imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

La Bauhaus

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

La bauhaus

En Alemania y en Austria indagaciones afines llevaron a la instauración de un estilo moderno. Especialmente prominentes fueron las innovaciones de dos arquitectos austriacos: Otto Wagner, que acentuó la cometido, la textura del material y la claridad estructural, y Adolf Loos, que propugnó el uso de las formas geométricas. Estos y otros esfuerzos por encontrar un lenguaje para la nueva era industrial se fundieron en la personalidad del arquitecto germánico Walter Gropius, nombrado gerente de la escuela de arte de Weimar tras la I Guerra Mundial.

Junto a su colega Adolf Meyer, Gropius, que se había formado en el estudio de Peter Behrens, se había destacado ya por sus proyectos modélicos de fábricas. La escuela de Weimar, con la denominación de Bauhaus, se desplazó con posterioridad a Dessau, donde los nuevos edificios (1925-1926) supusieron la codificación definitiva de los principios del movimiento moderno: ventanas horizontales, muro-cortina de vidrio, disposición racional y diseño global de todos los elementos. Al próximo año se consolidó a escala internacional con las Weissenhof Siedlung (casas obreras) cerca de Stuttgart, dirigidas por Ludwig Mies van der Rohe (otro discípulo de Behrens que en 1930 tomó el mando de la Bauhaus, sucediendo al arquitecto Hans Meyer) y en las que intervinieron varios arquitectos europeos.

1. Objetivos sociales de la Bauhaus

Esta temprana versión de la arquitectura contemporánea contó con un programa social, derivado de la dificultad financiera que vivió Alemania tras la I Guerra Mundial y de la gravísima carestía de casas en los grandes núcleos urbanos. A lo largo de la breve República de Weimar (1919-1933), los gobiernos socialistas de numerosas ciudades abordaron estos conflictos, al igual que muchos arquitectos progresistas, como lo refrendan los Siedlungen (barrios obreros) de Viena, Berlín y Frankfurt. En ellos se investigó con profundidad el concepto del Existenzmininun (mínimo espacio habitable), proclamando que los conocimientos técnicos debían adaptarse para perfeccionar las circunstancias ambientales del conjunto de la sociedad y no únicamente de una elite.

2. Integración de técnicas industriales

Desde este punto de vista, los arquitectos con inquietudes sociales emplearon los materiales industriales y reusaron los materiales caros y exóticos, tratando de emplear las cualidades expresivas que brindaban las técnicas financieras. Con las estructuras de acero, por ejemplo, los muros se transformaron en delgadas membranas, en ocasiones transparentes gracias a los cerramientos de vidrio (muro-cortina). Ya no era necesario que los muros y la tabiquería coincidieran con los pilares, o que las esquinas de los edificios fueran sólidas para aguantar el empuje de fuerzas de los elementos sustentados. Se eliminó el principio de simetría y se manejaron con escrupulosidad las proporciones. Los edificios debían contestar a sus necesidades programáticas de conformidad con un método proyectual racionalista.

Los arquitectos, pintores, diseñadores y artesanos que formaron parte de la Bauhaus llevaron a cabo una atrayente labor teórica dentro del campo de las artes visuales en la sociedad industrial. Mies van der Rohe, gerente de la Bauhaus a partir de 1930, se desvió en algunos casos de la línea más comprometida socialmente. En su pabellón germánico de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, reflejó la búsqueda de lo elemental a través de estructuras de acero y delgadas membranas de vidrio combinadas con muros de ónice y un podio de travertino, usando un método compositivo en el que la influencia de De Stijl se hace patente. De la misma manera, en la hogar Tugendhat (1930) en Brno (República Checa), la nobleza de los materiales y la aplicación del principio de economía expresiva que inspira su célebre lema ‘menos es más’ se transformaron en los aspectos caracterizadores de su obra.

3. Dispersión de la Bauhaus

En 1933 los nazis accedieron al poder en Alemania, y la Bauhaus, símbolo de la vanguardia germánica, fue clausurada. Sus miembros se disgregaron. Gropius y Mies se exiliaron a Estados Unidos. El primero recibió una cátedra en el departamento de arquitectura de la Universidad de Harvard en 1937, desde donde, hasta su jubilación en 1952, divulgó el concepto de diseño de la Bauhaus. Gropius llevó con él a su discípulo Marcel Breuer, quien renunció en 1946 a la docencia para continuar su carrera constructiva en Nueva York. Los edificios de Breuer, como el Whitney Museum of Modern Art (1966) de Nueva York, conjugan el racionalismo de la Bauhaus con una imagen impresionante, adquirida del expresionismo germánico de la década de 1910.

Mies entró en el Illinois Institute of Technology de Chicago, donde dirigió el departamento de arquitectura y planteó la consolidación de una nueva tipología de rascacielos. Los elementos comunes del rascacielos —la estructura de acero y su revestimiento vítreo, esto es, empleo del muro-cortina— supusieron nuevos retos arquitectónicos para Mies. Sus esfuerzos por solucionar estas cuestiones se expresan en el edificio de apartamentos de Lake Shore Drive en Chicago (1951) y el edificio Seagram en Nueva York (1958), proyectado en contribución con Philip Johnson. En parte de la obra de Mies subyace un clasicismo que se traduce en el cuidado por las proporciones, la perfección compositiva y en los detalles y materiales de los acabados, obteniendo unos refinados resultados a través de la supresión de cualquier elemento historicista.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados