Escuelapedia.com Biografias Władysław Gomułka

Avisos google

Władysław Gomułka

Władysław Gomułka

Władysław Gomułka (06 de febrero de 1905, Krosno – 1 de septiembre de 1982) fue un líder comunista polaco. Fue miembro del partido comunista de Polonia (Komunistyczna Partia Polski) desde 1926.

En 1934, partió para Moscú, donde vivió durante un año. A su regreso a Polonia fue arrestado después de haber pasado la mayor parte del tiempo hasta el comienzo de la II guerra mundial en la cárcel. Durante la guerra, Gomułka se convirtió en un influyente comunista en su país y, en 1943, convenció a Stalin para ayudarle a revivir el partido comunista de Polonia, como partido de los trabajadores polacos (Polska Partia Robotnicza). Fue primer ministro en ejercicio en el gobierno provisional de la República de Polonia (Brak Tymczasowy Rzeczypospolitej Polskiej), entre enero y junio de 1945 y también en el gobierno provisional de unidad nacional (Tymczasowy Brak Jedności Narodowej), entre 1945 y 1947. Utilizando su posición en el gobierno, ayudó a los comunistas para ganar el referéndum popular polaco en 1946 (referendum ludowe) y las elecciones legislativas de 1947. Sin embargo, entre 1951 y 1954, las disputas entre las distintas facciones políticas conducirían a su encarcelamiento después de que Gomułka fuera denunciado como reaccionario y de tendencia derechista, habiendo acabado por ser expulsado del partido de los trabajadores polacos.

Después de la muerte del primer ministro estalinista Bolesław Bierut en 1956, siguió un breve período de desestalinización, que aumentó las esperanzas de la gente en las reformas. En junio de ese año, se levantó una insurrección en Poznań. Los trabajadores protestaban contra la escasez de alimentos y bienes de consumo, las casas de mala calidad, la reducción de los salarios reales, el descenso de las exportaciones a la Unión Soviética y la mala gestión de la economía. El gobierno polaco respondió llamando a los alborotadores de provocadores, contrarrevolucionarios y agentes imperialistas. Las fuerzas de seguridad mataron e hirieron a varios manifestantes. No tomó mucho tiempo hasta que la jerarquía del partido había comprendido que las protestas habían despertado sentimientos nacionalistas y revirtió su opinión. Los manifestantes se volvieron entonces en honestos trabajadores con reclamos legítimos. Los salarios aumentaron en un 50% y recibieron la promesa de cambios políticos y económicos.

Edward Ochab, el primer ministro polaco, invitó al ahora rehabilitado Gomułka para servir como primer secretario del partido. Gomułka exigió verdaderos poderes para llevar a cabo reformas. Una de sus demandas fue el distanciamiento del mariscal soviético Konstantin Konstantinovich Rokossovskiy que ordenara el levantamiento de tropas contra los trabajadores de Poznań, eel Politburó polaco y del Ministerio de defensa, exigencias que Ochab acordó realizar.

El 19 de octubre, la mayoría de los dirigentes polacos, con el apoyo del ejército y la seguridad interna de las fuerzas, trajeron a Gomułka y sus partidarios en el Politburó y lo designaron como primer secretario del partido. Estos eventos en Polonia alarmaron a los dirigentes soviéticos. En simultáneo con movimientos militares en la frontera polaco-soviética, fue enviada una delegación de alto nivel del comité central soviético para Polonia, liderada Khrushchev e incluyendo a Mikoyan, Bulganin, Molotov, Kaganovich y al mariscal Konev, entre otros. Gomułka dejó claro que las tropas polacas resistieron a una invasión soviética, pero aseguró también que las reformas en curso eran de carácter interno y que Polonia no tenía ninguna intención de abandonar ni el comunismo ni los tratados con la Unión Soviética. Los soviéticos cedieron. Gomułka acabó por ser confirmado en su nuevo cargo. La noticia de los eventos en Polonia acabaría por llegar a Hungría a través de la radio, provocando manifestaciones en aquel país, pidiendo reformas semejantes, que vendrían a culminar en la Revolución Húngara de 1956.

Inicialmente muy popular por sus reformas, dando inicio a una era que quedó conocida como Deshielo polaco, o Deshielo de Gomułka, que fue gradualmente disminuyendo su oposición a las presiones soviéticas. En la década de 1960, apoyó la persecución montada contra la Iglesia Católica y contra algunos intelectuales del partido (por ejemplo, Kołakowski). Participó en la intervención del Pacto de Varsovia en Checoslovaquia en 1968. En ese momento, él era también responsable de la persecución de estudiantes y endureció la censura de prensa. Durante su gobierno, se creó la red de pequeños restaurantes llamados bar mleczny, sirviendo comidas rápidas subsidiadas por el Estado.

En diciembre de 1970, se produce un sangriento enfrentamiento con los trabajadores del astillero en el que varias docenas de ellos fueron fusiladas a la muerte, obligando a su renuncia (oficialmente, dimitió por razones de salud, de hecho tras haber sufrido un accidente cerebrovascular). Un joven dinámico, Edward Gierek, asumió la dirección del partido y apaciguó las tensiones. Gomułka se vio obligado a retirarse. Después de su muerte en 1982, víctima de cáncer, su imagen negativa en la propaganda comunista fue alterada y fueron reconocidas algunas de sus contribuciones positivas. Sus memorias fueron publicadas por primera vez en 1994.

image_pdfimage_print
Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado