imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Las viviendas en la Antigua Roma

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Vivienda romana

A pesar de que los edificios públicos fueron las construcciones urbanas más grandes y costosas, la mayor parte de la ciudad de Roma se encontraba ocupada por casas individuales.

1. La domus o hogar romana

Las casas unifamiliares se cimentaron con una amplia diversidad de maneras y tamaños, sin embargo las domus romanas generalmente exhibiron preferencia por la simetría axial, que caracteriza igualmente la mayor parte de la arquitectura pública. Las casas más antiguas, datadas entre los siglos III y IV a.C., parecen haber sido construidas de conformidad con los modelos etruscos. La domus italica, o hogar de los comienzos de la República, constaba de un pasillo de entrada (fauces), un espacio destacado a cielo abierto (atrio) con un estanque central para juntar el agua de la lluvia (impluvium), una serie de pequeñas habitaciones (cubicula), una zona de bienvenida y trabajo (tablinum), un comedor (triclinium), una cocina (culina) y a veces un pequeño jardín trasero (hortus). La parte delantera contaba en ocasiones con estancias abiertas a la calle que servían de tiendas. A lo largo del final de la República y el comienzo del Imperio, las casas romanas se transformaron en unidades más liosas. En el atrio se adaptaron columnas de estilo griego, el antiguo hortus se ensanchó y se rodeó de una columnata (peristilo), y la ornamentación se hizo bastante profusa. Las casas de las ciudades más ricas llegarían a ocupar un bloque entero, como ocurrió con la denominada hogar del Fauno de Pompeya, construida a comienzos del II siglo a.C.

2. La villa y el palacio

Las villas suburbanas, como las que pertenecieron a Cicerón, el orador y hombre de estado, y a otros romanos célebres, integraron grandes terrenos, lagos, santuarios y complejos termales. La más sorprendente de las villas imperiales preservadas es la de Adriano en Tívoli (iniciada el 118 a.C.). El primer emperador, Augusto, que gobernó desde el 27 a.C. al 14 d.C., vivió en una residencia parcialmente austera en la colina Palatina en Roma, sin embargo Domiciano ordenó cimentar a su lado un gran palacio imperial (comenzado en torno al 81 d.C.). La domus augustea de Domiciano sirvió igualmente como cuartel general de los emperadores ulteriores. Tuvo grandes salones de bienvenida, comedores públicos, fuentes y un jardín en forma de circuito, además de un ala residencial.

La villa Adriana en Tívoli, construida entre el 118 y el 134, constituye la villa romana más grande jamás edificada. Estuvo envuelta por un gran jardín con un estanque, denominado Canope en honor al canal que conectaba Alejandría con la ciudad egipcia de Canope. El estanque se encontraba rodeado por columnas clásicas y arcos con copias de esculturas griegas.

3. La insulae

Los habitantes de la fase imperial que no pudieron apercibirse tener casas individuales, vivían en insula, casas colectivas de muchos inmuebles, construidas de ladrillo y argamasa, semejantes a los edificios de apartamentos actuales. Los ejemplos mejor preservados, fechados en los siglos II y III, están en Ostia, el puerto de Roma en la desembocadura del río Tíber.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados