imagen Interesting topic

#Interesting topic

Temas interesantes y de significativo destaque

Manipulación del odio, marionetas y subjetividad popular en la historia política

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Manipulacion
Mientras los medios y los grupos organizados e instituciones acostumbran a estimular odio entre diferentes bandos delineados estratégicamente – ideológicos, sociales o funcionales – con determinadas informaciones, el trasfondo y la manipulación sirven como corredor ante la situación vivida. Basta un elemento disidente para crear un prejuicio, una idea simple convertida en una idea global. A menudo, la sociedad tiende a generalizaciones peligrosas que alimentan los resultados efectivos de toda manipulación. La objetividad se disipa.

Si por ejemplo un gobierno estuviera motivado por imponer nuevas medidas sobre la sociedad (leyes de control y sanción, limitación de la opinión pública, limitación de derechos sociales, medidas elitistas…) impopulares (contra una mayoría de la población) dependería de argumentos justificativos (violencia radicalizada, criminalización social, tensiones incontroladas…) para la instauración de su ideario y la disminución de una oposición a esas medidas consideradas contrarias o bien su descrédito a través de diferentes mecanismos e informaciones. Pero, ¿cómo cambiar el pensar de una población hacia la aceptación de medidas unilateralmente vistas como antidemocráticas? ¿Cómo estimular el odio, el miedo y otros sentimientos de tensión social de manera recíproca entre grupos para arribar a tales argumentos reafirmados con hechos? ¿Se puede interferir en la subjetividad de una gran masa social para que la propia sociedad fuera criminalizada por el Estado y asimismo las fuerzas del Estado contempladas bajo el prejuicio y la subjetividad como cooperantes criminales del Estado?

Cuando los sentimientos se implican en el acontecer de la historia y su contexto, la subjetividad deforma una visión más global de los sucesos que son vividos y mantiene pensamientos rígidos que dificultan la observancia de una realidad más amplia. La propia historia contemporánea contada desde la actualidad implica una interferencia subjetiva sobre todo hecho social.

Cabe preguntarse si detrás de una lucha forzada entre bandos existen intereses de alto mando para influir en el pensar de la sociedad a fin de acoplar nuevas medidas partidarias de determinadas ideologías basadas en la imagen creada y estimulada de determinados grupos y profesionales.

Manipulación, control, resultados

Las prácticas de manipulación son milenarias en la historia del ser humano. Son intrínsecamente ligadas a la voluntad de dominio. Hay manipulación siempre que alguien busca controlar el conocimiento de otro (individuo o grupo) en vista de condicionar o alterar su comportamiento. Las formas de manipulación al poder político son las más conocidas, pero no son las únicas existentes.

Formas de manipulación directa

Las formas de manejo directo más conocidas son las llevadas a cabo por los regímenes dictatoriales. En este caso podemos identificar fácilmente quien las hace, con qué objetivos y los medios empleados. Se trata de una manipulación con rostro, explícita, donde la censura, la propaganda y la violencia represiva sobre los desviantes son sus medios privilegiados.

Censura: la información es tratada no solamente teniendo en vista omitir hechos relevantes, sino también deformando el contenido de la información, vehiculada de modo que la misma se ajuste a las ideas de los censores. Esta herramienta es útil para la manipulación de la opinión pública donde la información que es autorizada es aquella previamente mutilada y desmenuzada antes de ser servida en plato caliente.

En Alemania (1933-1945) fueron notorios los hechos de destrucción pública de millones de libros, pero también de obras de arte de autores considerados degenerados por el régimen hitleriano.

En 1937, los nazis organizaron en Munich una exposición de arte degenerado demostrar aquello que los alemanes no podrían disfrutar. Hitler hizo acto de presencia ante la exposición.

Publicidad: la información se forja con el fin de provocar la inmediata adhesión a determinados estímulos, explorando tales emociones o temores de la gente.

Durante la primera. Guerra Mundial (1914-1945), las técnicas de propaganda para los servicios de los Estados lograron una enorme movilización masiva, máquinas dotadas de enormes recursos técnicos y militares que fueron efectivamente aplicados y desarrollados por diferentes regímenes totalitarios.

En el Congreso de Núremberg, en 1936, Hitler declaró: ‘La propaganda nos llevó al poder, la propaganda nos ha permitido ahorrar después el poder, la propaganda nos da la posibilidad de conquistar el mundo’. Una de sus acciones fue crear un Ministerio de la Propaganda dotándolo de enormes recursos. La propaganda nazi implantó ideas muy simples, que podían ser fácilmente aprendidas por el pueblo, a veces con simples imágenes o titulares de medios bajo control del totalitarismo. Estas ideas apelaron a la emoción, estimulando las reacciones de miedo, odio, violencia y deseo de venganza.

Formas difusas de manipulación

Los procesos de manejo de información son sin embargo más extensos y se difunden ampliamente en las sociedades democráticas occidentales, utilizando técnicas sofisticadas, pero no menos eficaces, particularmente porque los ciudadanos no son conscientes.

Para analizar estas formas difusas de manipulación tenemos que tener en cuenta algunas condiciones históricas que hicieron posible su eficacia y los hizo muy poderosos.

  • a) Las condiciones sociales. Las sociedades urbanas actuales nacieron de la desmembración de las sociedades rurales donde predominaban los fuertes lazos tradicionales (familia, comunidad), contribuyendo al creciente aislamiento de los individuos. Sin conexiones a la familia, las comunidades o a cualquier territorio en particular, se convirtió en esta forma extremadamente permeable a la manipulación de los procesos. No teniendo a nadie para discutir la información que recibimos, hubo tendencia a creer en los medios de comunicación (agentes de influencia).
  • b) Destrucción de espacios públicos. Esta profunda transformación social fue acompañada por la destrucción de lo que se llama espacio público, los lugares donde se establecieron reuniones entre los ciudadanos. Fue en estos espacios públicos que se construía opinión pública.
  • c) Medios de comunicación. Con el creciente aislamiento surgió la necesidad de encontrar los medios de comunicación entre los individuos atomizados. Es en este contexto que fueron creados y desarrollados los nuevos medios de comunicación: periódicos, radio, cine, televisión, internet, teléfonos móviles…
  • d) ¿Informar o crear opiniones manipuladas? Los nuevos medios de comunicación, promovidos y controlados por grandes grupos económicos no se limitaron a ser simples instrumentos de comunicación, pasaron también a producir opiniones de acuerdo con los intereses de quien controla esos medios. Teniendo en cuenta su impacto social, desde muy temprano comenzaron a producir la opinión pública a los ciudadanos a su antojo. Los medios de comunicación en las sociedades democráticas tienen una enorme influencia en la gente, no sólo pueden decir qué pensar, sino también lo que deben pensar. Los más propensos a esa influencia son naturalmente aquellos que presentan menores recursos intelectuales o menos preparados informativamente para lidiar con los medios (televisión, radio, Internet…).
  • e) Ilusión de discusión pública. Para hacer convincente la opinión que se produce, como pareciendo ser la opinión de los propios ciudadanos, se utilizaron diversas técnicas para crear la ilusión de que son meros instrumentos neutrales que comunican apenas aquello que estos discuten y defienden. En este sentido, se pueden simular debates, realizar encuestas, entrevistas, difundir imágenes, entre otros. Los comentarios o persona que en ellas aparecen a menudo son presentados como representantes de la sociedad. La idea es que el lector o espectador tenga la ilusión de que aquel que habla es el representante de todos los trabajadores, estudiantes, mujeres…
  • f) Diversión. Una de las más efectivas actualmente formas para manipular a los ciudadanos es a través de diversión (distracción). Cuando ciertas situaciones se producen sólo en favor de quien controla los diferentes poderes, los órganos de los medios de comunicación se convierten a menudo en los órganos de distracción: aumenta la producción de información sin ningún criterio de relevancia política, el periodismo amarillista, la parrilla orientada a programas de entretenimiento, deportes, entre otros, de modo que crean un exceso de información.

¿Televisión: Un peligro para la democracia?

Karl Popper, a principios de los 90, acusó a las televisiones de estar destruyendo los regímenes democráticos. Para este fin, Karl Popper señala que:

  • 1. El propósito de la televisión no es educación o mejora de la gente, sino apenas el beneficio.
  • 2. Aquello que ofrecen las personas no es lo que es mejor para su educación, sino apenas aquello que las seduce y las mantiene presas a las pantallas de televisión, haciendo de esta forma subir las audiencias. La receta es siempre la misma: sexo, violencia, sensacionalismo…Una receta que cansa y que por tanto las obliga a un refuerzo continuo y más intenso (más sexo, más violencia, más sensacionalismo…).
  • 3. Con el aumento en el número de canales de televisión, también creció el número de personas mediocres o personas sin escrúpulos relativas a la producción de programas de televisión. Personas que a pesar de su enorme influencia social, trabaja en total impunidad y sin ningún control democrático.
  • 4. Las personas más vulnerables a esta influencia dañina de la televisión son los que tienen un nivel de educación y madurez insuficiente para establecer una distinción entre ficción y realidad.
image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados