Escuelapedia.com Varios Calendarios Antiguos

Avisos google

Calendarios Antiguos

calendario antiguo
Durante mucho tiempo, los hombres han buscado la manera de establecer el paso del tiempo. En el Paleolítico, los grupos humanos llevar a cabo sus mediciones de tiempo examinando de cerca las variaciones regulares que ocurrían entre el sol, la luna y las estrellas. En un primer momento, el ciclo del sol – marcado por las variaciones entre el brillo y la oscuridad – se empleó en el conteo de los días y las noches. Más tarde, las variaciones de la luna – con sus diferentes fases –llevaron al diseño de los períodos más largos.

Con la observación de los movimientos lunares, fue posible estipular la creación de meses y, con base al cambio de estaciones, hemos tenido la consolidación de los años. En el primer tipo de calendario, vemos que la cuenta de los años se convirtió en un gran problema, dado que el ciclo de la luna duró sólo 28 días. De esta manera, varias personas realizaban la adición intencionada de algunos días para que las estaciones estuvieran cerca de las mediciones de tiempo utilizado.

A lo largo de la antigüedad, el interés en la mejora de calendario estaba relacionado con el desarrollo de las actividades agrícolas. Después de todo, era necesario establecer una medida de tiempo exacta y apropiada para la planificación de diversas actividades que involucran la siembra, la cosecha y el almacenamiento de granos. Al mismo tiempo, los calendarios son útiles en la programación de la caza, los ciclos de la migración y la promoción de las festividades religiosas.

Los egipcios organizaban su calendario a partir de un año, dividido en tres estaciones diferentes, que fueron formuladas a partir de la variación de las aguas del Nilo Occidental. Se trabajó principalmente con las estaciones de inundación, siembra y cosecha. A medida que se necesitaban para anticipar la ocurrencia de cada uno de estos tiempos, la constante observación de las estrellas también sirvió como una referencia. En el siglo V a.C, los egipcios habían adoptado un calendario con 365 días divididos en 12 meses y 30 días.

Hace más de 5000 años, los sumerios crearon un calendario de 360 días y 12 meses sobre la base de un sistema numérico hexadecimal. Tomando la variación de la Luna como referencia, los astrónomos dieron cuenta de que el calendario tenía una brecha de 11 días en comparación con el año solar. Con eso, su calendario estaba formado por un mes, más treinta y tres días cada tres años. Por lo tanto, las estaciones se ajustaban a los ciclos de la luna.

En la antigua Grecia, la cuestión de la autonomía de la ciudad-estado generó una gran confusión entre los calendarios utilizados por esas personas. Cada ciudad tenía una sola discreción, añadir un decimotercer mes para regular el ciclo anual. Alrededor del 500 a.C, los astrónomos griegos comenzaron a reunirse con la intención de utilizar el tiempo mismo estándar para la adopción del decimotercer mes.

Los romanos fueron los primeros en estudiar las mediciones de tiempo para aplicar de forma estandarizada en su extenso territorio. En el siglo I a.C, el emperador Julio César ordenó al astrónomo Sosígenes de Alejandría sus servicios para toda la civilización romana con el objetivo de poder usar un calendario solar. Para este ajuste el calendario que se hizo, en el año 46 a.C, tenía 445 días y, por tanto, era históricamente conocido como el año de confusión.

A pesar del alcance de esta norma, el calendario de Julio César tenía un desfase de 10 días en relación con el año solar, en el año 1582. Por esta razón, el Papa Gregorio XIII organizó un comité de astrónomos y matemáticos que resolverían este problema definitivamente. Incluso hoy en día, este es el calendario más exacto, generando un desfase de un día cada 3532 años.

Aun siendo tan funcional, hay que recordar que la adopción universal del calendario gregoriano no fue materializado. Los países ortodoxos, islámicos y orientales organizaron sus manifestaciones religiosas a lo largo del tiempo. De hecho, vemos que los elementos de orden cultural se resisten a argumentos tanto políticos como económicos que exigen calendarios precisos y universales.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
Recomendado