imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Escultura en el siglo XX

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Mademoiselle Pogany escultura siglo XX

De la misma forma que los pintores, los escultores de comienzos del siglo XX estuvieron influidos por el arte primitivo, como se evidencia en las iniciales obras de Constantin Brancusi y Henry Moore. Brancusi simplificó las formas hasta el límite en El recién nacido (1915, Colección Arensberg, Museo de Arte de Filadelfia), que forma parte de una serie de obras inspiradas en formas ovoides, cuyas curvas evocan los ritmos del cuerpo humano sólo rotos por los bordes afilados y el extremo cortado.

Brancusi combinó la sutileza expresiva con una habilidad inigualable para conocer la belleza intrínseca de los materiales, ya fueran madera, piedra o metal. El británico Moore igualmente explotó la textura de los materiales, desarrollando obras curvilíneas de gran delicadeza y monumentalidad. Inspirándose en la escultura prehispánica, acogió como tema se reiterado la figura femenina reclinada (véase Arte y arquitectura precolombinas).

Principales escultores del siglo XX

Algunos escultores de las iniciales décadas del siglo XX compartieron los postulados del cubismo y otras vanguardias. Entre ellos sobresalieron Alexander Archipenko, Raymond Duchamp-Villon y Jacques Lipchitz, debido especialmente a sus representaciones de la figura humana a través de los rasos geométricos. El español Julio González destacó por sus estructuras de hierro soldado, delgadas construcciones de varillas y barras de hierro conectadas por arcos de metal que explican la forma como espacio vacío. En 1930, González ayudó a Picasso a cimentar esculturas soldadas, por lo que se ha indicado una influencia de Picasso, que igualmente desarrolló atrayentes esculturas, sobre la obra de su amigo. En la misma línea expresiva cabe destacar al escultor Pablo Gargallo. En Rusia, los constructivistas edificaron sobre el espacio vacío, en lugar de tallar la masa escultórica. Los destacados artistas fueron Vladimir Tatlin, célebre por su propuesta de Monumento a la III Internacional (1919, maqueta, Museos Estatales Rusos, San Petersburgo), Alexander Rodchenko y El Lissitzky, quien divulgó las teorías constructivistas por Europa occidental en la década de 1920. Las obras de los hermanos Naum Gabo y Antón Pevsner ejercieron una gran influencia en el arte abstracto americano, así como las del artista húngaro László Moholy-Nagy.

El dadaísta Marcel Duchamp hizo su primera escultura móvil en 1913, al montar una rueda de bicicleta sobre un taburete, sin embargo el nombre de móviles se adaptaría después a las esculturas articuladas de Alexander Calder. Menospreciando las formas y técnicas escultóricas convencionales, Duchamp inició, en la segunda década del siglo XX, a juntar objetos ordinarios para sus ready-mades, como portabotellas, palas de nieve o una percha para colgar abrigos. Por la misma fecha, otros escultores como Picasso, Ernst y Man Ray igualmente comenzaron a integrar objetos de deshecho a sus obras, que adoptarían trazos extraños y surreales, como se observa en Regalo (1921), de Man Ray (una plancha con una hilera de uñas saliendo de su base). Pero, no todos los escultores surrealistas utilizaron objetos ordinarios; Arp creó abstractas fantasías orgánicas que simbolizaban la vida y el crecimiento, y Alberto Giacometti desarrolló sus características figuras alargadas que expresan el aislamiento del individuo coetáneo. Los principios abstractos y geométricos del neoplasticismo fueron juntados por Calder, cuyas iniciales construcciones abstractas de cobre y el uso de colores puros primarios en sus móviles exhiben la herencia de Mondrian. Otros escultores igualmente produjeron obras siguiendo las corrientes abstractas de las vanguardias históricas, como el nipón-americano Isamu Noguchi, el inglés Anthony Caro y los españoles Jorge Oteiza y Eduardo Chillida.

Últimas tendencias de la escultura contemporánea

Mientras que cierto número de escultores coetáneos se han mantenido devotos a la estética de los movimientos de comienzos de siglo, otros han explorado nuevas direcciones. La definición de escultura se ha extendido hasta incluir un amplio espectro de expresiones hacetivas, materiales y técnicas. Los minimalistas Robert Morris, Sol LeWitt, Donald Judd y Dan Flavin destacan por la sencillez geométrica y la reiteración modular a gran escala, y Richard Serra por sus monumentales instalaciones con planchas de metal. En el campo de los earthworks (intervenciones en la propia naturaleza) destacan las figuras de Robert Smithson, Michael Heizer, Jan Dibbets, Walter de Maria o Denis Oppenheim. Otras corrientes, como el videoarte, los happenings, el arte povera, se cuentan entre las expresiones artísticas de las últimas décadas. Volviendo a la escultura, las simpáticas estatuillas de Claes Oldenburg se asocian con el Pop Art, al igual que las figuras en escayola a tamaño natural de Georges Segal. El germánico Joseph Beuys usó materiales de los happenings, electrónicos y tecnológicos, y al mismo tiempo otros convencionales como la madera, la grasa y el fieltro. Con ellos elaboró una obra de carácter conceptual dota de una fuerte personalidad. A mediados de la década de 1980, especialmente en la obra de Joël Shapiro y otros, la figura humana vuelve a surgir en la escultura dentro de la tendencia conocida como posmodernismo.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados