Saltar al contenido

Los tesoros de los santos de las catacumbas de Roma

Catacumbas ricos

El descubrimiento de una red de tumbas perdidas profundamente en las calles de Roma llevaron a los investigadores de nuevo a 1578. Estas tumbas fueron lugar de descanso para los esqueletos de los mártires cristianos, considerados santos por su coraje y apoyo incondicional a las creencias religiosas.

Muchos de estos restos se extendieron por toda Europa para reemplazar las muchas reliquias que fueron destruidas, robadas o enterradas durante la Reforma Protestante.

Cada uno de los esqueletos estaba vestido y adornado con una variedad de piedras preciosas, telas de lujo, coronas, armaduras e incluso pelucas. Fueron puestos en exhibición en las iglesias como un recordatorio de toda la riqueza que esperaba a los fieles después de la muerte – siempre y cuando siguieran los preceptos de la fe católica.

Fascinados por el descubrimiento y la historia detrás de las catacumbas de los santos, el historiador de arte Paul Koudounaris viajó por toda Europa documentando sus hallazgos. Sorprendentemente, se encontró con que todavía hay muchos esqueletos a ser colocados en exposición, apenas a la espera del trabajo de ornamentación.

En su obra, Tesoros del Culto de los Cuerpos Celestiales y Santos Espectaculares de las Catacumbas (Heavenly Bodies: Cult Treasures & Spectacular Saints from the Catacombs) por Paul Koudounaris, el autor discute el origen de los esqueletos y cuestiona quién ordenó que ellos fuesen colocados en las catacumbas y el motivo por el que quedaron por tanto tiempo olvidados en instituciones religiosas de Europa.

Escribe el primer comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Más contenidos

    Síguenos en Facebook