imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Arte y arquitectura hispanomusulmanas en el periodo almorávide, almohade y nazarí

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Alhambra arte islam

A partir del siglo XI, se inaugura la segunda fase en el arte islámico con la presencia de pueblos bereberes (almohades y almorávides) en al-Andalus. El arte almorávide se caracteriza por un predominio de lo decorativo sobre lo constructivo, que se acoge al uso del ladrillo en columnas o pilares, así como arcos más complejos (polilobulados y mixtilíneos) y bóvedas más variadas como las esquifadas o de mocárabes, y la ornamentación de red de rombos o sebka. Corresponden a este periodo el mihrab de la mezquita de Almería.

La próximo invasión da principio al arte almohade, año 1153, que establece su capital en Sevilla hasta su derrota frente a los cristianos en la batalla de las Navas de Tolosa (1212). En esta fase prima lo constructivo tanto en las bóvedas como en los arcos y se desencandena la tipología de mezquitas en forma de T. De este modo mismo se edifican construcciones de tipo defensivo como las torres albarranas, (como la célebre torre del Oro) las alcazabas o La Kutubiyya, mezquita de Marrakech.

Finalmente, el arte hispanomusulmán termina en su fase Nazarí, reino de principio independiente desarrollado a raíz de la conquista de Granada en 1238. Arte en cierto modo ecléctico, se caracteriza por la profusa ornamentación pese a la indigencia de los materiales que emplean. Sus características destacadas son la columna de fuste cilíndrico con un capitel de dos cuerpos, el inferior decorado con cintas y el superior con ataurique. La refinada inscripción epigráfica que a veces decora sus cimacios sirve de base a los arcos angrelados y peraltados. Se enriquecen las cúpulas de mocárabes y se usan techumbres que complementan la rica ornamentación en uno de los máximos momentos de declive del arte hispanomusulmán.

Su edificio más emblemático es la Alhambra de Granada, que entiende toda una agrupación residencial amurallada. Sus orígenes se remontan a la alcazaba que mandó cimentar Muhammad I, el autor de la dinastía de los Nazaríes, quien abasteció de agua la colina y levantó la torre de la Vela y la del Homenaje. El palacio que se conserva hoy día fue construido por Yusuf I (1333-1354) —el salón del cetro y el patio de los Arrayanes en el espacio público— y por Muhammad V (1354-1391), que completó la zona privada. Destacan los baños, quizá de los más ricos encontrados en la península, y el patio de los Leones, donde destacan la sala de los Abencerrajes, la de Dos Hermanas y la de los Reyes. Los patios y los jardines, tanto el del Partal, que es el más próximo al palacio, como el del Generalife (la huerta excelsa) ubicado frente al palacio real llamado, resumen la esencia del concepto del jardín islámico ofreciendo una imagen de belleza sensorial incomparable. Véase Paisajismo: Oriente y el islam.

En las artes aplicadas, son estrambóticas las obras de seda granadina, la cerámica de reflejo metálico, las obras en taracea, así como las desarrolladas en cuero como cordobanes y guadamecíes, y que evidencian la indicada huella oriental.

La Alhambra, que en árabe significa ‘el castillo rojo’, es el único ejemplo de arquitectura musulmana medieval que ha ido íntegro hasta la actualidad. Está ubicado en lo alto de una colina desde la que se divisa la ciudad de Granada. En su interior se encuentra el bellísimo palacio real que pertenece a la fase Nazarí del arte hispanomusulmán.

El palacio de la Alhambra de Granada, residencia de varios soberanos Nazaríes, se constituye de un agrupación de construcciones reunidas de manera irregular en torno a un serie de patios. Entre las estancias más representativas destacan las posteriores: 1) entrada; 2) mexuar; 3) oratorio; 4) cuarto Dorado; 5) patio de los Arrayanes; 6) sala de la Barca; 7) salón de Comares; 8) patio de los Leones; 9) sala de los Abencerrajes; 10) sala de los Reyes; 11) sala de Dos Hermanas; 12) sala de los Ajimeces; 13) baños.

En torno al Patio de los Leones se agrupan los aposentos privados del palacio de la Alhambra en Granada (España). Es una de las zonas donde mejor se aprecia el carácter paradisiaco de la vida cortesana Nazarí. Su planta rectangular está surcada por pequeñas acequias que parten de la fuente marmórea que ocupa el centro del patio.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados