imagen Mirada curiosa

#Mirada curiosa

Un repaso a las curiosidades más interesantes

La falsificación de un virus salvó a miles de judios en la Alemania nazi

0 DE 0 VOTOS
EscuelapediaEscuelapedia

Judios-nazismoEl doctor Eugene Lazowski era un médico polaco y un soldado de las filas militares durante la Segunda Guerra Mundial. Él era un miembro del ejército y de la Cruz Roja. Fue uno de los muchos héroes del Holocausto cuyos hechos humanos se realizaron en secreto y con gran riesgo para ellos mismos. Junto al doctor Matulewicz, Eugene trabajó en diferentes modos de ayudar a las personas de su pueblo que eran perseguidas por los nazis. Sus acciones se realizaron bajo la posibilidad de ser ejecutados en caso de ser descubiertos.

Eugene Lazowski nació en Polonia en 1913. Tenía unos veinte años cuando llegó por primera vez a Rozwadow, Polonia. Fue colocado en un campo de prisioneros allí. Valientemente se escapó del campo.

Eugene tenía una casa al lado del gueto en Rozwadow. De hecho, su valla bordeaba el gueto, que estaba llena de compatriotas, en su mayoría judíos. Los residentes del lugar estaban desnutridos, llenos de tristeza y muy enfermos. A pesar de que los alemanes habían declarado crimen ayudar a estas personas, Eugene trató a los enfermos. Él actuaba al amparo de la noche con un paño blanco atado a la valla. Cuando los habitantes veían la tela, salían y eran tratados por el amable doctor. Él fue capaz de operar como médico falsificando su inventario.

Dr. Eugene Lazowski tuvo una nueva ocasión de ayudar a estas personas yendo un paso más hacia delante. Su colega, el doctor Stanislaw Matulewicz, hizo un descubrimiento asombroso. Si se inyectaba a pacientes sanos bacterias muertas usadas para la prueba del tifus, los resultados a posteriori darían positivo para la enfermedad, sin perjuicio real causado a los pacientes. Es decir, ambos médicos idearon un modo de falsificar las pruebas y engañar a los nazis. Los alemanes, temerosos de contraer la enfermedad, eximían el traslado a los campos de trabajo y concentración a sus portadores. Existía un problema sin embargo.

Durante la época de la ocupación nazi de Polonia, los judíos descubiertos de tener enfermedades contagiosas y mortales eran asesinados y sus casas reducidas a cenizas. Si los doctores iban a ayudar, sólo serían capaces de hacerlo utilizando la bacteria en no judíos. Ellos probaron en un hombre que tenía como destino un campo de concentración. Funcionó. El test dio positivo y el hombre no tuvo que regresar.

Los médicos comenzaron lentamente a difundir la enfermedad a lo largo Rozwadow y los pueblos de los alrededores. Fueron muy cuidadosos de no infectar a judíos y se aseguraron de que algunos de los infectados fueran doctores. De este modo, todas las pruebas no vendrían de ellos. Eso habría resultado demasiado obvio.

Una vez que hubo suficientes casos de la enfermedad transmitida por la picadura de piojos, los alemanes pusieron en cuarentena la zona. No hubo más personas arrastradas al infierno de los campos de trabajo. Eugene tuvo la autorización para seguir ‘tratando’ la ‘epidemia’, perpetuando su actividad durante casi tres años. Durante este tiempo, los alemanes solo llegaron a inspeccionar el área una sola vez. Su miedo a la enfermedad les impidió realizar un buen trabajo y el engaño no llegó a ser descubierto. A la zona acudieron dos enfermeros y un médico, que poco contacto tuvieron en realidad con los ‘pacientes enfermos’.

Así fue como Eugene salvó alrededor de 8000 personas con la epidemia ficticia y además se salvó a sí mismo de una posible ejecución.

Cuando el médico escuchó que estaba siendo buscado por la Gestapo, agarró a su esposa e hija y huyó de la ciudad. Se trasladó a Estados Unidos en 1958 y se convirtió en profesor en la University of Illinois Medical Center. Dr. Eugene Lazowski falleció en Oregon, en diciembre de 2006.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados