Saltar al contenido

Cómo las traiciones influyeron en el rumbo de la Historia

traiciones historia

La Historia está llena de casos de personas muy creíbles que han demostrado ser capaces de delatar y socavar a los mejores amigos y a su patria. Conozcamos la sórdida – y ambigua – saga de traiciones.

La traición es un concepto extraordinariamente ambiguo, que se utilizó – y sigue siendo utilizado – para luchar contra los enemigos políticos y también para justificar fracasos.

La traición en la Historia

La traición es uno de los capítulos más oscuros – y sabrosos – de la historia occidental. La Biblia misma menciona varios casos, ninguno tan peculiar como el señalado de la familia. El hijo mayor de Adán y Eva, Caín estaba celoso de la predilección de Dios por su hermano menor. Abel lo llevó a un campo desierto, donde lo mató. En la traición, se entiende: ‘La sangre de tu hermano clama desde el suelo. Ahora estás maldito y la tierra, que abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano’, ordenó Yahvé al asesino. ‘En la cultura de Occidente no existe delito más grave que el de defraudar la confianza adquirida’, afirma José Manuel Lechado, en Traidores que Cambiaron La Historia. Pero, bajo perspectivas distintas, ciertos personajes desleales pueden ser héroes. ‘En la visión de los ingleses, George Washington (protagonista de la independencia americana), fue un gran traidor’, señala Lechado.

La palabra ‘traición’, mucho más allá de la infidelidad conyugal, cambió de dirección con el tiempo. “’oy en día es sobre todo un crimen contra el Estado. Pero no fue siempre el caso’, dijo Alan Orr en La traición y el Estado. En la antigüedad, traicionar era actuar contra los dioses. Fue el pecado que cometió, en la visión de sus súbditos, el faraón Akenatón. En el siglo XIV a.C., Akenatón abolió la antigua religión egipcia y su panteón para determinar la adoración monoteísta a Atón y proclamarse su único representante. En la Batalla de las Termópilas (480 a.C.), entre espartanos y persas, el griego Efialto entregó a los enemigos el secreto de un estrecho paso entre las montañas, hasta la retaguardia griega. Por su traición, visto como un insulto directo al dios de la guerra, Ares, sobre Efialto recayó una maldición.

Traicionar comenzó a ganar estatus laico y legal en la antigua Roma. Según el historiador de derecho Simon Hirsch, los romanos inventaron el concepto de crimen maiestatis (lesa majestad) a los actos contra la soberanía del Estado, que incluía excentricidades como la destrucción de la estatua del emperador.

En Europa, durante la Edad Media, el concepto llegó a referirse al atentado contra la vida del señor feudal, del rey o del papa. Pero, ¿y si un rey fuera insurgente contra el papa? ¿Eso sería traición? ¿Y el barón que se rebelase contra el monarca? En el siglo XIII, la opinión dominante entre los juristas era la de que, en ambos casos, la quiebra de jerarquía configuraba el delito. En el imaginario del aldeano medio, sin embargo, no había infame que Judas Iscariote. Con un beso, entregó a Jesús por 30 monedas de oro. El cristianismo transformó la traición en pecado muy grave. Pero el acto del apóstol tardó en propagarse. Hasta los años 60 del siglo I, diferentes memorias parecen sugerir, en su conjunto, que los cristianos no conocían el tema de la traición de Jesús. La traición de Judas no se hizo conocida hasta el siglo IV.

Juanita Castro y la traición a sus hermanos

Uno de los episodios mejor guardados de la Revolución Cubana tenía involucrada una traición familiar. Y sólo salió a la luz en octubre, cuando Juanita Castro lanzó el libro de memorias Fidel y Raíl, mis Hermanos. La Historia Secreta, co-escrita con la periodista María Antonieta Collins. Quinta de siete hijos de Ángel Castro y Lina Ruz González, Juanita traicionó a sus hermanos trabajando para la CIA entre 1961 y 1964, en plena Habana. ‘Fue una relación estrecha con el archienemigo de Castro’, dice la periodista sobre la informante de 76 años, que vive en el exilio desde hace 45 años, primero en México y luego los Estados Unidos. Durante este período, ella nunca habló con los hermanos.

La historia muestra que en las traiciones abundan ambigüedades. Para Juanita Castro, los verdaderos traidores eran sus hermanos. Revolucionaria devota, responsable de la construcción de clínicas y hospitales en Cuba, estaba decepcionada con Fidel y Raúl, cuando comenzaron las detenciones, los tiroteos y la confiscación de bienes. En ese momento ella tenía estrechos vínculos con el entonces embajador de Brasil en La Habana, Vasco Leitao da Cunha, y su esposa, Virginia. La pareja ofreció asilo a muchos rebeldes durante la dictadura de Fulgencio Batista. Incluyendo a Juanita, en 1958. Tres años más tarde, Virginia buscó la hermana de Fidel – ya desencantada con la revolución – para que pudiera cumplir con los amigos. Estos amigos eran de la CIA. Juanita aceptó pasar informaciones, siempre que nada fuese usado en los intentos de asesinato a El Comandante. En 1964, tras la muerte de su madre, Raúl le consiguió un visado para ir a México. Allí, Juanita rompió formalmente con los hermanos.

Aceite hervido y veneno

Fue en la Inglaterra de Enrique VIII que la traición ganó su significado moderno del crimen contra el Estado. El tema es especialmente estimado para los ingleses, que utilizan tres palabras para designar la traición: treason, de uso jurídico, y treachery y betrayal, de uso común. El concepto legal moderno nació de las formulaciones juristas de las eras Tudor (siglo XVI) y Stuart (siglo XVII). Todavía no había separación clara entre el Estado y el monarca, pero la nueva concepción ya era diferente de la medieval. El crimen contra el Estado (que incluía el rey y altos cargos eclesiásticos) era llamado de Alta Traición (High Treason). En 1530, un cocinero condenado por intentar al obispo Rochestar fue lanzado en una plancha de aceite hirviendo. Los reyes usaban la misma regla para neutralizar a sus enemigos. Dicha práctica dio lugar a varias condenas irregulares, tales como Ana Bolena, segunda esposa de Enrique VIII en 1536. También hubo una ‘traición menor’ (Petty Treason), que incluía, entre otros delitos, las mujeres que matasen a sus maridos. Esta ley sólo fue abolida en 1828.

El método más eficaz para deshacerse de personas no deseadas era el veneno. Sólo en París había alrededor de 30 000 ‘expertos’ que ofrecían sus servicios por encomienda. Envenenado, Sir Thomas Overbury fue víctima del caso más deslumbrante de alta traición en 1613, contra el rey James I, de la Casa Estuardo. Era sólo un truco de Lady Frances Howard. Deseando casarse con el conde de Rochester, Robert Carr, sufrió la oposición rotunda de Overbury, un amigo cercano de él. Convenció al rey a tomar una posición para la desafección bien lejos de allí – en Rusia. Desesperado, Thomas rechazó ‘promoción’. La señora se convenció a James I deI que la negativa del noble fue motivada por una conspiración. Paranoico, el rey envió bloqueo Overbury la Torre de Londres. Fue encontrado muerto el 15 de septiembre de 1613. Y Frances se casó por fin el conde.

Conde Ugolino della Gherardesca

Miembro del partido Gibelino, aliado al emperador, el Conde Ugolino della Gherardesca gobernó Pisa en el siglo XIII. El partido rival, el Guelfo, dominaba Génova y Florencia. Acusado por el arzobispo Ubaldini de adherir a los güelfos, Ugolino terminó destituido. Ambos aparecen como traidores en la Divina Comedia.

María Estuardo

Pretendiente católica al trono inglés, Mary – cariñosamente llamada de ‘reina de Escocia’ (tierra de Stuart) – fue encarcelada por orden de la reina Isabel I, que temía un complot de los católicos en contra de ella, anglicana. Después de 19 años de prisión, María Estuardo fue ejecutada por alta traición en 1587.

Joaquim Silverio dos Reis

En 1789, entregó a los inconfidentes mineros para tener sus deudas con la corona portuguesa extinguidas. Su amigo Tiradentes acabó ahorcado y descuartizado. Después, Silverio ganó una pensión vitalicia de Portugal e incluso fue recibido por Don Juan.

Charles Maurice de Talleyrand-Périgord

Ministro de Relaciones Exteriores de Napoleón, dijo que ‘la traición era una cuestión de fechas’. Se volvió agente de Rusia y entregó secretos del imperio francés a los austríacos. En 1815, organizó la deposición de Napoleón y el regreso de la monarquía.

Jin Bihui

Conocida como ‘Mata Hari del Este’, la manchú era espía de Japón en la corte del último emperador de China, Pu Yi. Hermosa e inteligente, era amante del principal asesor militar del emperador. Le gustaba usar ropa de hombre. Según una versión, ella sufrió abuso sexual en la infancia. Fue ejecutada como traidora por el gobierno nacionalista chino en 1948.

Heinrich Himmler

El jefe de la SS abandonó Hitler y negoció una rendición de Alemania con los EE.UU. y Gran Bretaña cuando vio que el nazismo tenía los días contados. Hitler, al descubrir la traición, se puso furioso. Himmler terminó arrestado por el ejército británico en mayo de 1945. A continuación, se suicidó.

Augusto Pinochet

El general Augusto José Ramón Pinochet Ugarte (1915-2006) fue el Jefe del Ejército de Chile a fines del gobierno socialista de Salvador Allende. Cuando Pinochet orquestó el golpe del 11 de septiembre de 1973, Allende se sorprendió: le consideraba un buen amigo. Allende se suicidó y el general trajo una sangrienta dictadura militar que duraría hasta 1990.

Tommaso Buscetta

Tommaso Buscetta fue un miembro importante de la Cosa Nostra y se hizo rico con el tráfico de drogas en Brasil. Detenido en 1984 y deportado a Italia, hizo un trato con los tribunales locales, perjudicando a la mafia. Fue el primero en romper el código de silencio de la organización. Murió en 2000 en Nueva York, libre, pero muchos de sus familiares fueron asesinados por causa de la traición.

Colaboración inolvidable con los nazis

La cooperación con los nazis es un capítulo de la Segunda Guerra Mundial que a muchos franceses les gustaría borrar. En 1940, el norte del país fue ocupado por el ejército de Hitler. Para mantener a la nación funcionando, tomó el poder un gobierno títere en Vichy, dirigido por el mariscal Philippe Pétain. Uno de los colaboradores más notorios fue Pierre Laval. Como ministro de Relaciones Exteriores, autorizó la deportación de 15.000 judíos. En 1945, fue declarado culpable de alta traición y fusilado.

Otros que simpatizaron con el invasor, siquiera fuesen indirectos, tales como Coco Chanel, se enfrentaron al ‘juicio moral’ de los compatriotas. La diseñadora era amante del espía Hans Gunther von Dincklage. Gracias a él, podía mantener su apartamento en un hotel de París. No se sabe cuántos secretos de espionaje conocía, pero, al final de la guerra, salió de París y se refugió en Suiza, donde permaneció hasta 1954. Fue entonces cuando creó el glamuroso término Chanel. Y el éxito ofuscó la mancha de guerra.

En Inglaterra, el oficial del ejército William Joyce fue condenado a la horca por hacer propaganda nazi en la radio. Conocido como Lord Haw Haw, transmitió desde Berlín a las Islas Británicas, exaltaciones al Führer.

image_pdfimage_print

Escribe el primer comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más contenidos

Síguenos en Facebook