imagen Historia sumergida

#Historia sumergida

Momentos que hicieron historia

Batalla de Waterloo

0 DE 0 VOTOS
Ruben EspinozaRuben Espinoza

Batalla de Waterloo

La Batalla de Waterloo tuvo lugar el 18 de junio 1815.

Después de la huida de Elba, donde se había exiliado, Napoleón regresó a París triunfante, aclamado por el pueblo, por lo que Luis XVIII abdicaría y establecería un nuevo imperio con una duración de cien días. Con el mando de 124.000 hombres, partió rumbo a Bruselas, con el fin de recuperar los territorios que el Tratado de París había tomado, reduciendo Francia a lo que era en 1792, antes de las conquistas napoleónicas. Allí lo esperaba un ejército británico comandado por el duque de Wellington y otro comandado por el general prusiano Von Blücher en Ligny.

Napoleón logró disolver la comunicación entre prusianos y británicos y, el 15 de junio, un destacamento del ejército francés, a cuyo frente estaba el general Emmanuel de Grouchy, atacó a los prusianos por la derecha al este de Charleroi, obligando a su jefe, Von Blücher, a dirigirse a Ligny. Por la izquierda, quien atacó fue el mariscal Michel Ney, y por la frente, Napoleón, que debería atacar a los prusianos en Charleroi.

El plan tenía como objetivo unir a las tres fuerzas juntas en Bruselas. Napoleón, frente a unos 60.000 soldados, obligó a von Blücher a retroceder hacia Wavre, después de la batalla de Ligny. El general Ney fue a Bruselas para reunirse con Wellington, pero en Quatre Bras los franceses fueron repelidos hasta Frasnes. Wellington se retiró a Waterloo, siendo perseguido por el ala izquierda de las fuerzas francesas comandadas por Ney, a quien se unieron las tropas de Napoleón. El conflicto final ocurrió cerca de Waterloo el 18 de junio de 1815. Napoleón tenía más de 70.000 soldados, enfrentó el doble de los enemigos aliados. Wellington adivinó la estrategia de Napoleón y sus tropas atacaron, cuya caballería se dirigió a la parte oriental de La Haye Sainte, que fue repelida por la infantería británica. La artillería francesa abrió fuego contra el enemigo, que se escondió aprovechando la altura del terreno, por lo que los franceses creían que se habían retirado. Ney hizo avanzar su infantería, y esta fue prácticamente exterminada.

Aunque la Guardia Nacional hubiera tomado de La Haye Sainte, los británicos contenían su avance. Más adelante en el día, los franceses comprendieron la inminencia de la derrota y en un ataque desesperado trataron de ganar los británicos entre Hougoumont y La Haye Sainte, fracasando definitivamente.

La derrota de Waterloo acabó con Napoleón y su imperio, y significó el triunfo de las potencias aliadas después del Congreso de Viena, restaurando el antiguo régimen del absolutismo monárquico y desterrando toda idea liberal. Napoleón fue definitivamente expatriado en la isla de Santa Elena, en el medio del Océano Atlántico, entre América del Sur y África. La batalla de Waterloo abrió una época en que el orden mundial había cambiado hasta la llegada de la Segunda Guerra Mundial. Inglaterra sería la nación dominante gracias a su control ultramarino y a la indiscutible superioridad de su armada de guerra, convirtiéndose en la principal potencia económica del mundo.

La expansión de las ideas revolucionarias llevó a un cambio de mentalidad en la población europea, proporcionando el pináculo del nacionalismo y de la burguesía como nueva clase dominante.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados