estados absolutistas, donde las revoluciones burguesas alcanzaron influencia casi dos siglos después de la Revolución Inglesa.

El debilitamiento de la relación de la esclavitud y de los ingresos terminó con relación a la producción predominante, y la concomitante expansión de producción de las mercancías acabó por romper el aislamiento de los feudos del Antiguo Régimen y llevaron a la formación de un núcleo social y político más abierto con la sociedad. Fue así como se formó un mercado más libre dentro de la institución del Estado-nación burgués. Los burgueses fueron comerciantes que retuvieron gran poder a través de sus riquezas obtenidas por sus actividades comerciales.

Inicialmente, las utopías construidas sobre la idea de la abolición de la servidumbre abogaron por una sociedad organizada bajo los intereses colectivos de inclinación socialista. El motivo de las revoluciones era dar un mayor protagonismo a la sociedad. Sin embargo, esta idea inspirada en las revueltas populares fueron derrotada en las guerras de campesinos y se terminó con la implementación de un proceso diametralmente opuesto: la eliminación de las tierras comunales y su transformación en una propiedad. Nacía entonces el salario, una forma de bonificar las actividades de los trabajadores en relación a la producción.

La generalización de la forma mercancía es la tendencia fundamental y motor de la fuerza del capitalismo, tratando de producir por medio del trabajo asalariado. Las etapas de desarrollo se definen precisamente de conformidad con las condiciones en que puede ser esta tendencia realizada. En los primeros tiempos del capitalismo, en su etapa extensiva, la expansión de la producción de mercancías se produce principalmente por la extensión de los salarios de las relaciones pre-capitalistas, los funcionarios, la producción de subsistencia, los productores independientes, más el efecto del aumento de la productividad.

La regulación del capitalismo es una relación dialéctica del mercado, que a través de precios regula la cantidad y las técnicas de producción de bienes y la intervención necesaria, incluso antagónicas del Estado que garantiza las condiciones y la infraestructura institucional para el funcionamiento de la producción de bienes y, en última instancia, la reproducción de la sociedad capitalista.

La construcción de la ideología liberal

Aparte de la coacción y la violencia, la sociedad capitalista hace uso de una ideología destinada a lograr la dominación consensual de la burguesía sobre las clases bajas. Para lograr la aprobación de las clases pobres encubre ideas de un bien común, el interés público, la libertad y la igualdad, aunque en la práctica dichas valoraciones no puedan ser percibidas. El deber principal de la forma política de la sociedad burguesa es la democracia, que en tiempos de crisis y fallos en el campo de la ideología se puede transformar en dictadura.

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado