imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

La arquitectura gótica

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Arquitectura gotica

En contraste con la arquitectura del románico, cuyas características fundamentales son los arcos de medio punto, las estructuras macizas con escasos vanos y las bóvedas de cañón o arista, la arquitectura gótica empleó el arco apuntado, agujas, chapiteles y gabletes, reforzando el sentido ascensional que tiene la voluntad de comunicar el edificio, amplios vanos con tracerías caladas para conquistar la máxima luminosidad y estructuras reducidas al mínimo.

Todas estas cualidades estilísticas fueron posibles gracias a las innovaciones constructivas, especialmente a la aparición de la bóveda de crucería. Las iglesias medievales poseían bóvedas muy pesadas, que fuerzan a poner muros gruesos y con escasos ventanales para aguantar sus empujes. A comienzos del siglo XII los constructores inventaron la bóveda de crucería, que consiste en el cruce de dos arcos o nervios apuntados, que conforman una estructura resistente sobre la que se ponen los ligeros plementos o elementos de relleno que configuran la bóveda. Este método además de ligero y versátil, permite cubrir espacios de diversa configuración formal, con lo que posibilita un gran número de combinaciones arquitectónicas.

A pesar de que las iniciales iglesias góticas tomaron una gran diversidad de maneras, la construcción de las grandes catedrales del norte de Francia en la segunda mitad del siglo XII se benefició de las ventajas de las bóvedas de crucería. Con ellas se podían concentrar los empujes en los cuatro puntos del vértice y ulteriormente apearlos a través de los elementos sustentantes, que podían ser los pilares o columnas sin embargo igualmente el método de estribo y arbotante, un arco que difunde los esfuerzos tangenciales hacia un contrafuerte ubicado en el exterior del edificio coronado por un pináculo. Como consecuencia, los gruesos muros de la arquitectura románica pudieron ser reemplazados por ligeros cerramientos con ventanales que permitieron la aparición de la vidriera y posibilitaron que el edificio alcanzase alturas significativas. De este modo sucedía una revolución en las técnicas constructivas.

Con la bóveda gótica los edificios pudieron adoptar formas variadas. Pero, la planta común de las catedrales góticas consistió en tres o cinco naves longitudinales, un transepto, un coro y un presbiterio, esto es, una constitución parecida a la de las iglesias románicas. Las catedrales góticas igualmente mantuvieron y perfeccionaron la producción más genuina de la arquitectura románica: la girola, una estructura compleja que aparece en la cabecera del templo, en términos generales de manera semicircular con un deambulatorio alrededor y al que se abren capillas radiales de planta semicircular o poligonal. La organización de los alzados en el interior de las naves y en el coro igualmente mantuvo los precedentes románicos. Por otra parte, los esbeltos pilares formados que separan las naves, con sus finos fustes elevándose a través del triforio hasta las nervaduras de las bóvedas, y el uso del arco apuntado en todo el edificio, promueven a hacer efectos de verticalidad que constituye la expresión más intrínseca de la arquitectura gótica.

El extremado crecimiento vertical de la arquitectura gótica genera y expresa las peculiaridades estructurales y ornamentales de este estilo. Los luminosos ventanales cubiertos de vidrieras que ilustran la historia sagrada y los grandes rosetones que decoran la fachada, las paredes y el ábside, se abren en unos muros que han dejado de cumplir funciones portantes. La estabilidad del edificio se fundamenta en un esqueleto de altos pilares formados y un método de compensación de empujes laterales en el que los arbotantes y los contrafuertes desempeñan un papel básico.

El propósito prioritario de la organización exterior de la catedral gótica, con sus arbotantes y pináculos, fue igualar el peso de las bóvedas. La fachada occidental o de los pies de la iglesia, por otro lado, pretende hacer un efecto de desmaterialización del muro a través de ricos recursos plásticos. La peculiar fachada destacada gótica se organiza en tres cuerpos horizontales y tres secciones verticales o calles, donde se abren las tres portadas que se corresponden con las naves del interior. Las dos torres laterales forman parte del cuerpo de la fachada y se completan asiduamente por agujas o chapiteles. Por último, el gran rosetón sobre la portada central supone un magnífico centro para la totalidad de la agrupación.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados