imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

El barroco en la arquitectura colonial

0 DE 0 VOTOS
EscuelapediaEscuelapedia

compañia de cuzco barroco

Podría decirse que el barroco recibió mayor significación en América que en la propia península Ibérica. El barroco en Hispanoamérica es básicamente ornamental. Se aplica un lenguaje decorativo a esquemas constructivos y estructurales incambiados desde los comienzos de la arquitectura hispanoamericana. México y Perú son quizá los dos grandes focos donde con más intensidad iba a encontrar eco el nuevo estilo así entendido.

El barroco en México

Uno de los aspectos característicos del barroco mexicano es el manejo privilegiado de materiales, como la piedra de diferentes colores (Zacatecas, Oaxaca, México) y el yeso, para hacer ricas policromías tanto en el interior de los templos como en las fachadas. Por otra parte, van a alcanzar especial desarrollo elementos como la cúpula, presente en casi todos los templos, elevada sobre un tambor en términos generales octogonal y recubierta con gran riqueza ornamental, y las torres, que se alzarán esbeltas y osadas allí donde los temblores de tierra lo permitan.

El siglo XVII será el de las iglesias conventuales y monasterios, construidos conforme el esquema hispánico de nave única con fachada lateral siguiendo la dirección de la calle y con un ancho atrio. El siglo XVIII arranca con la construcción de la basílica de Guadalupe (1695-1709), emparentada en planta con la del Pilar de Zaragoza: cúpula central, cuatro cúpulas menores y torres en los ángulos. En la iglesia jesuítica de la Profesa (1714-1720) se observa la reiteración de maneras poligonales lejos de los trazos curvos del barroco europeo. La construcción más importante es quizá la iglesia del Sagrario, con su impresionante fachada retablo construida en 1749 por Lorenzo Rodríguez. Es una planta en cruz griega, cúpula central con cuatro menor y novedosa en el tratamiento decorativo exterior, con imputada ornamentación central al modo de un tapiz tallado en piedra de Chiluca y envuelta de muros de tezontle rojo recortados en formas mixtilíneas. Este modelo, muy imitado en iglesias ulteriores, será reemplazado a finales de siglo por el de la capilla del Pocito, desarrollada por Antonio Guerrero y Torres, con planta de trazos curvos y brillante cromatismo exterior.

Puebla es uno de los grandes centros de exaltación de la policromía, con empleo de azulejos de colores, cerámicas vidriadas y notorios trabajos de yeserías. Son ejemplos punteros la iglesia de San Francisco de Acatepec, o el interior de la capilla del Rosario de la iglesia de Santo Domingo. La grandiosa fachada del santuario de Ocotlán, construido en Tlaxcala a comienzos del siglo XVIII, es un impresionante retablo monumental encasillado entre sendas torres con un cuerpo superior de inconfundible silueta barroca. Otra de las fachadas más importantes del barroco mexicano la encontramos en la catedral de Oaxaca, donde igualmente es atrayente la iglesia de la Soledad, en la que la ornamentación cubre incluso los contrafuertes que jalonan la portada. De mediados de siglo son ejemplos atrayentes la iglesia de la Compañía de Jesús, en Guanajuato, o la iglesia de San Sebastián y Santa Prisca, en Taxco, una de las gemas del barroco hispanoamericano. El punto terminante de la exuberancia decorativa lo encontramos en la fachada de la catedral de Zacatecas, un imponente tapiz ornamental, muestra del arte barroco de influencia indígena.

Dentro de la arquitectura civil mexicana, el hogar barroco suele ser de dos plantas, patio en términos generales enclaustrado en tres lados y gran repertorio formal y decorativo en las fachadas. Encontramos ejemplos atrayentes de casas señoriales en la ciudad de México, Querétaro, Puebla y Guadalajara.

El barroco en Perú

En Perú se observan distinciones entre la zona litoral y la andina, conforme peculiaridades del clima y materiales. El adobe y los materiales ligeros corresponden a la costa, donde se usan estructuras ligeras de adobe o ladrillo, con bóvedas y cúpulas de quincha (entramado de cañas y barro). La piedra, por el contrario, será el material básico en la zona de la sierra. El barroco peruano es, pese a estas distinciones, básicamente decorativo.

Los tres grandes centros de fama serán Lima, Cuzco y Arequipa. En Lima, el portal del Perdón de la catedral (1626-1636) marca el punto de arranque de un estilo que se consolida en el convento de San Francisco, construcción caracterizada por la gran unidad de estilo y por el surgimiento de elementos que harán escuela en el barroco limeño, como la hornacina sobre columnillas que apoyan en ménsulas, claraboya en el ático sobre la portada y las dobles arcadas del claustro. En el siglo XVIII se consolida el tipo de iglesia de nave única, bóveda de cañón y cúpula en quincha, así como el empleo de almohadillados y la columna salomónica. Muestra de lo anterior es el convento de San Agustín (1720). La hogar de los marqueses de Torre Tagle, con su hermosa portada, balconadas de madera y patio con dobles arcos conopiales y mixtilíneos, es uno de los ejemplos más significativos de arquitectura civil del barroco limeño.

En Cuzco las construcciones se amoldan más al condicionante de los temblores de tierra en la zona. Son edificaciones más sólidas y robustas que escapan de la altura. Las más representativas pueden ser el convento de la Merced, con su claustro, construido en 1663, de gran virtuosismo escultórico en piedra, y la iglesia de la Compañía de Jesús (1651-1668), nave con capillas poco penetrantes, crucero y cúpula, y fachada retablo de gran repertorio decorativo. La iglesia de la Compañía en Arequipa es atrayente por la ornamentación en relieve característica configurando el gran tapiz que cubre la fachada. Cajamarca, uno de los más importantes enclaves barrocos del siglo XVIII, destaca por sus fachadas retablo de imputados claroscuros, almohadillados y empleo de columnas salomónicas. Las construcciones más significadas, la catedral, la iglesia de San Antonio de Padua y la iglesia del hospital de Belén, quedaron inconclusas.

El resto de América Latina

En América Central las construcciones son igualmente edificios intensivos, resistentes a temblores, con torres robustas y de baja altura, y en los que son frecuentes los artesonados mudéjares. Son ejemplos barrocos atrayentes el convento de la Merced en Antigua Guatemala (Guatemala) o la fachada retablo de la catedral de Tegucigalpa (Honduras). La sobriedad decorativa es igualmente característica del barroco del siglo XVIII en Cuba, como la antigua iglesia del convento de San Francisco, la fachada de la catedral de La Habana, sobre el antiguo templo de la Compañía, o las cubiertas mudéjares de la iglesia de Santo Domingo de Guanabacoa.

Semejantes peculiaridades encontramos en Venezuela y Colombia, donde los alardes decorativos se reservan para el interior de los templos. En Ecuador prevalecen las formas mudéjares e italianizantes, como observamos en la iglesia de la Compañía en Quito, cuya fachada, con sus columnas salomónicas, hornacinas y imputadas cornisas, es una de las obras maestras del barroco hispanoamericano del siglo XVIII. En Bolivia destaca la catedral de Sucre, del siglo XVII, y la portada de la iglesia de San Lorenzo en Potosí, del XVIII, con su ornamentación planiforme característica de influencia peruana. La catedral de Potosí igualmente se encuentra en el conjunto de las grandes catedrales hispanoamericanas. Del sobrio barroco chileno y argentino del siglo XVIII destacan, como templos más característicos, la iglesia de Santo Domingo, en Santiago de Chile, y la iglesia de San Ignacio, en Buenos Aires.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados