imagen Ostias como panes

#Ostias como panes

Mirada crítica sobre asuntos de interés

La historia de África y los preconceptos del eurocentrismo

0 DE 0 VOTOS
Ruben EspinozaRuben Espinoza

Africa eurocentrismo

La contestación del pasado científico y tecnológico de los africanos y la exageración de las características ‘fantasiosas’ acerca de ese pueblo fue, sin duda, una de las principales proezas del eurocentrismo. Observamos, incluso hoy, que la autoestima de la población africana sigue siendo muy frágil, en razón de la partición del continente como parte del proceso de descolonización.

Investigadores europeos reprodujeron para el resto del mundo que el pueblo africano no colaboró de forma alguna para la composición del saber universal. El Continente Africano es visto en todo momento como un lugar donde lo civilizado, todavía no llegó, cuyos habitantes, en general, se presentan como seres salvajes, repugnantes, debilitados, inmorales y, por eso, incapacitados de construir o propagar cualquier tipo de conocimiento válido. Esta forma de pensamiento sesgado dominó Europa durante la era neocolonial.

Muchos no saben que África es un continente de gran antigüedad, ni conocen las poblaciones que allí vivieron. En realidad, es un continente con una historia muy arraigada a lo largo de los siglos. Grandes reinos africanos imperaban en aquel lugar con un sentido de comando y estrategia de nivel organizacional notable; basándose en una orden de clanes, de linaje, por clasificación etaria y todavía bajo unidades políticas y otras formas. Algunos grandes grupos, considerados Estados tradicionales, son conocidos desde el siglo VI, como el Imperio de Ghana y más tarde el Imperio de Mali; Imperio Yoruba; Imperio de Benin; Imperio Songhai; Imperio Kanem-Bornu.

La dificultad desmitificar las falsedades acerca de los pueblos africanos es compleja, pues existe una visión, siempre en sentido peyorativo, acerca del continente africano. Las informaciones históricas están impregnadas de un fuerte subjetivismo ideológico. Es como si todo lo malo estuviera allí (salvajes, esclavos, enfermedades, hambres, guerras, rituales paganos…). El hecho de que la historia oficial de la humanidad sea basada en patrones europeos, es decir, valores eurocéntricos, nos distancia de una visión realista e impide la identificación de los trazos del pasado intelectual y científico de esos pueblos en nuestra realidad.

Observamos en la escritura de la historia que la mayoría de los investigadores que indagan sobre África todavía persisten en el modelo de la historia oficial. El africano es el diferente, y lidiar con ese preconcepto es intrincado para quien considera que el color de la piel es lo que prevalece en términos de sabiduría. La visión del otro, es un factor muy significativo en términos de dominación; permite crear estrategias para tal a través del preconcepto y de la creencia de que la blancura es señal de aptitud e inteligencia.

Afortunadamente, hay un movimiento revisionista y de debate de esa hipotética historia oficial. Son científicos e historiadores, muchos de nacionalidad africana, quienes se preocupan en romper los paradigmas tradicionales y dudosos del análisis histórico. A través de investigaciones se percibe que el continente africano estuvo siempre al frente del crecimiento de la humanidad. Fueron encontrados, en el continente, varios sitios arqueológicos, demostrando así la existencia de pueblos africanos desde hace más de 100 mil años en aquella región. De allí surgió lo que muchos denominan de primera civilización humana: el Egipto, con todo el misterio, fascinación e incredulidad que impregna los tiempos.

¿Quién tendría la habilidad y la inteligencia para construir obras tan magníficas como las pirámides? ¿Quién tenía tantos conocimientos de arquitectura, matemáticas, astronomía? ¿Quién dominó las inundaciones del Nilo, sabiendo aprovecharse de ellas para una excelente cosecha? ¿Un pueblo de piel negra? Jamás, ellos eran ineptos en la visión eurocéntrica que sacudió a Europa. Así, el eurocentrismo exhibió la civilización egipcia como siendo la de un pueblo caucásico. Los revisionistas ya se manifestaron y comprobaron que se trataron de pueblos de piel negra; ciertamente constituidos de una mezcla de varios pueblos africanos existentes al sur y norte del valle del río Nilo.

Y hablando de mezclas, no podemos olvidar que los seres humanos contemporáneos somos fruto del encuentro de la diversidad de grupos étnicos amerindios, europeos y africanos. En América Latina, debe existir la consciencia de que la historia de África e Iberoamérica son íntimamente conectadas y el rescate histórico de África se hace necesario.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados