imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Arte islámico: las mezquitas

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Partes de la mezquita arte islam

El muro de la quibla indica la dirección hacia la que los musulmanes deben conducir su oración, la ciudad santa de La Meca. Para distinguirla del resto de las paredes del templo se abre en ella un pequeño ábside o nicho llamado mihrab, parecido al altar cristiano sin embargo sin su contenido simbólico.

El resto de las sala de oración es un espacio techado, dividido en ocasiones por series de arquerías sobre columnas, paralelas o transversales al muro de la quibla. Esta disposición, tomada con influencia de las basílicas paleocristianas y transformada por el culto musulmán en la tipología conocida como mezquita hipóstila, evita las articulaciones espaciales jerarquizadas, características de sus predecesoras cristianas. Otra de las novedades de estas salas hipóstilas es su aptitud para aumentar indefinidamente, como en el caso de la mezquita de Córdoba (España, siglos VIII-X), ampliada en numerosas ocasiones debido al incremento de la población.

1. Patio

Las mezquitas, sin embargo, mantuvieron la concepción primitiva del rezo al aire libre, en un patio rodeado de soportales que suministraban sombra a los devotos. Por ello la sala de oración se mantuvo como un espacio abierto al patio o sahn, que continuó siendo un elemento destacado de la agrupación, a menudo con igual o mayor superficie que la zona cubierta. En algunos casos —como en las mezquitas de Córdoba o Sevilla (España)— el sahn imitaba la configuración interior a través de filas de naranjos alineados y a la misma distancia que las columnas de la sala adyacente. Adicionalmente, en el patio solían aparecer dos elementos característicos: la fuente para las abluciones (sabial) y la torre para llamar a la oración, el alminar o minarete.

2. Minarete

En los primeros tiempos no existía el alminar, de modo que los devotos se reunían para orar sin necesidad de una llamada previa. Pero, debido al incremento de la congregación, se acabó instituyendo la llamada de un muecín, a viva voz, desde la cubierta más alta del edificio. La Gran Mezquita Omeya de Damasco (705-715) es el primer ejemplo que presenta una torre o minarete, situada en una de las esquinas del patio, para realizar esta cometido.

3. Cúpula

Las cúpulas, un elemento destacado de la arquitectura islámica, proceden de la arquitectura Sasánida y de las tradiciones paleocristianas. La primera mezquita monumental se conoce con el nombre de cúpula de la Roca (Jerusalén, finales del siglo VII), un espacio centralizado de planta octogonal rodeado por dos deambulatorios y cubierto por una gran cúpula. Su estructura deriva de la arquitectura romana, seguramente de la mezquita del Santo Sepulcro (siglo IV) en Jerusalén. La mezquita de la Roca está ornamentada con mosaicos coloristas, tanto en su interior como en el exterior y alberga la piedra desde la que, conforme la tradición musulmana, Mahoma ascendió al cielo.

El mausoleo, construido a comienzos del siglo X, para el gobernador de Bujoro, en Asia Central, es otro ejemplo de gran relevancia arquitectónica. Este edificio cuadrado de ladrillo tiene una cúpula sobre trompas (pequeños arcos que hacen de puente en los ángulos del cuadrado para abastecer la transformación hacia el espacio circular de la cubierta), derivadas del Irán Sasánida en lugar de las convencionales pechinas (secciones esféricas triangulares) propias de la arquitectura bizantina.

Bajo los otomanos las mezquitas se construyen siguiendo la tradición bizantina. De este modo, la magnífica mezquita de Selimiya (1569-1574) en Edirne (Turquía), obra del arquitecto turco Sinan, tiene una colosal cúpula precedida por un patio porticado, donde se multiplican las pequeñas cúpulas y semicúpulas. La estructura es parecida a la de la basílica de Santa Sofía en Constantinopla (actual Estambul, Turquía), el ejemplo más significativo de la arquitectura bizantina, que luego fue convertida en mezquita. Esta forma —que Sinan igualmente empleó en la mezquita de Solimán— influyó en el diseño de otras mezquitas de Oriente Próximo y la India.

4. Iwan

En las mezquitas Abasíes de Irak, aunque se preserva la tipología hipóstila siria, se va imponiendo el modelo formado por un patio central al que comunican los diversos iwanes o salas abovedadas que se abren a través de grandes arcos. Esta disposición tiene su principio en la arquitectura del Irán Sasánida.

5. Arco apuntado

A pesar de que el arco de herradura está estrechamente asociado a la arquitectura islámica, su principio se remonta al Imperio romano. Los visigodos de la península Ibérica lo emplean en numerosas ocasiones, y sus invasores Omeyas lo adaptaron definitivamente para las construcciones musulmanas. Otro de los arcos empleados por los arquitectos islámicos fue el apuntado, de principio sirio-romano e igualmente recogido por la dinastía Omeya, aunque después se difundió por el califato de Bagdad. Desde allí se comunicó hacia África, y los pueblos bereberes del Atlas lo exportaron hacia sus territorios españoles, donde se conservó entre los autors mudéjares que, a su vez, extendieron su empleo por Latinoamérica.

6. Mimbar y maqsura

El mimbar o púlpito se usó por primera ocasión en la mezquita de Medina. Al principio se empleaba como estrado, sin embargo pronto se transformó en un verdadero púlpito para la predicación del imán. Otro de los elementos característicos de las mezquitas es la maqsura, un espacio acotado por arquerías ubicado delante del mihrab y decorado con mayor riqueza. Es un ámbito dirigido a los mandatarios de la comunidad con el propósito de resguardarles de sus contrincantes, especialmente tras que varios de los primeros califas fueran asesinados por la espalda durante la oración.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados