imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Arte Muromachi

0 DE 0 VOTOS
EscuelapediaEscuelapedia

Arte Muromachi

A lo largo del periodo Muromachi (1333-1568), denominado igualmente periodo Ashikaga por ser éste el nombre del clan militar gobernante, se operó un intenso cambio en la cultura japonesa. El clan se encargó del sogunado y restableción la sede del gobierno en la capital, en el distrito de Muromachi de Kioto, lo que significó el final de las tendencias conocidos de la etapa Kamakura y la integración de maneras culturales de expresión más aristocráticas y elitistas. El budismo Zen, la secta Ch’an, que conforme la tradición fue desarrollada en China en el siglo VI, se intercala en el Japón por segunda vez, y allí arraigó.

Pintura

Con las expediciones seglares y las misiones comerciales a China organizadas por los templos Zen, se incrementó en el Japón la importación de pinturas y objetos de arte chinos, que ejercieron una penetrante influencia sobre los artistas japoneses que trabajaban para los templos Zen y para el sogunado, no únicamente en lo relativo a los asuntos, sino en el uso del color, que sucedió de la brillantez del estilo Yamato-e a los tonos monocromos característicos de la escuela china. Un ejemplo tradicional de la pintura primitiva Muromachi es la obra del sacerdote-pintor Kao (activo a comienzos del siglo XV) en la que simboliza al mítico monje Kensu (Hsien-tzu en chino) en el momento de su iluminación. Este tipo de pintura se realizaba con pinceladas rápidas y un mínimo de detalles. La obra Un hombre cogiendo un pez-gato (principios del siglo XV, Taizo-in, Kioto), del sacerdote-pintor Josetsu (activo hacia 1400) marca un hito en la pintura Muromachi. Ilustra una paradoja Zen, o koan, e inicialmente se encontraba concebida para un biombo, sin embargo se ha vuelto a montar bajo la forma de rollo colgante, unido de inscripciones de personajes coetáneos, una de las cuales se refiere al cuadro como de “nuevo estilo”. Representa, en primer término, a un hombre a la orilla de un río, con una pequeña calabaza en la mano, mirando a una resbaladiza anguila de grandes dimensiones; la niebla invade el fondo y las montañas aparecen lejanas, en un segundo plano. Se supone que el “nuevo estilo” de la obra, desarrollada hacia 1413, se refiere al sentido de profundidad que se observa en el ámbito del cuadro.

Los artistas más notorios de la etapa Muromachi fueron los sacerdotes-pintores Shubun y Sesshu. En su obra Un erudito leyendo en una ermita en un bosque de bambúes (1446, Museo Nacional de Tokio) Shubun, monje en el Shokoku-ji de Kioto, hace un paisaje realista y una sorprendente sensación de profundidad. Sesshu, a discrepancia de la mayoría de los artistas de la etapa, pudo desplazarse a China y estudiar la pintura de ese país de las fuentes interesantes. Una de sus obras más importantes es el Paisaje de las cuatro estaciones (Colección Mori, Yamaguchi) en la que simboliza un paisaje continuado a lo largo de las cuatro estaciones.

Arquitectura

Otra innovación importante de la etapa es la culto del té y el lugar donde se conmemoraba; su propósito era pasar el tiempo con los amigos amantes de las artes, liberando la mente de las preocupaciones de la vida ordinaria y tomar un té cuidadosamente preparado y servido con refinamiento y gusto exquisito en un precioso cuenco. Para las casas de té se acogió la estética figuradamente simple de las casas rurales, dando preferencia a materiales naturales, como troncos de árboles para los muros exteriores y los tejidos de paja para las divisiones interiores.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados