Escuelapedia.com Historia Bloqueo Continental

Avisos google

Bloqueo Continental

Bloqueo Continental

Después de convertirse en líder máximo de Francia, Napoleón Bonaparte tuvo la difícil tarea de recuperar la economía francesa y asegurar que el proceso revolucionario no hubiera sido detenido por otras monarquías europeas. En medio de tantos desafíos, Napoleón tuvo que promover un proyecto de industrialización de la economía francesa que estuviera aliado a la conquista de varios mercados de consumo. Sin embargo, el logro de tales objetivos no pasaría de manera breve.

A mediados del siglo XIX, el pionerismo industrial británico estableció la hegemonía económica de Inglaterra en la mayoría de las naciones europeas. En otras palabras, esto significaba que era prácticamente imposible para una vieja economía mundial sostenerse independientemente sin importar cualquier producto procedente de la isla británica. Por lo tanto, si la Francia de Napoleón tenía pretensiones de modernizar su economía, tendría que lograr condiciones para superar a este gran rival económico.

Como si eso no fuera suficiente este primer obstáculo, también debemos tomar en consideración que Inglaterra estaba liderando los ejércitos que estaban destinados a poner fin al proceso revolucionario francés. Para lograr este objetivo, los británicos se basaron en un poderoso ejército aliado a una fuerza naval que era prácticamente insuperable. Con eso, la resistencia económica de Inglaterra también era relacionada con el éxito militar del gobierno francés.

Ya que la imposición de una derrota británica sería demasiado arriesgada, Napoleón Bonaparte creó una medida económica internacional que relanzaría la economía de su país y, al mismo tiempo, debilitaría los cofres y ejércitos de Inglaterra. En el año 1806, Napoleón anunció el establecimiento del Bloqueo Continental. De naturaleza bastante simple, ese decreto preveía que ningún país de Europa pudiera mantener relaciones comerciales con Inglaterra.

Si cualquier nación europea ignoraba este Tratado, el gobierno francés podría lograr la inmediata ocupación de los territorios y tomar el control del Estado amenazante. Para reafirmar este castigo, Napoleón tenía a su disposición uno de los ejércitos de tierra más bien entrenados y grandes de todo el mundo antiguo. A pesar de tales represalias, las naciones europeas juzgaron que tal exigencia hería directamente la soberanía de cada Estado. En poco tiempo, varios países rompieron con el Bloqueo Continental.

Obligados a cumplir con el castigo del bloqueo, Napoleón envió sus tropas contra las naciones europeas que habían conservado a las relaciones comerciales con los británicos. Con eso, la gran movilidad que garantizaría las victorias militares francesas fue perdida a medida que los ejércitos destacados pasaron a controlar el gobierno de las naciones invadidas. Poco después, varios frentes militares de Napoleón sufrieron el desgaste de guerrillas locales que resistieron la presencia extranjera.

En el año 1812, Rusia también renegó del bloqueo y, con ello, Napoleón organizó un enorme despliegue militar con unos 600 mil soldados. Incluso ganando la batalla de Moscú, las pérdidas de vidas de ese enfrentamiento fueron incalculables. Tal desgaste y rasgón se justifica por las dificultades que tuvo el ejército francés en la obtención de suministros y en soportar las temperaturas extremas del invierno ruso. Aprovechando la debilidad del imperio napoleónico, las naciones europeas organizaron nuevos frentes que derrotaron a Napoleón condenándole a su exilio.

Recomendado