imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Fotografía documental en el reportaje fotográfico

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Fotografía documental

Toda la fotografía es, en cierto modo, un reportaje, puesto que capta la imagen que perciben el objetivo de la cámara y el ojo humano. Los primeros investigadores se limitaron a registrar lo que veían, sin embargo en la década de 1960 se dividieron entre aquellos fotógrafos que seguían usando su cámara para aprehender imágenes sin ninguna tentativa y los que decidieron que la fotografía era una nueva forma de arte visual. La fotografía combina el uso de la imagen como documento y como revelación; subgénero que se conoce con el nombre de fotografía social.

El fotógrafo británico Roger Fenton consiguió algunas de las iniciales fotografías que exhibieron con crudeza el conflicto bélico de Crimea al público británico. Mathew B. Brady, Alexander Gardner y Timothy O’Sullivan documentaron la triste realidad del conflicto bélico de Secesión. Posteriormente a la contienda, Gardner y O’Sullivan fotografiaron el Oeste de Estados Unidos unido de Carleton E. Watkins, Eadweard Muybridge, William Henry Jackson y Edward Sheriff Curtis. Las claras y detalladas fotos de estos artistas exhibieron una imagen imborrable de la naturaleza salvaje.

México se transformó en el punto de mira de fotógrafos franceses y americanas, debido a las relaciones políticas y de cercanía con sus respectivos países, y al redescubrimiento de las civilizaciones azteca y maya. El francés Désiré Charnay desarrolló atrayentes fotografías de las miserias mayas en 1857, además de dejar un detallado relato de sus hallazgos arqueológicos y experiencias.

El oficio de los fotógrafos británicos del siglo XIX encierra vistas de otros enclaves y de tierras exóticas. Cubrieron distancias fascinantes cargados con el pesado conjunto de la actualidad para aprehender escenas y personas. En 1860, Francis Bedford fotografió el Oriente Próximo. Su compatriota Samuel Bourne tomó unas 900 fotos del Himalaya en tres viajes desarrollados entre 1863 y 1866, y en 1860 Francis Frith trabajó en Egipto. Las fotos de este último sobre enclaves y monumentos, muchos de los cuales están hoy derribados o dispersos, constituyen un revelación útil aún para los arqueólogos.

Las fotos estereoscópicas que obtuvieron estos fotógrafos viajeros, con cámaras de doble propósito, supusieron una forma popular de entretenimiento casero en el siglo XIX, en el momento en que puestas sobre un soporte especial podían verse en tres dimensiones.

Con la producción de la plancha negativa seca por Charles Bennett en 1878, el oficio de los fotógrafos viajeros fue mucho menos arduo. En lugar de tener que demostrar la plancha en el momento, aún húmeda, el fotógrafo podía guardarla y demostrarla después en cualquier otro lugar.

En años recientes se ha recomenzado el interés por estas fotografías y han sido el tema de varias exposiciones y obras escritas.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados