imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Arquitectura del gótico tardío

0 DE 0 VOTOS
EscuelapediaEscuelapedia

gótico flamígero gotico tardio

La última etapa de la arquitectura gótica francesa recibió el nombre de gótico flamígero o flamboyant, nombre derivado de los paralelismos entre los motivos de la intrincada tracería curvilínea y la forma de las llamas. La profusa ornamentación del estilo flamígero se localiza en términos generales en torno a los vanos exteriores. El interior de las iglesias promovió un proceso de simplificación inspirado en la eliminación de impedimentos visuales, como los capiteles sobre soportes verticales. El interés estructural se concentró en las bóvedas, cuyos nervios, terceletes y ligaduras componían una tupida red de liosos diseños.

1. Estilo flamígero (flamboyant)

La arquitectura flamígera se genera en la década de 1380 con la obra del arquitecto cortesano francés Guy de Danmartin. Pero el estilo no se consolidó hasta la conclusión de el conflicto bélico de los Cien Años en 1453, momento en que tuvo lugar el resurgimiento de la actividad constructiva en toda Francia. El apogeo de la arquitectura flamígera sucedía entre el final del siglo XV y el primer tercio del siglo XVI en la obra de Martin Chambiges y su hijo Pierre, autores de una serie de portadas entre las que cabe citar la fachada occidental de la catedral de Troyes y las fachadas de los transeptos de Senlis y Beauvais.

Difundido por gran parte del continente, el estilo produjo sus frutos más preparados en España. En el siglo XV comenzaron a aparecer formas flamígeras en las obras de la corona de Aragón, como puede observarse en la lonja de Palma de Mallorca. Paralelamente se usó el nuevo estilo en la capilla de San Jorge del palau de la Generalitat de Barcelona, así como en otros muchos palacios catalanes. Pero lo más característico del siglo XV español es la producción del llamado estilo hispano-flamenco, caracterizado por la fusión de maneras flamencas y mudéjares. Igualmente recibe el nombre de isabelino por coincidir en la época con el reinado de Isabel I la Católica. Entre los arquitectos más destacados de este último gótico cabe reseñar a Hanequin de Bruselas autor de la capilla de don Álvaro de Luna en la catedral de Toledo; Juan Guas, con el castillo de Manzanares el Real (Madrid), el palacio del Infantado en Guadalajara y el convento toledano de San Juan de los Reyes; Antón y Enrique Egas, que diseñaron los hospitales de Santiago, Granada y el de Santa Cruz en Toledo; Juan y Simón de Colonia, con obras como la capilla del Condestable de la catedral de Burgos; y, en el área de Salamanca, Juan Gil de Hontañón, que erigió la catedral de Segovia en pleno siglo XVI, y su hijo Rodrigo Gil de Hontañón.

La catedral de la ciudad española de Astorga, en la provincia de León, es de estilo gótico flamígero. Se comenzó a cimentar en 1471 y sus obras se extenderon hasta finales del siglo XVI. El interior está dividido en tres naves sin crucero y en la cabecera se abren tres ábsides de planta poligonal. El altar mayor está presidido por un retablo obra de Gaspar Becerra, en el que se puede considerar el carácter arquitectónico propio de la influencia de Miguel Ángel.

En Portugal, durante el reinado de Manuel I (1495-1521), apareció un gótico nacional conocido como estilo manuelino, establecido por la profusión ornamental de motivos exóticos y marineros.

2. Estilo perpendicular (Perpendicular style)

Inglaterra igualmente tuvo su propio estilo gótico tardío, el estilo perpendicular, que triunfó en el siglo XV. Se caracteriza por el uso de molduras verticales en los muros y las tracerías y por las bóvedas de abanico.

Son ejemplos de este periodo la capilla de la Virgen en Gloucester, la de San Jorge en Windsor, la de Enrique VII en Westminster y la del King’s College en Cambridge (empezado en 1443), donde se alcanza una majestuosa homogeneidad espacial gracias al empleo de las bóvedas de abanico, que prolongan de manera continua los paños rectangulares de los muros y las vidrieras.

3. Arquitectura civil

A lo largo del periodo gótico tardío se cimentaron un gran número de edificios ciudadanos. En Bélgica se hallan ejemplos tempranos de estos edificios, algunos con torres-campanario como la gran lonja de Ypres (1380 y destruida en 1915), y otros tan destacados como los ayuntamientos de Lovaina (1448-1463) y Oudenaarde (1526-1530). En Inglaterra y Francia los austeros castillos de los siglos XII y XIII exhiben eshogar influencia de la arquitectura religiosa, sin embargo en el último cuarto del siglo XIV estas severas fortalezas comenzaron a sustituirse por refinados châteaux, una tipología residencial con barreras militares que incorporaba atrayentes innovaciones arquitectónicas. Un ejemplo temprano del estilo flamígero, la gran pantalla (1388) con gabletes de tracería que corona la chimenea del antiguo palacio de los condes de Poitiers, preludia la ornamentación de los templos flamígeros. En torno a 1380 se agregó al palacio de Westminster (Londres) una techumbre de vigas vistas de roble que se transformó en el prototipo para numerosas iglesias parroquiales inglesas.

En Francia, desde finales del siglo XV hasta las iniciales décadas del siglo XVI, se cimentaron muchos châteaux en estilo flamígero, como el de Josselin (fundamentos del siglo XVI) en Bretaña, o los de Amboise y Blois en el valle del Loira (Véase igualmente Castillos del Loira). Se explican exteriormente por sus tragaluces y buhardillas. Algunas veces, como en el caso de la fachada añadida al palacio de justicia de Ruán, cada uno de los tragaluces está rodeado por diminutos contrafuertes. Otros ejemplos destacables en el ámbito de la arquitectura civil son el gótico veneciano del palacio del Dux (empezado hacia 1345) y la Ca’ d’Oro (1430); el gótico tudor inglés del palacio de Hampton Court y los fabulosos edificios administrativos españoles, entre los que destacan las lonjas de Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados