imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Los arcos de triunfo de la Antigua Roma

5,00 DE 1 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Arcos romanos

Los arcos de triunfo levantados en todas las partes del Imperio se destacan como uno de los monumentos más destacados. A pesar de que casi ninguno de los grandes conjuntos escultóricos (a menudo cuadrigas) que alguna vez concluyeron estos arcos ha subsistido, el propósito originario de tales construcciones fue únicamente servir de soporte a la estatuaria honorífica. Los arcos antiguos eran muy sencillos; sin embargo bajo Augusto y los emperadores ulteriores se fueron enredando. Con el tiempo se transformaron en verdaderos soportes propagandísticos, recubiertos con series espaciosas de bajorrelieves, anunciando las conquistas y las grandes hazañas de los emperadores. Las imágenes solían representar sucesos históricos concretos, sin embargo asiduamente se realizaron igualmente temas alegóricos en los que el emperador podía aparecer en compañía de los dioses o recibiendo el tributo de los pueblos ocupados.

El arco de Constantino (312-315) de Roma fue construido para conmemorar la conquista de Constantino sobre Majencio, convirtiéndose así en el primer monarca absoluto del Imperio romano. El triple arco tiene cuatro columnas exentas y una ornamentación escultórica compleja.

Entre los arcos más sobresalientes preservados en Roma están el de Tito (81 d.C.), en el foro romano, y el de Constantino (312-315 d.C.) cerca del Coliseo. En los dos bajorrelieves del arco de Tito se simboliza el desfile glorioso del emperador con los tesoros del gran templo de Jerusalén. El arco de Constantino presenta una amalgama de relieves reutilizados de monumentos más antiguos y otros desarrollados especialmente para dicho arco. Los medallones y frisos exhiben una gran cantidad de temáticas, incluyendo escenas de batalla, sacrificio y distribución de dádivas. En los relieves antiguos la cabeza de Constantino fue labrada en sustitución de las de sus predecesores. Esta remodelación de los relieves antiguos fue algo corriente en la Roma imperial. Los monumentos de los emperadores condenados a título póstumo por el Senado (damnatio memoriae) fueron modificados o derribados.

Algunos arcos ornamentados con magnificencia pueden observarse igualmente fuera de Roma. En Benevento, en el sur de Italia, se levantó hacia el 114 d.C. un gran arco con 14 placas en las que se rendía tributo a Trajano. En Orange, Francia, el arco de Tiberio (c. 46 a.C.), uno de los más antiguos, se decoró con representaciones de las tropas y de los prisioneros, escenas de los romanos combatiendo contra los galos y escudos y armas de los prisioneros. En España se conservan en la actualidad los arcos de Bará en Tarragona, el de Caparra en la ciudad antigua de Capeta (Cáceres) y el de Medisurgeli en Soria. El primero de ellos presenta un único vano central, el segundo de ellos, de finales del siglo I d.C., presenta una configuración cuadrifonte y el tercero una estructura tripartita, con un arco central más grande rodeado por otros dos de menor tamaño.

Eventualmente se alzaron igualmente columnas historiadas, con frisos de bajorrelieves en tensión, que expresaban con gran detalle las campañas militares de los romanos. La primera y más grande de ellas fue la del foro de Trajano (113 d.C.) de Roma, levantada por el arquitecto Apolodoro de Damasco. Ella se escribe las actividades de la armada romana en su guerra contra los Dacios, en el límite septentrional del Imperio (actual Rumania). Los relieves históricos decoraron igualmente grandes altares como el Ara Pacis Augustae (fechado en Roma del 13 al 9 a.C.), cuyos relieves conmemoran el comienzo con Augusto de la pax romana, la gran fase de paz y bienestar del Imperio romano.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados