imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Arquitectura en el posmodernismo

0 DE 0 VOTOS
EscuelapediaEscuelapedia

Arquitectura posmodernismo  Staatsgalerie de Stuttgart

El posmodernismo ha repuntado una fase de la arquitectura de finales del siglo XX, en especial durante las décadas de 1970 y 1980, en el momento en que sus representantes más notorios (Robert Venturi, Michael Graves, James Stirling, Ricardo Bofill, Aldo Rossi, Charles Moore, Hans Hollein, Arata Isozaki, Mario Botta, Rob y León Krier, Robert A. M. Stern y Óscar Tusquets, entre otros) gozaron de un gran prestigio en el ámbito teórico y obtuvieron destacadas requeridos institucionales. Su obra, dotada de un cierto carácter manierista, se ha difuminado en infinidad de estilos, desde el clasicismo a la modernidad pasando por las conductas vernáculas. Este eclecticismo ha pretendido evidenciar la pluralidad fundamental de la sociedad postindustrial, un componente decisivo para la arquitectura pública, que debe representar a una gran diversidad de personas con agrados y alusiones culturales dispares. Su conducta contra la modernidad se resume en la máxima de Robert Venturi, que desafió con su “Less is a bore” (menos es un aburrimiento) a la famosa consigna de Ludwig Mies van der Rohe “Less is more” (menos es más).

El anhelo de agradar a las clases medias ha inducido a los arquitectos posmodernistas a introducir en sus obras alusiones y motivos decorativos de los estilos históricos. Una muestra de ello es el edificio de James Stirling y Michael Wilford para la Staatsgalerie de Stuttgart (1977-1984), donde ciertos elementos coloristas (como los pasamanos o las marquesinas) adornan un edificio que igualmente contiene alusiones académicas a la arquitectura clasicista, en específico a la obra del germánico Friedrich Schinkel. Este carácter populista se opone al espíritu del movimiento moderno, cuyas composiciones austeras sólo puede gozar (conforme los posmodernistas) una nula elite cultural.

Según este razonamiento crítico, la desasosiego de las vanguardias históricas por las formas abstractas igualmente olvidaba el papel que desempeñan las asociaciones simbólicas en nuestra percepción de la arquitectura. Estas connotaciones culturales o históricas se han aplicado en la realización de muchos edificios culturales, como el Museo de Arte romano de Mérida, de Rafael Moneo, la Staatsgalerie de Stuttgart o la nueva ala Sainsbury de la National Gallery en Londres, obra de Robert Venturi y Denise Scott-Brown. Otro argumento básica es la valoración del genus loci o genio del lugar, un concepto asociado a los entornos urbano, físico e histórico en los que se inscribe cualquier obra arquitectónica. La ironía sobre los estilos históricos igualmente se aprecia como motivo reiterado del posmodernismo. En el edificio bautizado como Las Escalas del Barroco (París, 1979-1986), de Ricardo Bofill, las fachadas vítreas de los interiores de las casas conforman una grande columnata dórica, rematada por un entablamento gigante de piezas prefabricadas en hormigón armado. Una inspiración semejante se puede encontrar en el Portland Public Service Building (Portland, 1980-1982) de Michael Graves, un edificio de oficinas en el que, sobre una moderna fachada de muro-cortina, se dibujan dos pilastras acanaladas que simulan mantener en lo alto una gigantesca clave. Un caso más complejo es el del proyecto de Robert Stern para la torre del Chicago Tribune, donde las alusiones históricas a una columna gloriosa dórica se entremezclan con las del conocido proyecto dadaísta que sugirió el arquitecto austriaco Adolf Loos en 1922.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados