imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

El Renacimiento en Francia y Alemania

4,00 DE 1 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Arte Renacimiento Durero

Los franceses fueron reacios a admitir las innovaciones que se habían producido en el arte en Italia, aunque durante el siglo XVI fueron definitivamente adoptadas en Francia, como consecuencia de la presencia de muchos artistas italianos en la corte de Francisco I. Leonardo da Vinci viajó a Francia en 1516 a solicitud del propio monarca, sin embargo debido a su avanzada edad, falleció antes de que pudiera realizar obras de relevancia. La obra del palacio de Fontainebleau se transformó en el punto central del arte renacentista francés.

A su vez, la pintura en Alemania tuvo una ilustre tradición durante el renacimiento, gracias a varias personalidades artísticas que dominaron el ámbito. El arte germánico estuvo muy relacionado al pasado gótico, sin embargo muchos de sus artistas fueron aptos de fundir la herencia medieval con los nuevos hallazgos. Konrad Witz fue uno de ellos. Parte del gran altar El milagro de los peces, igualmente conocido como Cristo andando sobre las aguas (1441, Museo de Arte e Historia, Ginebra), evidencia un paisaje real con referencias específicas a elementos del paisaje suizo de los Alpes y que expresan la conciencia de Witz en relación a la aceptación de los progresos artísticos italianos. Los artistas alemanes encabezaron el avance del arte del grabado, como lo revelan las publicaciones de libros, que en este periodo florecieron por todas partes.

Alberto Durero, un veterano pintor y grabador, introdujo en Alemania, prácticamente sin ayuda, la corriente del arte renacentista. Niño prodigio, se formó inicialmente como orfebre sin embargo pronto se fijó en su ciudad natal de Nuremberg como pintor y grabador. Sus admiradas series de grabados, las tres versiones de la pasión y de la vida de la Virgen, difundieron su estilo a través de toda Europa. Se había instruido en la perspectiva y comprendía la ciencia en toda su complejidad. Durero visitó Italia en dos ocasiones, la primera en el año 1494, y de nuevo desde 1505 hasta 1507. Se le asoció con los círculos humanistas y filosóficos y desarrolló grabados sobre asuntos alegóricos o clásicos, así como sobre asuntos religiosos. Durero desarrolló muchos viajes durante toda su vida; durante un célebre trayecto por Flandes y los Países Bajos entre 1520 y 1521, desarrolló un diario ilustrado, que aún se conserva. Al igual que muchos artistas de su fase, Durero se sintió atraído por el pensamiento teórico y escribió los Vier Bücher von menschlicher Proportion (cuatro libros sobre las proporciones humanas, divulgado póstumamente en 1528). Ningún artista de su fase tuvo una imaginación tan fértil, como lo prueban los grabados de El caballero, la Muerte y el Diablo (1513) y el de La melancolía (1514). El gran humanista del norte de Europa Erasmo de Rotterdam (de quien Durero desarrolló un grabado) le puso el apodo de ‘el Apeles de las líneas negras’ en referencia al célebre pintor griego del siglo IV a. C. Las pinturas de Durero se encontraban a menudo repletas de imágenes ricas en detalles y extremadamente coloreadas; un ejemplo lo constituye la Adoración de la Trinidad (1508-1511, Kunsthistorische Museum, Viena). Los autorretratos predominan en su obra. Una de sus últimas es Los cuatro apóstoles (c. 1526, Alte Pinakothek) pintada en un doble panel; presenta la grandeza simplificada del estilo italiano, combinado con una intensidad de expresión característica del arte del norte de los Alpes.

Mientras Durero fue un consumado hombre moderno, enterado con las nuevas formas e ideas que halló en Italia, Matthias Grünewald, su coetáneo, desarrolló una de las obras más atrayentes de su fase, el Retablo del altar de Isenheim (c. 1512-1515, Museo de Unterlinden, Colmar), un grande políptico con dos estratos pintados que se repliegan hacia el lugar sagrado. La escena destacado de estos laterales, la crucifixión, es una constitución severa, con el cuerpo de Cristo desfallecido, casi como un difunto, observado por la Virgen María de luto, san Juan Evangelista, san Juan Bautista como testimonio y María Magdalena, todos atormentados por el dolor y ubicados en un paisaje completamente árido. Esta evocadora y único obra de Grünevald se puede encuadrar dentro del estilo manierista.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados