imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Características e inicio del barroco

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

El barroco historia

Entre las características generales del arte barroco están su sentido del movimiento, la energía y la tirantez. Fuertes contrastes de luces y sombras realzan los efectos escenográficos de muchos cuadros, esculturas y obras arquitectónicas. Una penetrante espiritualidad aparece con frecuencia en las escenas de éxtasis, martirios y apariciones milagrosas. La insinuación de monumentales espacios es habitual en la pintura y escultura barrocas; tanto en el renacimiento como en el barroco, los pintores pretendieron siempre en sus obras la representación apropiada del espacio y la perspectiva.

El naturalismo es otra característica fundamental del arte barroco; las figuras no se representan en los cuadros como simples estereotipos sino de manera individualizada, con su personalidad propia. Los artistas buscaban la representación de los sentimientos interiores, las pasiones y los temperamentos, magníficamente evidenciados en los caras de sus personajes. La intensidad e inmediatez, el individualismo y el detalle del arte barroco —manifestado en las representaciones realistas de la piel y las ropas— hicieron de él uno de los estilos más arraigados del arte occidental.

Primer barroco

Las raíces del barroco se localizan en el arte italiano, especialmente en la Roma de finales del siglo XVI. El anhelo universalista inspiró a varios artistas en su reacción contra el anticlasicismo manierista y su interés subjetivo por la distorsión, la asimetría, las extrañas yuxtaposiciones y el intenso colorido. Los dos artistas más destacados que encabezaron este primer barroco fueron Annibale Carracci y Caravaggio. El arte de Caravaggio recibió influencias del naturalismo humanista de Miguel Ángel y el pleno renacimiento. En sus cuadros aparecen a menudo personajes reales, sacados de la vida diaria, ocupados en actividades ordinarias, así como igualmente sublimadas escenas de tema mitológico y religioso.

La escuela de Carracci, por el contrario, intentó liberar al arte de su amaneramiento retornando a los fundamentos de claridad, monumentalidad y equilibrio propios del pleno renacimiento. Este barroco clasicista tuvo una destacada presencia a lo largo de todo el siglo XVII. Un tercer barroco, llamado alto barroco o pleno barroco, apareció en Roma en torno a 1630, y se juzga el estilo más característico del siglo XVII por su enérgico y exuberante dramatismo.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados