Escuelapedia.com Varios Bullying (acoso escolar)

Avisos google

Bullying (acoso escolar)

Bullying

Bullying es una palabra oriunda del inglés que significa ‘intimidación’ y se centra en el acoso escolar. El término es una derivación de bully que, a su vez, significa ‘chico duro’. Bullying quedó conocida, entonces, como el conjunto de actitudes agresivas – sean verbales o físicas – que suceden sin aparente razón o motivación clara. En España, usamos el término para referirnos a agresiones (físicas y/o psicológicas) y burlas, en las escuelas por un/a alumno/a – o grupo – contra una o más personas.

Como problema social, el bullying es un tema abordado por la psicopedagogía, pudiendo ser dividido en dos categorías: el bullying directo – más común entre agresores masculinos – y el bullying indirecto – observado con más frecuencia entre mujeres y niños y caracterizado por un aislamiento social de la víctima, que teme que las amenazas sufridas se vuelvan realidad.

Problema social

Este tipo de agresión es un problema social que afecta a niños y adolescentes alrededor del mundo. El tema del bullying es un problema extremadamente por el hecho de que puede ocurrir en diversos contextos y ambientes. Los bullies, o matones de colegio, son tipos de agresores que atacan cualquier característica de su víctima (apariencia física, pasado vergonzoso en situación pública, situación financiera, problemas familiares, rasgos psicológicos, vestimenta, tribus urbanas, ideologías…).

En muchos casos, la víctima es sorprendida por la inseguridad del agresor, que ataca a alguien para no correr el riesgo de ser atacado por otros. Además, las escuelas no son el único escenario en el cual los bullies se manifiestan. Las universidades, el barrio e, incluso, la misma familia pueden ser un ambiente propicio para la existencia de víctimas de bullying.

Bullying en la escuela

La agresión caracterizada como bullying, en su mayor parte, aparece en ambientes con poca presencia y supervisión de los adultos. La ofensa generalmente comienza con apodos despectivos y denigrantes, que pueden convertirse en agresiones mucho más graves. Las escuelas son propicias para este tipo de violencia debido al alto número de niños en relación con el número de educadores. Sin embargo, es común que muchas escuelas nieguen o ignoren la ocurrencia del bullying en sus dependencias, lo que hace que el problema sea invisible para muchos adultos.

En este sentido, un niño víctima de bullying puede ser perjudicado por el aislamiento de los compañeros, el control sobre el rendimiento escolar y ser perseguido por miedo a sufrir una nueva agresión. Principalmente en los institutos, por la fase etaria, el bullying puede ser manifestado de forma más violenta, incluyendo humillaciones sexistas o racistas, difamaciones y separatismos. Además, si no es combatido, el bullying puede resultar en traumas crónicas y originar trazos de personalidad que pueden dañar psicológicamente a la víctima en su desarrollo hacia la vida adulta.

Es importante definir lo que es y no es bullying. Discusiones con una motivación clara o que se relacionen con cierto evento en particular no son una forma de bullying: así como desacuerdos entre alumnos y profesores tampoco se encuadran en este tipo de actitud. En este caso, vale la dualidad: todo bullying es agresión pero no toda agresión es bullying.

Es importante tener en cuenta, también, que aunque el tema se ha popularizado en los últimos años, el bullying está ahí desde la existencia de las instituciones educativas. Por otra parte, el primer registro de uso de la palabra relacionada al fenómeno descrito fue a finales de la década de 1970, por el profesor Dan Olweus, de la Universidad de Noruega. El autor hizo la asociación mientras analizaba las tendencias suicidas de los adolescentes.

image_pdfimage_print
Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado