imagen Conciencia humana

#Conciencia humana

Discusiones sobre ética, moral ecología y tolerancia

¿Cómo era un campo de exterminio?

0 DE 0 VOTOS
EscuelapediaEscuelapedia

Cómo era un campo de exterminio

Los campos de concentración fueron una verdadera fábrica de la muerte, montada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial para promover la aniquilación en masa de personas indeseables en Alemania y en los territorios invadidos. La función básica de estos lugares fue el asesinato en masa de judíos y otros grupos considerados ‘antisociales’ – gitanos, disidentes políticos, prisioneros de guerra, homosexuales, discapacitados físicos y psíquicos, vagabundos y mendigos. Se sabe que el asesinato en masa de judíos comenzó en 1941. La muerte era siempre por gas venenoso.

En Chelmno, el primero de los campos de exterminio, había furgones adaptados donde el monóxido de carbono de salida entraba en el interior del vehículo y mataba a sus ocupantes. Casi todos los campos de exterminio fueron construidos en Polonia. El mayor de ellos fue el de Auschwitz, iniciado en 1940 en una zona rural en el sur. Ocupando una superficie de 40 km2, Auschwitz fue un campo de concentración mixto – que servía de prisión para los enemigos de los nazis –, campo de trabajo esclavo y campo de exterminio. El total de números muertos en esos lugares es incierto, pero puede haber llegado a 3,8 millones de personas, 1,1 millón en Auschwitz. Los asesinatos colectivos solo terminaron con la derrocada alemana, en 1945. Se calcula que el 80% de las personas implicadas en esos crímenes se libraron de cualquier castigo legal.

Arquitectura de la destrucción

TERMINAL DE MUERTE

La estación de tren era la puerta de entrada a Auschwitz, una mezcla del campo de concentración, de exterminio y trabajo forzado. Los pasajeros llegaban en vagones de carga, excesivamente cargados, sin agua, ni comida y en condiciones precarias de higiene – un cubo en cada vagón servía de letrina.

MUERTOS VIVOS

Después de desembarcar, los prisioneros tenían sus bienes confiscados y eran examinados por los médicos. Los más fuertes iban para la zona de trabajo esclavo. Pero entre 70% y 75% de los recién llegados que fueron mandados directos para la muerte en las cámaras de gas.

CASA DE LA DESESPERACIÓN

La mayoría de los prisioneros de Auschwitz fue uno de los 300 edificios de vivienda del complejo. Infestados de ratas y gusanos, estos ambientes congestionados y sin agua corriente abrigaban hasta mil presos cada uno, que dormían de lado para caber en camas colectivas de madera para diez personas.

DE VUELTA AL POLVO

Después de la asfixia, los cuerpos de los muertos seguían para la cremación en hornos. El humo de la quema dejaba el complejo con un olor de carne quemada, mientras las cenizas eran pulverizadas o usadas en plantaciones. Se estima que 4.700 personas pudieron ser cremadas por día en Auschwitz.

GAS MORTAL

La muerte sucedía en cuatro cámaras de gas subterráneas – las víctimas eran enviadas allí con la excusa de que tomarían un baño desinfectante.

COLECCIÓN DE BIENES PERSONALES

Un área adyacente al campo principal de Auschwitz era un almacén donde se guardaban sus bienes confiscados a los presos – zapatos, ropa, joyas, dinero en efectivo, vasos o cualquier cosa de valor. La mayoría de estas cosas se enviaban a los nazis en Alemania

MEDICINA MACABRA

Varios tipos de atrocidades médicas rodaron en Auschwitz. Los prisioneros fueron infectados con enfermedades contagiosas, las mujeres embarazadas tenían el útero destruido, los niños recibieron productos químicos en los ojos (aparentemente para cambiar su color) y los cadáveres eran disecados para pruebas genéticas.

CONTRA EL MURO

En los barracones conocidos como ‘bloque de la muerte’ quedaban detenidas las personas que perturbasen el orden en Auschwitz. Allí dentro, los prisioneros eran torturados y sometidos a juicios sumarios. Después, eran fusilados en el muro de ejecución, una pared cerca de los barracones.

FUNERAL ROBADO

Cuando todas las víctimas habían muerto, algunos de los propios prisioneros entraban en la cámara usando ropas especiales para retirar los cuerpos. A continuación, se usaban sopletes para fundir el olor de las obturaciones de dientes de los muertos, produciendo de 5 a 10 kilos del metal por día.

Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados