imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Películas de una bobina

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Georges Méliès

En 1896 el ilusionista francés Georges Méliès demostró que el cine no únicamente servía para grabar la realidad, sino que igualmente podía rehacerla o falsearla. Con estas imaginativas premisas, hizo una serie de cintas que exploraban el potencial cuentativo del nuevo medio, dando comienzo al cine de una sola bobina. En un estudio en las afueras de París, Méliès rodó el primer gran film puesto en escena cuya proyección duró cerca de quince minutos: L’Affaire Dreyfus (El caso Dreyfus, 1899) y filmó Cendrillas (Cenicienta, 1900) en 20 escenas. Pero especialmente a Méliès se le recuerda por sus ingeniosas fantasías como Viaje a la luna (1902) y Alucinaciones del barón de Münchhausen, en las que experimentaba las probabilidades de los trucajes con la cámara de cine. Méliès demostró que deteniendo la cámara en mitad de una toma y reponiendo así pues los elementos de la escena antes de continuar podía, por ejemplo, hacer esfumarse objetos. De la misma forma, retrocediendo la cinta unos cuantos centímetros y comenzando la próxima toma encima de lo ya filmado, conseguía superposiciones, exposiciones dobles y disoluciones (fundidos y encadenados, como elemento de transformación entre diferentes escenas). Sus cortometrajes fueron un éxito inmediato de público y pronto se difundieron por todo el mundo. A pesar de que hoy en día parecen poco más que curiosidades, son precursores significativos de las técnicas y los estilos de un arte así pues balbuceante.

El estilo documentalista de los hermanos Lumière y las fantasías teatrales de Méliès se fundieron en las ficciones realistas del autor americano Edwin S. Porter, a quien se le atribuye en ocasiones la paternidad del cine de ficción. Trabajando en el estudio de Edison, Porter produjo la primera cinta americano atrayente, Asalto y robo de un tren, en 1903. Esta cinta, de 8 minutos, ejerció influencia de manera decisiva en el avance del cine porque incluía innovaciones como el montaje de escenas filmadas en desemejantes momentos y enclaves para constituyer una unidad cuentativa. Al hacer esto, Porter inició el montaje, uno de los fundamentos de la producción cinematográfica, proceso en el que desemejantes fragmentos escogidos de las múltiples tomas desarrolladas —o disponibles— se reúnen para conquistar un agrupación congruente.

Asalto y robo de un tren tuvo un gran éxito y contribuyó de manera eminente a que el cine se convirtiera en un espectáculo intensivo. Las pequeñas salas de cine, conocidas como nickelodeones, se extendieron por Estados Unidos, y el cine inició a surgir como industria. La mayoría de las cintas, de una sola bobina, de la fase eran comedias breves, historias de aventuras o grabaciones de representaciones de los artistas teatrales más insignes de la actualidad.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados