Escuelapedia.com Historia Biografía de Alejandro Magno

Avisos google

Biografía de Alejandro Magno

Alejandro Magno

Alejandro Magno fue una de las personalidades históricas más fascinantes. Responsable de la construcción de uno de los grandes imperios que ha existido, Alejandro supo transforma su nombre en leyenda. Su inteligencia y genio estratégico garantizaron su éxito. Algunos de sus contemporáneos llegaron a suponer que él era el hijo de Zeus, el líder de los dioses del Olimpo.

De hecho, Alejandro no era un dios, ni un semidiós, sino un sólo un hombre con cualidades excepcionales, pero un hombre. Hijo de Filipo II, Alejandro nació en Macedonia e influiría en el resto del mundo a través de sus conquistas.

El mundo griego

Las ciudades de la antigua Grecia funcionaban como Estados independientes, cada uno con su propio gobierno y sus propias leyes. Un griego nacido en una ciudad extranjera sería considerado extranjero en otra. Por lo tanto, las ciudades de la Grecia antigua se denominaron ciudades-estado.

La Guerra del Peloponeso

Aunque compartieran una misma lengua, cultura y religión, los antiguos griegos se dividieron políticamente. No siendo extraño, una ciudad griega podía tener tensiones y conflictos de guerra contra otra ciudad. Una de esas guerras fue la Guerra del Peloponeso que se prolongó casi 30 años. La Guerra del Peloponeso fue librada entre las dos más poderosas ciudades-estado: Atenas y Esparta. Ambas disputaron la hegemonía sobre la región.

Casi todas las ciudades-estado griegas estaban involucradas o participaron en el conflicto, algunos del lado de Atenas, mientras que otros del lado de Esparta. Esta guerra comenzó en el año 431 a.C. y concluyó el 404 a.C., cuando Atenas se rindió a Esparta. Una de las consecuencias de la guerra del Peloponeso fue el empobrecimiento extremo de la población griega: los pobres se hicieron aún más pobres y fueron los que más sufrieron.

Sin embargo, mientras que las ciudades-estado griegas se enfrentaron entre sí, un reino vecino, Macedonia, ganó fuerza.

El reino de Macedonia

Macedonia estaba ubicada en la península de los Balcanes, al noreste de Grecia. La mayoría de la población eran campesinos libres, cuya ocupación principal era el cultivo de la tierra y el ganado, por tanto, subsistían de agricultura y ganadería. La lengua hablada en Macedonia fue similar a la que se hablaba en Grecia, pero no era exactamente igual.

A pesar de las similitudes culturales, los antiguos griegos despreciaban al pueblo de Macedonia. En la óptica de los antiguos griegos, los macedonios eran tan sólo los montañeros ignorantes conocidos como bárbaros. En el 359 a.C., a los 23 años de edad, Filipo se convirtió en rey de Macedonia, con el nombre de Filipo II.

Antes de eso, Filipo II había pasado tres años como rehén en Tebas, una ciudad griega, donde aprendió las tácticas militares más avanzadas de la época y fue testigo de los violentos combates entre las ciudades griegas. Filipo II aplicó todo lo que aprendió en la ciudad de Tebas para organizar un poderoso ejército.

El ejército de Filipo II de Macedonia

La caballería del ejército de Filipo II estaba compuesta por todos los miembros de la nobleza (el grupo de privilegiados), mientras que la infantería (el grupo de soldados que combaten a pie, sin soporte) estaba formado por hombres libres pobres. Mediante la transformación del poder militar en Macedonia, Filipo II comenzó la conquista de Grecia, que ya estaba debilitada como consecuencia de la Guerra del Peloponeso.

El ateniense Demóstenes llevó una unión de las ciudades griegas contra la invasión de Macedonia. Sin embargo, esta unión no fue suficiente para ganar al poderoso ejército macedonio, que era mucho mejor entrenado; finalmente los macedonios derrotaron a los griegos en el año 338 a.C. en la batalla final de Queronea, el nombre de otra ciudad griega.

Guerra contra Persia

Después de conquistar Grecia, Filipo II comenzó a planear una guerra contra Persia, una región que corresponde a Irán en la actualidad. Los persas eran los dueños de un gran imperio, y varias personas estaban bajo su control. Los tesoros de los reyes de Persia y de las fértiles tierras del imperio atrajeron el interés del rey de Macedonia.

Sin embargo, Filipo II fue asesinado durante la boda de su hija, cuando él había comenzado los preparativos para la guerra contra los persas. El asesino era supuestamente una amarga ex-amante. También se sospecha que Alejandro Magno había planeado el asesinato de su padre. Ya de acuerdo con el historiador griego Plutarco, el asesinato fue planeado por el recién coronado rey de Persia, Darío III.

Alejandro Magno llega al poder

Con la muerte de su padre, Alejandro, que entonces tenía 20 años, se convirtió en el nuevo rey de Macedonia. Antes de convertirse en rey, el joven Alejandro Magno tenía experiencia política y militar. A los 16 años, cuando su padre dirigió un ataque contra la ciudad de Bizancio (actual Estambul, Turquía), en el año 340 a.C., Alejandro tomó el reino de Macedonia temporalmente. Alexander también ayudó a su padre en la batalla de Queronea, al frente de la caballería.

Aunque violento, Alexander también era culto y sofisticado. Adquirió algunas lecciones culturales sólidas que recibió gracias a Aristóteles, uno de los más grandes filósofos de la antigüedad. Aristóteles estudió en la Academia de Platón, siendo un filósofo griego importante.

La conquista de Egipto

En el año 334 a.C., Alejandro dirigió un ejército de miles de hombres y cruzó Asia Menor. Este ejército estaba compuesto por los macedonios y griegos. Además de los soldados, Alexander también se tomó el tiempo prudente para estudiar la flora y la fauna de las regiones. El interés por la ciencia se vio estimulado por las clases que tuvo con Aristóteles.

Durante la campaña militar, el joven rey conquistó la costa de Asia Menor, marchó contra Siria y derrotó al ejército persa en la batalla de Issos. De igual manera, dominó Tiro, una ciudad portuaria que se consideraba inexpugnable. Después de la conquista de esa ciudad, miles de personas murieron y otros miles fueron esclavizados.

Después de eso, el ejército de Alejandro avanzó hacia Egipto, donde se encontraron con la resistencia. Para los egipcios, Alejandro Magno fue considerado como un salvador, porque él los salvó de la dominación persa. Por lo tanto, los sacerdotes egipcios le expresaron su gratitud convirtiéndose en nuevo faraón. Para la cultura egipcia, los faraones eran tomados como dioses, lo que daba una idea de la visión de Alejandro en las diferentes culturas..

Alexander aprovechó la oportunidad y fundó una nueva ciudad en Egipto, Alejandría, que se convertiría en el lugar de las mayores bibliotecas de la antigüedad y un importante centro cultural en los siglos siguientes.

La caída del Imperio Persa

Desde Egipto, Alejandro marchó con sus tropas hacia la Mesopotamia. El ejército persa era más numeroso que el de Alejandro y tenía caballería, elefantes (que fueron utilizados en el campo de batalla más o menos como los tanques actuales) y los carros con ruedas cuyos ejes eran cuchillas afiladas.

Cuando estos vehículos eran destruidos en el campo de batalla, las ruedas se desprendían y cortaban a los soldados enemigos que se encontraban en el camino. A pesar de todo esto, el ejército persa fue derrotado. Una de las razones de la derrota fue el hecho de que los persas lucharon sin motivación: tercero rey Darío había obligado a los hombres a alistarse para la guerra.

El rey persa huyó. Después de eso, el ejército de Alejandro pasó por las ciudades de Babilonia y Persépolis. La ciudad de Persépolis fue quemada por orden de Alejandro para vengar la destrucción de Atenas por los persas 150 años antes. Cuando Alejandro llegó finalmente a Darío III, éste fue asesinado por miembros de su propia corte.

La ambición sin límites de Alejandro

La ambición de Alejandro no tenía límites. No siendo suficientes los logros ya alcanzados, se decidió invadir Asia Central, atravesando lo que hoy es Afganistán, al norte de la India. La resistencia local fue muy fuerte. Sólo después de tres años de enfrentamientos y masacres del ejército de Alejandro logró la captura de una pequeña parte de la región.

Alexander quería penetrar en el territorio de la India, pero sus soldados, tanto griegos como macedonios, estaban cansados de las interminables guerras y difícil y se negaron a continuar. A regañadientes, en el año 325 a.C., Alejandro se vio obligado a abandonar sus planes para nuevas conquistas.

Como resultado de todas estas campañas, Alejandro Magno creó un imperio que se extendía desde Grecia hasta el río Indo. No regresó a Macedonia, instalándose finalmente en Babilonia. Imitando a los antiguos reyes persas, se rodeó de lujo, e incluso ordenó a sus nobles a arrodillarse ante él y besarle la mano.

En el año 323 a.C., a los 33 años de edad, Alejandro murió, víctima de una fiebre. Sus generales comenzaron a luchar contra el poder entre ellos. El vasto imperio eventualmente se dividió en pequeños reinos, de los cuales los más importantes fueron los de Macedonia, Siria y Egipto. Los generales de Alejandro se convirtieron en los gobernantes de estos reinos.

El legado de Alejandro Magno

Alexander contribuyó a la difusión de la cultura griega en el Oriente. Sus logros se dieron en este y el oeste, dando lugar a una nueva cultura, helenística, como resultado de la mezcla de las culturas occidentales y orientales. En gran parte, esta mezcla fue estimulada por el mismo Alejandro, quien además de ser tolerante de la religión y de la cultura de los pueblos conquistados, animó a los hombres del ejército a casarse con mujeres de los territorios dominados. Él mismo daría ejemplo casándose con tres princesas persas. Tuvo dos hijos: uno con una de sus esposas y el otro con una de sus concubinas.

Por último, la figura de Alejandro terminó sirviendo como inspiración para otro de los líderes militares que vivió después de él: Julio César, el general romano que sentó las bases de lo que más tarde se convirtió en el Imperio Romano.

La sexualidad de Alejandro

Un aspecto que atrae la curiosidad del público actual en Alexander es el hecho de que, según varias fuentes, Alejandro no ocultó el hecho de que tuviera relaciones sexuales con hombres y mujeres. Este aspecto ha sido reforzado en la película ‘Alexander’, dirigido por el cineasta estadounidense Oliver Stone. Según estas fuentes, a pesar de sus matrimonios e hijos, Alexander prefería la compañía de uno de sus amantes.

Sin embargo, de acuerdo con algunas de estas mismas fuentes, Alejandro condenó a las relaciones basadas únicamente en la atracción física. Curiosamente, para algunos, en el mundo griego, la homosexualidad masculina se tolera sólo cuando se trata de la relación de los hombres mayores con hombres más jóvenes.

Lo que llamó la atención en el caso de Alejandro fue el hecho de que mantuviera relaciones con hombres que eran casi la misma edad que él. Por otro lado, en muchos informes acerca de la vida sexual o el amor de Alejandro son vistos con escepticismo, porque fueron escritos siglos después de su muerte.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado