imagen Ostias como panes

#Ostias como panes

Mirada crítica sobre asuntos de interés

Manual de manipulación de los medios de comunicación por Noam Chomsky

0 DE 0 VOTOS
Alexandra MolinaAlexandra Molina

Manipulacion medios comunicacion

El lingüista estadounidense Noam Chomsky es considerado uno de los más grandes intelectuales. Sus estudios sobre gramática generativa tuvieron enorme impacto en el área de la lingüística, que él considera una rama de la psicología cognitiva. Su obra magistral, Syntatic Structures, publicada en 1957, no sólo influyó su área de trabajo, sino en varias otras materias.

Entre otros estudios, produjo excelentes trabajos y textos sobre el papel de los medios de comunicación en el sistema capitalista. Suya es la clásica frase: ‘La propaganda representa para la democracia aquello que la macana (o la represión de la policía política) representa para el estado totalitario’.

Conozcamos a continuación la lista de las 10 estrategias de manipulación mediática por Noam Chomsky.

1. La estrategia de la distracción

El elemento primordial del control social es la estrategia de distracción que pretende desviar la atención pública de los temas importantes y cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y la información insignificante. La estrategia de la distracción también es esencial para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales en el área de la ciencia, economía, psicología, neurobiología y de la cibernética. Se crean ‘cortinas de humo’ que sobrevalora lo secundario a lo primario. ‘Mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de regreso a la granja como los otros animales…’.

2. Crear problemas, después ofrecer soluciones

Este método también es llamado ‘problema-reacción-solución’. Se crea un problema, una situación prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: permitir el desarrollo de la violencia urbana o no limitar la presencia de disturbios a fin de que el público sea tolerante a leyes de seguridad y políticas en prejuicio de la libertad de expresión. O también: provocar una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento o privatización de los servicios e instituciones públicas.

3. La estrategia de la gradación

Para hacer aceptar una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron adoptadas en la década de 1980 a 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios inapropiados, tantos cambios que habrían provocado una revolución su hubieran sido aplicados de una sola vez.

4. La estrategia de diferir

Otra manera de imponer que una decisión impopular sea aceptada es de presentarla como ‘dolorosa y necesaria’, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Seguidamente, porque el público, las masas, tienen siempre la tendencia a esperar ingenuamente que todo mejorará mañana y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acomodarse con la idea de cambio y de aceptarla con resignación cuando el momento suceda.

5. Dirigirse al público como niños

La mayoría de la publicidad dirigida al público utiliza discursos, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese un niño de baja edad o una persona con discapacidad mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantil. Para Chomsky la razón de esto responde a dirigir hacia una reacción desprovista de un sentido crítico, como la de una persona de 12 años o menor edad.

6. Utilizar el aspecto emocional por encima de la reflexión

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un cortocircuito en el análisis racional y finalmente el sentido crítico de los individuos. Además, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos, temores, compulsiones, o inducir determinados comportamientos.

7. Mantener al público en la ignorancia y en la mediocridad

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su sumisión. La calidad de la educación dada a las clases inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia entre clases sociales limite las posibilidades de los más desfavorecidos.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad

Incentivar al público hacia la creencia de que la moda es ser estúpido, vulgar o ignorante.

9. Reforzar la autoculpabilidad

Hacer creer al público que es únicamente él la persona culpable de su propia desgracia, por causa de insuficiencia, de su inteligencia, de su responsabilidad, de sus aptitudes o de sus esfuerzos. Así, al contrario de rebelarse contra el sistema económico, el sujeto se niega a sí mismo y se culpa, lo que provoca un estado anímico decaído del cual uno de sus efectos es la inhibición a su acción reivindicativa. Y sin acción no hay rebelión.

10. Conocer mejor a los individuos de lo que ellos mismos se conocen

Durante la mitad del último siglo, los progresos acelerados de la ciencia han provocado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellas poseídas y utilizadas por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el sistema ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológica. El sistema ha logrado conocer mejor al individuo común de lo que él mismo se conoce a sí mismo. Esto es, en la mayoría de casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos que los individuos a sí mismos.

Fuente informativa: Découvrez l’Alchimiste en Vous, Noam Chomsky

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados